Los Javis, criticados por sus declaraciones sobre el «maricón amable»; Calvo responde

Los Javis han concedido una entrevista a El País Semanal en la que han hablado sobre Paquita Salas, su próxima serie sobre La Veneno y también sobre activismo, en este último caso dejando unas controvertidas declaraciones sobre su manera de entender la representación LGBT, que están siendo criticadas en las redes sociales.

Cuestionados por su representación amable y familiar de la comunidad LGBT o incluso de ellos mismos en su trabajo o en espacios como Operación Triunfo, Los Javis defienden que su posición en el mainstream puede ser más útil para dar visibilidad al colectivo que si practicaran una defensa más radical y anti-sistema de la mencionada comunidad. Javier Ambrossi declara: «El maricón amable es el que consigue que en prime time, en OT, dos chicos se besen. O se hable de transexualidad. O se critique la postura del PP en relación con el matrimonio homosexual. A lo mejor, el que es amable llega más lejos porque el sistema le abre las puertas más fácilmente». A esto, Javier Calvo añade: «Es muchísimo más provocador e importante que nuestro mensaje llegue a muchas familias a que lo vean los mismos círculos reducidos de siempre».

Finalmente, Ambrossi apunta: «Si quiero que mi mensaje llegue, tengo que estar dentro del sistema. Si quiero hacer algo que aporte a la sociedad o que la cambie de raíz, tendrán que verme. ¿Qué aporta más, una película con un mensaje superpotente, pero que solo se cuelga en Vimeo, o mi taquillazo que ayuda a mucha gente a salir del armario?»

En las redes , muchos cuestionan las declaraciones de Los Javis por surgir de una posición de privilegio, y Calvo ha querido responder a las críticas con una carta en Twitter: «No creo que haya que ser de una manera concreta para ser un «buen maricón» o un buen activista. Yo no soy activista. Soy una persona que pertenece a un colectivo y, como tal, siento la responsabilidad de hacer todo lo que está en mi mano por él. En nuestro colectivo, gastamos más energía en criticar y señalar nuestros errores que en unirnos contra quien de verdad nos hace mal. Es muy bonito ser crítico y aprender de nuestros errores pero la empatía que tanto pedimos o exigimos a veces es nuestra asignatura pendiente. Yo quiero tener referentes que se equivocan, que reflexionan, que tienen pensamiento propio, que defienden cosas diversas. No soy un «maricón amable», mi «lucha» o mis reivindicaciones las hago desde el lugar que me es propio».

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Jordi Bardají