‘Stay Flo’ de Solange: ¿una canción magnética o una nadería al lado de ‘A Seat at the Table’?

Parte de la redacción evalúa una de las canciones contenidas en ‘When I Get Home‘.

«Solange ha vuelto con uno de esos discos que no pueden ser evaluados a la ligera. ¿Tiene razón el prestigioso Alexis Petridis puntuándolo a la baja (3 estrellas) para The Guardian? ¿El NME con un 10? ¿Quizá la verdad esté de nuevo en un punto intermedio? En cualquier caso, en este álbum tan particular, ‘Stay Flo’ para mí sí es ese algo con lo que poder tirar del hilo. Dominada por apenas un par de notas de teclado que se repiten de manera magnética, la composición de Solange bajo el paraguas de Metro Boomin es la perfecta canción de R&B que puede sonar en bucle durante una hora sin que te hartes, y por tanto la verdadera puerta para adentrarse en esa misteriosa «casa» a la que apela el nombre del álbum». Sebas E. Alonso.

“Solange ha huido de los singles en su nuevo disco, o al menos de los singles obvios. ‘Stay Flo’ es una de las canciones más inmediatas de ‘When I Get Home’, pero en el contexto de un disco lleno de medias canciones que parecen interludios y melodías y letras repetitivas, en el que la cantante ha reconocido haberse enfocado sobre todo en la producción, los ambientes y texturas, es inevitable que una canción así destaque. Sin embargo, aunque valoro el sentimiento despreocupado de ‘Stay Flo’, no puedo evitar pensar que, en el contexto de ‘A Seat at the Table

‘, la canción habría pasado totalmente desapercibida. La producción es rica y aporta un tono metálico y terrenal a un disco ensoñador -está involucrado Metro Boomin-, las armonías de Solange son agradables, pero en todo caso ahí se terminan sus virtudes. ‘When I Get Home’ tiene muchos temas magnéticos, pero este no es uno de ellos”. Jordi Bardají

«Cuando la pasada semana la hermanísima se hizo un Knowles (mejor que definirlo como “hacerse un Beyoncé”, ya que la cosa viene de familia al parecer) no dudé en ponerme ‘When I Get Home’. Debo confesar que acabé pillando cariño a aquel ‘A Seat at the Table’, sobre todo, después del más que notable concierto que se marcó en el Primavera Sound, por lo que estaba intrigado por escuchar con qué salía esta vez. Conclusión: ni me gustó ni me disgustó, me causó indiferencia, que es mucho peor. Quien se enfrente al nuevo disco de Solange debe armarse de valor porque es uno de los trabajos más monótonos que he escuchado en los últimos meses. Y ciertamente se me escapa por qué está cosechando estas buenas críticas cuando para mí es un álbum intrascendente que no aporta nada nuevo ni realmente sorprendente. Igual de sorprendente es que ‘Almeda’ y ‘Stay Flo’ en estos momentos estén en la cima de sus temas más escuchados en Spotify, al margen de su inclusión en playlists multitudinarias. ‘Stay Flo’ me parece algo más interesante, pero hasta ahora supera a ‘Dreams’ en casi un millón de escuchas, la que para quien esto escribe es en realidad una de las piezas más notables del lote». Sergio del Amo.

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Sebas E. Alonso
Tags: solange