Robyn / Honey

Por | 29 Oct 18, 13:41

¿Ya han pasado ocho años? No me he dado cuenta… Para cualquier fan de Robyn -y me incluyo-, la espera ha sido eterna, pero no puede decirse que la cantante haya estado quieta en todo este tiempo: ha aparecido en al menos 14 temas en los 8 años que separan ‘Body Talk’ de ‘Honey’ (esto es, según Spotify, cerca de 1 hora y media de música), muchos de los cuales pertenecen a dos epés propios, uno junto a Röyksopp publicado en 2014, y otro junto a La Bagatelle Magique (su proyecto con Markus Jägerstedt y el fallecido Christian Falk) publicado en 2015; dos trabajos que no ofrecían migajas precisamente, sino canciones bastante buenas, algunas de ellas espectaculares, como las titulares ‘Do It Again’ y ‘Love is Free.’ Ocupada también haciendo colaboraciones con gente como Todd Rundgren, Kindness o por supuesto Metronomy, Robyn ha seguido activa (nadie lo puede negar) desde los tiempos de ‘Call Your Girlfriend’, pero no ha sido hasta hace poco cuando finalmente ha terminado ‘Honey’, en el que lleva trabajando mano a mano con sus colaboradores desde 2015.

El camino hacia ‘Honey’ ha sido arduo. Robyn entró en una depresión tras la muerte de su amigo y productor Christian Falk, en 2014, y la sueca explica en las entrevistas que tras este periodo de duelo dejó de ser la Robyn que era antes. “Me convertí en otra persona”, ha llegado a declarar. “Cosas que antes creía que eran ciertas, ya no me lo parecen”. Este cambio se refleja en un ‘Honey’ que, como buena parte de ‘Body Talk’, y también de ‘Do It Again’ y ‘Love is Free’, pertenece a la pista de baile, pues Robyn pertenece a ella. Pero esta vez el baile es menos explosivo, menos inmediato, más elegante y sutil, en definitiva, más maduro. Todos estos adjetivos se aplican al single principal de ‘Honey’, ‘Missing U’, dedicado a Christian Falk y que, con su ritmo de synth-pop bailable y sus resplandecientes arpeggios disco a lo Giorgio Moroder, es lo más parecido a un nuevo ‘Dancing On My Own’ en el repertorio de la sueca. Y se siguen aplicando a otros temas bailables de ‘Honey’ como la clásica ‘Because It’s in the Music’, un retrato más comedido que eufórico de la música disco de los 70 (Robyn escuchó maquetas de Michael Jackson como inspiración para el álbum, y a él, más que a Prince, suena esta canción), o la ultra noventera y seductora ‘Between the Lines’, que trasladándonos directamente a un yate en Ibiza, se encuentra sin embargo más cerca de la delicatessen de Róisín Murphy que de los hitazos de Crystal Waters.

En ‘Honey’, queda claro que Robyn ha cambiado y con ella su aproximación a la canción pop. Por manido que suene decirlo, ‘Honey’ es la suma de sus partes, y a esta apreciación contribuye enormemente su cuidada secuencia, que además de seguir el orden en el que las canciones fueron escritas, presenta un claro desarrollo conceptual en el que el duelo (‘Missing U’) da paso a varios estados de euforia y serenidad (‘Honey’) y termina en algo parecido a la esperanza (‘Ever Again’). En algunos casos, esta suma es literal, como en el combo de ‘Baby Forgive Me’ y ‘Send to Robin Immediately’, las dos canciones más intrigantes y misteriosas del disco (ojo al decadente coro robótico que acompaña a Robyn en la primera), que no solo suenan unidas por la producción sino que parecen alimentarse la una a la otra por sonido y sobre todo temática. Del cauteloso y juguetón “perdóname, sé justo, dame otra oportunidad” pasamos a unas exigencias emotivas, exaltadas (“si tienes amor que dar, dalo hoy, no hay tiempo que perder”) que elevan el ánimo (ese “right aWAY!” en “Send to Robin” que impulsa el ritmo) y nos llevan directamente al sensual pulso deep house de ‘Honey’, inspirado, como ha reconocido la propia artista, en el ‘XTC’ de DJ Koze, aunque con un punto mucho más erótico.

