Día 2: el “club secreto” de Butch Vig

Por | 31 Mar 16, 17:51

juventudconcierto

Hoy es el día de nuestro primer concierto. Es un evento al aire libre de Sounds from Spain, en el que dan paella gratis, y coincidimos con la mayoría de grupos españoles del SXSW: Agoraphobia, The Parrots, Nastys, Juan Zelada… Tocamos a las 12 del mediodía, con la gente con los frosties aún en la garganta, pero aun así no es un mal concierto y la respuesta del público es bastante buena. Estuvo guay ver por allí al sector español del SXSW para empezar a contarnos nuestras primeras aventuras del festival.

“No sé cómo Lust For Youth no murieron con los abrigos puestos en una sala que fácilmente estaba a 40º. Encima nórdicos. No sé, ellos sabrán”

Después fuimos a comer y salí corriendo al Cheer Up Charlie’s a ver los primeros conciertos del festival del día. El primer concierto al que llego es Prince Rama, y es una barbaridad. Una actitud arrolladora y un estilazo que recuerda a los mejores momentos de Ariel Pink. En cuestión de segundos monta una fiesta a base de hitazos incontestables y un carisma increíble.

Después tocaron Lust For Youth, y segundo bolazo. De un tiempo a esta parte se han convertido en una máquina de hacer canciones de pop redondas, y el concierto estuvo a la altura. Eso sí, joder, peña muy elegante, pero no sé cómo no murieron con los abrigos puestos en una sala que fácilmente estaba a 40º. Encima nórdicos. No sé, ellos sabrán.

“Pensábamos que íbamos a echar a todo el mundo y se les iba a atragantar la cena, pero el público, mayoritariamente americano, disfrutó muchísimo del concierto. Un pasote.”

Tras esto, vuelvo al centro, donde tendremos nuestro segundo concierto del día, con nuestros amigos de Perro. Es en una especie de bar irlandés, con gente cenando, y un ambiente un poco extraño. Además tuvimos mil millones de problemas para conseguir el backline para ese concierto, y fue todo un caos antes de llegar. Sin embargo, fue empezar a tocar, y todo empezó a ir guay. Hicimos un concierto bastante mejor que el de la mañana, bastante más largo, y la respuesta del público fue impresionante. Pensábamos que íbamos a echar a todo el mundo y se les iba a atragantar la cena, pero el público, mayoritariamente americano, disfrutó muchísimo del concierto. Un pasote.

“El evento privado en el que estaba tocando Butch Vig de Garbage con un par de tipos más parecía una fiesta de jubilados, pero el ambiente era tan loco que mereció la pena ir. Era en un bar disfrazado de “club secreto” al que se accedía por una falsa estantería”

Después fueron Perro, que hicieron bolazo. La sala sonaba sorprendentemente bien (era un sitio de cenar, ¡insisto!), e hicieron un concierto muy potente. Y al terminar el concierto, con una carambola extraña que Perro sabrían explicar mejor, de repente nos vimos en el bar de al lado en un evento privado en el que estaba tocando Butch Vig de Garbage con un par de tipos más. Parecía una fiesta de jubilados, pero el ambiente era tan loco que mereció la pena ir. Era en un bar disfrazado de “club secreto” al que se accedía por una falsa estantería.

Después de esto me puse a dar vueltas un poco sin rumbo, vi un par de conciertos de ruido/improvisación en el Beer Land (con grupos locales bestiales como Art Acevedo), donde mañana habrá mil bolos geniales (Spray Paint, Wolf Eyes, Spits), y me encontré con el resto de Juventud Juché en el concierto de Mercury Rev, donde alguien dijo que estaba reventado y volvimos para casa. Mañana más. Javier Molina, 16 de marzo.

jj-concierto

Send this to a friend