Quantcast
- Publicidad -

Pros y contras de ‘Servant’, la serie de terror de Shyamalan para Apple TV

En 2015, M. Night Shyamalan era carne de chiste cinéfilo. Tras las decepcionantes ‘La joven del agua’ y ‘El incidente’, y las desastrosas ‘Airbender, el último guerrero’ y ‘After Earth’, el director del ‘El sexto sentido’ se convirtió en la diana preferida de gran parte de la cinefilia. Estaba acabado. Sin embargo, ese año Shyamalan apareció por donde menos se le esperaba: con una modesta y muy eficaz comedia de terror de metraje encontrado, ‘La visita’; y con una serie de misterio, ‘Wayward Pines’, que comenzaba con un estupendo piloto dirigido por él. Pues no, no estaba tan acabado.

Lo mejor de ‘Servant’

‘Servant’, que ya se puede ver completa en Apple TV (terminó de emitirse el pasado marzo), supone la vuelta de Shyamalan a la televisión. Aunque oficialmente no es el creador de la serie (está escrita por el británico Tony Basgallop), sí lo es oficiosamente: es el productor ejecutivo y ha dirigido tres episodios. Suya ha sido la elección de los demás directores (entre ellos su hija, Ishana Shyamalan, y Julia Ducournau, la autora de ‘Crudo’) y del aspecto visual de la narración.

- Publicidad -

Lo que sí parece es que, aunque las dos temporadas de la serie se han rodado prácticamente en continuidad (antes de estrenarse la primera ya se sabía que había otra en marcha), Shyamalan se ha implicado mucho más en la primera que en la segunda, ya que esta última le pilló en pleno rodaje de ‘Tiempo’, el thriller fantástico que ha rodado con Gael García Bernal. ¿Casualidad que sea mejor la primera que la segunda?

‘Servant’ comienza como acaban muchas películas de Shyamalan: con un giro sorprendente que te deja clavado en el sofá. Además, para evidenciar aun más su autoría, la serie está situada en Filadelfia (como muchas de sus películas), tiene protagonista pelirroja (Lauren Ambrose, como antes Toni Collette, Bryce Dallas Howard… el equivalente a las rubias de su admirado Hitchcock), y está rodada con un ritmo pausado, una evocadora fotografía llena de claroscuros, y unas angulaciones y movimientos de cámara marca de la casa. El único elemento novedoso es la música de Trevor Gureckis, que sigue la línea atonal de compositores como Mark Korven, Mica Levi, Hildur Guðnadóttir o Jonny Greenwood.

- Publicidad -

Una de las particularidades de la serie es que está ambientada casi enteramente en un único escenario: una casa de un exclusivo barrio donde vive un matrimonio formado por una popular periodista de televisión y un reputado chef freelance (todo un acierto de personaje, ya que proporciona mucho juego dramático mientras trabaja en la cocina). La casa es un personaje más de la serie. Conecta con la típica mansión gótica de los clásicos del género de terror, proyecta la personalidad y el estado de ánimo de sus habitantes, y sirve como vehículo perfecto para generar inquietud y misterio.

Esta atmósfera tan cuidada alimenta una historia muy sugerente y perturbadora. Un relato impregnado de una gozosa ambigüedad, que hace equilibrios entre el drama doméstico y el misterio sobrenatural, entre la tragedia conyugal y el terror psicológico. Todo ello salpimentado con toques de humor negro, la mayoría procedentes del personaje del hermano de la protagonista (interpretado con gracia por Rupert Grint, el Ron Weasley de la saga ‘Harry Potter’).

Lo peor de ‘Servant’

A partir del cuarto capítulo de la segunda temporada, donde ocurre un hecho clave para el devenir de la serie, ‘Servant’ empieza a perder fuelle como un político de Ciudadanos. La historia pasa de enigmática a bordear lo grotesco; las relaciones entre los personajes y sus decisiones (¿de verdad celebran una cena con el padre con la que hay montada en casa?) son cada vez más inverosímiles; el humor comienza a estar demasiado presente, rompiendo el equilibrio tonal que había anteriormente; y los golpes musicales intentan mantener en pie una atmósfera de misterio que se va deshaciendo capítulo a capítulo como el interés del espectador por la serie. La tercera temporada está confirmada. ¿Remontará o será otra serie más alargada innecesariamente?

Discos recomendados