Kiko Veneno / Sombrero roto

Por | 05 Abr 19, 12:18

“Me quiero asegurar / Que mi sombrero está bien roto y así los rayos / Pueden entrar en mi cabeza”, cantaba Kiko Veneno en ‘Los delincuentes’, una de las canciones más icónicas del ya de por sí icónico ‘Veneno’ (1977), un disco que sin duda marcó no sólo su carrera sino buena parte del pop más heterogéneo del panorama hispanohablante, ese que no se cerraba al folclore patrio. Una metáfora sobre la inspiración y la apertura de mente a la que el artista nacido en Figueras apela de nuevo no sólo en su título sino también en una enérgica canción llamada así. Pero que esto no se malinterprete: pese a que el libro dentro del cual se edita (escrito por su hijo Adán) contiene preciosas referencias biográficas alternadas con bonitas imágenes basadas en antiguas fotos, José María López Sanfeliú no muestra el más mínimo atisbo de nostalgia o mirada al pasado en el plano musical, sino todo lo contrario.

Y es que la pátina electrónica que ya mostraba el sorprendente primer adelanto de este álbum que estrenábamos aquí semanas atrás, ‘La higuera’ –una poética alusión sexual, inspirada por el complejo sistema de polinización de los higos; genio y figura–, era una esforzada declaración de intenciones de ir más allá de lo ya mostrado en algunos pasajes de ‘Sensación térmica’, su último disco en solitario (producido por Refree). ‘Sombrero roto’ es un disco de electrónica y no lo es por casualidad, sino por un esfuerzo explícito de Veneno en 3 años de trabajo y un largo proceso de creación: primero solo en su estudio, luego con la aportación del uruguayo Martín Buscaglia (con el que firmó a medias ‘El pimiento indomable’ –2014–) y finalmente con la aportación del talentoso Bronquio, que dio la última capa al conjunto.

Con ello Kiko busca orientarse hacia un público más amplio y ecléctico, que no le identifique únicamente como el de su etapa más comercial –la de la primera mitad de los 90– y que comprenda su visión transversal del pop. Una en la que junto a su reconocible deje aflamencado caben tecno, soul, funk, kraut, psicodelia y, en fin, prácticamente de todo, con una perspectiva fresca en la que las guitarras son casi anecdóticas, dejando que el peso recaiga en cajas de ritmo y sintetizadores. Sin perder, eso sí, el punto orgánico, materializado sobre todo en el tratamiento de las voces –tanto la propia como las ajenas, en coros y jaleos a veces multitudinarios– y la profundidad sonora, riquísima.

Pero, sobre todo, busca “renovar su cancionero” y tal cual lo expresó en una entrevista que publicaremos en los próximos días: quiere nuevas canciones que muevan y conmuevan al público, que no pase sus conciertos esperando los viejos éxitos sino que vibre también con lo nuevo. Por eso ‘Sombrero roto’ es, sobre todo, un disco luminoso, vital y celebratorio en el que ‘La higuera’ es sólo la punta de lanza para canciones igualmente festivas y cargadas con tanto sentido del humor propio y ajeno. Como ‘Autorretrato’, una tragicómica semblanza de su humanidad; ‘Títiri títiri’, el arte como punto de encuentro para zanjar las diferencias; ‘Chamariz’, un canto de amor a la Naturaleza; o la juguetona rumba disco-funk ‘Sombrero roto’.

Ni siquiera le sale la gravedad cuando trata asuntos tan vigentes y traumáticos como el aislamiento social al que nos empujan los hábitos de vida contemporáneos (una ‘Vidas paralelas’ a medio camino de lo cómico, lo dramático y lo bailable, cuya letra encuentra eco en ‘Ojalá’, esta vez más apesadumbrado). O cuando, choteándose de los nacionalismos en la rumbera ‘Yo quería ser español’, paraliza con verdades como puños: “el miedo es lo que da más dinero” y “no hay negocio como la guerra”. Aunque, paradójicamente, la canción más melancólica y reposada del conjunto, termina emergiendo sobre todas: ‘Obvio’ es una maravillosa canción de amor universal, de una honestidad desarmante, envuelta en preciosos arreglos de cuerda y con un desarrollo en la melodía vocal que evoca al clasicismo de un Nat King Cole. No es el único “prócer” de Veneno que se pasea por ‘Sombrero roto’: la cálida coplilla final ‘Miss You’ parece una suerte de homenaje a Lennon/McCartney, capitales también en la educación del andaluz de adopción. No en vano está cantada en un encantador inglés.

Kiko Veneno es de esos artistas que merecen una reverencia por todo lo que ya nos han dado a lo largo de más de 40 años de carrera, una figura sin duda crucial en el pop español. Pero es que además da toda una lección de vida y arte publicando un disco tan valiente como este. Ante esto sólo cabe (¿se veía venir la imagen?) quitarse el sombrero… y hacerle unos agujeritos, a ver si se escapa alguno de esos rayos que él atrae y nos entra alguno en la cabeza.

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘Obvio’, ‘Vidas paralelas’, ‘La higuera’, ‘Chamariz’, ‘Yo quería ser español’, ‘Títiri Títiri’
Te gustará si: sabes apreciar lo mucho que Kiko Veneno había aportado ya al pop y eres de mente abierta.
Escúchala: Spotify

Etiquetas:
  • mardebering

    portada espectacular.

  • ray manta

    Portadón. Y el disco a escucharlo YA.

  • Williamreid

    Tampoco para tanto hija, es una pintura con collage corrientita tirando para cutre, se reconoce la silueta de Kiko Veneno pero nada mas.

  • Williamreid

    Para escucharlo tomando el sol mientras te abanicas con tu abanico de cristal.

  • Caesaraugusta

    Lo entrevistó Toni Garrido esta semana en la SER y me queda claro que es un artista a reivindicar. Transmite más que muchos criajos que se creen la hostia.

  • nachob

    Es un disco-libro y como objeto es una maravilla, igual que la música. Creía que me iba a tirar para atrás pero me ha encantado, y tiene toda la pinta de ser de los discos que duran, que no te los acabas en un mes o dos..

  • ⏪FRANK⏩

    Te gustará si lo escuchas con tapones…

  • mardebering
  • xabier

    …en el culo.

  • xabier

    Esto es un músico con una trayectoria del copón.
    Vamos, lo opuesto a un niñato con ínfulas de star.

  • Alberto Valenciano

    Me fascina que el hijo de Kiko Veneno se llame Adán Veneno.
    Dicha la tontería de turno, sin duda uno de los más grandes artistas que ha parido este país. 0.60 para mí.

Playlist del mes

Send this to a friend