Porque sí, es mucha y muy diversa la música que ha inspirado ‘Honey’: Robyn ha elaborado una playlist de Spotify dedicada a ella. De hecho, una de las mayores virtudes del álbum es la cantidad de influencias y sonidos diferentes que amalgama aún partiendo de un estilo muy concreto como es su pop electrónico, ejem, almibarado y meloso (‘Send to Robin Immediately’ directamente samplea un clásico del house). La producción de Joseph Mount, Adam Bainbridge (Kindness) y Klas Åhlund, además de meticulosa y exquisita, es minimalista, lo que no significa que sea pobre. Al contrario, la sueca extrae recursos infinitos de una misma fuente, como sugieren la base juguetona y angular de ‘Human Being’ con Zhala, una canción que, hablándonos de la humanidad desde un mundo dominado por la inteligencia artificial, remite a The Knife, o la boba samba espacial de ‘Beach 2k20’, que comparte elementos en común con aquel hit proto-vaporwave que es ‘Tropical Island’ de Software. Y si esta canción suena a las primeras horas del alba, cuando la fiesta está a punto de acabar, el optimista ritmo new wave de ‘Ever Again’ anuncia la llegada de un nuevo mañana (“no voy a tener el corazón roto nunca más”, declara Robyn), dejando la noche atrás y renovando el aire como lo hacía, en un estilo parecido, ‘The Morning Fog’ de Kate Bush.

Llegados a este punto, queda claro que en ‘Honey’ no hay hits tipo ‘Dancing on My Own’, pero también que el disco no los necesita para nada: ‘Missing U’ viene a suplir la demanda (y con resultados muy satisfactorios), pero lo que nos viene a contar Robyn de todas formas es otra cosa. La cantante se ha hecho famosa por perfeccionar lo que yo suelo llamar inocentemente la hiperbalada (canciones bailables que te hacen llorar, como ‘With Every Heartbeat’, ‘Call Your Girlfriend’ o la propia “Dancing”), pero si Robyn ya no es la persona que cantó esas canciones, no sería justo esperarlas de ella como si el tiempo no hubiera pasado. Nadie es la misma persona hoy que hace ocho largos años. Y en cualquier caso, Robyn siempre ha sido más que un tipo de canción, desde su primer disco al último. Y ‘Honey’ demuestra que puede seguir siendo muchas más cosas.

Calificación: 8,7/10
Lo mejor: ‘Missing U’, ‘Human Being’, el combo ‘Baby Forgive Me + Send to Robin Immediately’, ‘Between the Lines’
Te gustará si te gusta: Róisín Murphy, Metronomy, Goldfrapp, The Knife
Spotify: Spotify

Etiquetas:
  • Carvey

    He tenido que escucharlo un montón para encontrar la calidad que hay entre tanta aparente simpleza en las canciones. Quitando la intrascendente Send to Robyn… todas las demás son muy buenas, lo cual no me quita del todo la sensación de que a Robyn se la sobrevalora un poquito.

  • Gracias Robyn!!! Por salvar el Pop y el Dance de este año. Es un álbum muy redondo, fresco aunque tenga sus parecidos a canciones que antes ha hecho, con una producción exquisita, y una Robyn que canta hermoso como siempre.

    Siento que cada canción es un mundo en si mismo. En lo personal estoy más fascinado con la 2da parte del disco, Between the Lines es de lo mejor que tiene en su repertorio. Beach2k20 me parece una belleza sonora. Ever Again es un gran tema Pop. Pero tampoco podría olvidarme de las grandes Baby Forgive Me + Send to Robin Immediately.

    Me gustaría algun video. Pensé que Missing U iba a tenerlo. Hace tanto no tenemos a Robyn, que me gustaría ver que propone visualmente.

  • ThePhantom

    Portadon! 😛

  • Lucho

    Robyn: te amo, pero me duermo.

  • Robert_slp

    No he parado de escucharlo, es un trabajo muy redondo, cohesivo y en lo personal me lleno desde un inicio, no decepciona para nada y es justo como un álbum de pop bueno debe ser, de lo mejor del año, entre este disco, el nuevo de NAO y el regreso de Ameriie, ha sido un gran mes para mí…

  • Warp

    La fotografía genial. El grafismo no.

  • Lucho
  • Elegante y cohesivo son dos adjetivos muy correctos para describir “Honey”, que en general suelen aplicarse cuando un disco no puede definirse como creativo, evocador, sorprendente o imprescindible.

