‘Manchester frente al mar’, Casey Affleck frente al Oscar

Por | 02 Feb 17, 21:00

manchesterEl dramaturgo Kenneth Lonergan entró en el cine por la puerta grande. Su debut como director, la notable ‘Puedes contar conmigo’ (2000), arrasó en Sundance y se coló por sorpresa en las nominaciones a los Oscar (mejor guión y actriz principal). Y lo consiguió varios años antes de que ‘Pequeña Miss Sunshine’ (2006) abriera los ojos de los votantes al cine independiente.

Con ‘Margaret’, su ambicioso segundo largometraje, Lonergan parecía destinado a acaparar premios y reconocimientos. Sin embargo, le convirtió (a su pesar) en un director maldito. La película se terminó de rodar en 2005 y no se estrenó hasta 2011. Y lo hizo de forma muy limitada y sin ningún tipo de promoción. Durante esos seis años el director estuvo en los tribunales peleando con la productora por el montaje final.

Finalmente, no lo consiguió. La Fox realizó su propio montaje, desechando el del director (que iba a durar tres horas) y hasta el que hicieron Martin Scorsese y Thelma Schoonmaker, amigos del realizador (Lonergan es el guionista de ‘Gangs of New York’). El resultado es un filme imperfecto, deslavazado, pero muy singular y de gran fuerza dramática. Una película que ha ido ganando adeptos con el tiempo y hoy se considera de culto. No por casualidad se colocó muy arriba en la famosa lista de la BBC de las 100 mejores películas del siglo XXI.

Con ‘Manchester frente al mar’, en cambio, todo ha sido muy diferente. No ha habido majors de por medio. La película es una producción independiente, financiada en parte por Matt Damon (que iba a ser el protagonista) y adquirida por Amazon para distribuirla. Y esta vez sí: lluvia de premios y reconocimientos, sobre todo para el guión (la mayor fortaleza del cine de Lonergan) y la fabulosa interpretación de Casey Affleck (se llevó el Globo de Oro).

Como en ‘Margaret’, ‘Manchester frente al mar’ está protagonizada por un personaje sumamente antipático, un hombre al que poco a poco iremos conociendo y comprendiendo. El director utiliza las convenciones del melodrama familiar -la vuelta a casa, los conflictos paternofiliales- para acabar retorciéndolas a base de pequeños arañazos de humor, y golpeándolas por medio de hirientes y reveladores flashbacks.

La música barroca y el escenario donde se desarrolla la historia, el húmedo y gris pueblo bostoniano que da título a la película (no se entiende por qué lo han traducido, es como si un inglés escribe Talavera of the Queen), le sirven al director como espacios metafóricos, lugares de gran carga simbólica que alimentan este desolador drama sobre la culpa y la ¿imposibilidad? de redención.

Lonergan sigue demostrando su enorme talento para la construcción de personajes complejos, de gran profundidad psicológica, y para la dirección de actores. Como muestra, la impresionante secuencia del “reencuentro” entre los personajes de Affleck y Michelle Williams. ¿Se llevara esta última el Oscar a la mejor actriz de reparto por una interpretación que no debe llegar ni a los diez minutos? No parece que a Viola Davis se le vaya a escapar, pero… 8

Etiquetas: ,

La Tienda JNSP