    Amo a Robyn y aprecio que haya querido dar un giro a su música y hacerla más sutil, pero eso no evita que las mejores canciones de este disco suenen a descartes genéricos de sus anteriores álbumes y EPs. Tiene puntos a su favor, pero sin duda tiene más en contra para una artista que redefinió la música de baile hace casi una década.

    Que me guste Robyn no me ciega y ese 8,7 parece más la nota que le ponemos a la propia Robyn por su trayectoria, que al propio “Honey”, que no tiene un sólo tema que brille como “Do it again”. Ella puede hacer algo mejor y todos lo sabemos. 6/10

  • It (Eso)

    Me gusta, sin apasionarme. Como Roisin Murphy, después de acariciar la cima (artística, no comercial) del pop empieza a investigar y a dar rodeos. Tanto la una como la otra han ofrecido pop electrónico de enorme calidad, una con mayor espíritu dada, menos dimensión personal y menos estribillos potentes, la otra con unas melodías y una producción geniales, pero a la postre menos alocada, para mí menos fascinante. Gracias a las dos por su música. Entre estos dos outputs y la banda sonora de Gaga estoy LIVING

  • dsz

    Es un disco maravilloso. Emociona que el cuidado con el que están realizadas todas sus canciones vaya acompañado de resultados tan buenos. Más que merecida la recepción tan positiva que está teniendo. Robyn+Honey=el mejor pop electrónico de 2018

  • Kiko Cuadrado

    El disco me ha ganado con las escuchas, pero puede filtrarse ya la anterior versión de Honey?

  • Jamonecete12

    ¿y el grafimo no, por? –sin acritud– a mi me parece que casa muy bien con la foto

  • pablooscarzine

    Qué problema hay con Cristal Waters?? :-D
    El disco está muy bien. A mí Robyn no me dice nada especial (ni ahora ni antes) pero desde luego es un buen disco y Missing U un temazo del copón.

  • It (Eso)

    En la portada melafo.
    Discover that twink girl or lesbian Bieber in your forties

  • Fonfree

    Como bien dice la crónica, los músicos como artistas están en continua búsqueda y evolución. Y para mi este disco es la evolución del Body talk de hace 8 años! Ya no es tan directo o potente. Como yo mismo…
    Me encanta la producción de Honey y el gran concepto de álbum que tiene, en estos tiempos de mixtapes, y discos de 22 canciones… No sobra ninguna. Y os apuesto lo que queráis, a que algunas serán clásicos suyos dentro de muy poco…

  • Que té follen

    Yo tengo Honey en bucle…esa frase de No, yo no te daré lo que necesitas…cariño tengo lo que QUIERES…Es tan de lo que pasa a muchos y muchas… que suena irresistible…. Me parece un gran álbum no estoy de acuerdo en que no tiene hits…de lejos Honey es un Hit que no necesita remixes como si Dancing on my own que es una buena canción pero un hit en la remezcla de Fred Falke ….

  • Que té follen

    La mitad de lo que escribes se puede aplicar a las sandeces que dices sobre éste album

  • Yung D

    Pues sin ser yo fan de Robyn, Honey me ha gustado mucho, seguramente en el top 10 de este año. No es para romperte la cadera en la pista, pero si para bailar en la típica fiesta de tranquis en casa de tus colegas.

  • Morphkieus

    Cómo así, hay una versión anterior?

  • Que té follen

    gracias por reafirmarte en tu propio comentario… eres previsible hasta en los gifs… nena que poco te lo curras… y que previsible… te doy un 4/10 tu sabes que lo puedes hacer mejor… https://gph.is/2dBFodX

  • Que té follen

    pues deja el chinchon con el norzidal

  • Que té follen

    ves mari… como lo puedes hacer mejor… pero incluso en esta eleccion por previsible… y por mas visto que el cagar te doy un 2/10 nena innovacion.. o algo que pareces ya un disco rayado con los mismos gifts anticuados… nena que suenas ya antigua.. tu puedes hacerlo mejor nena… https://uploads.disquscdn.com/images/f9b3ec2b950481b7bf9ec39d3a4164ac308f53ba7ca670e0a5aa90cf0192ed66.gif

  • Sebastian Barrera

    Honey y Missing U ya han pasado a la lista de grandes temas De Robyn

  • eumesmo

    Pues yo ayer iba en trance con el disco: conduciendo de camino a casa, solo en la carretera a las 3 de la mañana, y con el ‘Send to Robin Immediately’ sonando. Una experiencia casi mística que me recordó a la noche que unos amigos y yo nos pusimos a escuchar Massive Attack yendo cieguísimos. Qué movida la vida.

  • Edgar Jork

    A esta mujer se le sobrevalora tanto ni tiene presencia escénica, ni la gran voz, pero vamos que se tira un pedo y lo ponen en un altar

  • theboy

    A mi no me produce la mágia que me transmitía 10 años atrás, cuando yo era un moco y podía sentir aquellos primeros himnos dance que me marcarían el resto de mi vida.

  • mardebering

    es como electrónica de cámara, todo muy pausado y elegante a la vez.

  • Maravilloso gif, quiero desafiar la gravedad de ese modo y que me queden igual de bien los corpiños.

  • Avalancha

    Es curioso, Missing u y Honey ya me parecían temazos pero ahora que he escuchado el álbum me gustan infinitamente más, todo el disco en sí me parece excelente, hay que darle tiempo pero a medida que lo vas escuchando te vas abriendo a esa cierta oscuridad y melancolía minimalista que te acaba conquistando. Hay pasajes que me parecen pura belleza.

  • ThePhantom

    Pregunta a Sebas porque digo lo de portadon 😉.
    En lo del grafismo, podemos estar de acuerdo, son unas letras horribles.

  • Williamreid

    A simple vista o a simple escucha parece un disco de pop tontito con vocecita de niña de los de toda la vida. Tendré que profundizar un poco mas para entender a santo de que merece esa buena nota. Y Tendré que rezar para que no sea una perdida de tiempo.

  • Entiendo lo que quieres decir porque Robyn nos ha dado muy buena música desde hace tiempo y tiene un nivel de calidad que más quisieran otrxs, pero no creo que busque dar un giro musical. Simplemente el disco refleja, una fase de su vida, en la que no tienen cabida un “Do it again” o la versión de “Honey” de Girls. Para mi el 8,7 es merecido porque Robyn ha demostrado que es capaz de brillar desde otra perspectiva más contenida, sutil, diferente, no?

  • En mi opinión, el problema no es que no haya lanzado uptempos más barrocos, si no que dentro de esa sutileza y contención los temas no son brillantes, y quizá nos tenga acostumbrados a ese nivel de calidad, algo que juega en su contra. Para mi de todos modos un 8,7 es una nota altísima que le pondría a albumes que han marcado un antes un después. Un disco referente en su estilo.

  • Teca

    Lo que hacen con Gaga, vamos

  • Bernardo Pajares

    Gracias por todo el trabajo que hay en la reseña. ‘Honey’ va a caminar lentamente.

  • David Fernández Núñez

    Toda la tarde en bucle con él. Discazo/refresco de Robyn que nos hace bailar este otoño-invierno en interiores con cristales empañados.

  • Warp

    Que la has cagado, admítelo ya.

  • Que té follen

    anda tonto polla vuelve a tu agujero… payaso

  • thegreatwarrior

    Escuche el álbum, me gusto bastante pero no esta a la altura de Do it Again ni mucho menos de Body Talk. Me encanto Because is the Music, ya la agregue a mi playlist jajaja.
    Seamos francos Jenesais esa nota le pones porque en su momento no le pusiste la nota que merecía a Body Talk por el tema de los tres EP’s (también dijeron que había relleno) y esta vez la están re-invindicando; lo cual no me parece nada malo pero un 8,7 si me parece un poquito excesivo.
    Al final, el tiempo le ha dado la razón a Robyn y Body Talk ha quedado como uno de los mejores disco pop de esta década y con este álbum una vez mas demuestra que siempre saldrá en defensa del pop hasta la muerte. Hurra por Robyn!!!

  • Warp

    Y aprende ortografía, cateto.

  • ᗰᗋᗰᗋԌしᗋᗰԱГ

    No es dificil, sólo tienes que sufrir que se te salga la teta en las 20 primeras veces….

  • ᗰᗋᗰᗋԌしᗋᗰԱГ

    Pues escúchalo otra vez porque mola!

  • Que té follen

    Tú aprende a no ser subnormal paleto