Quantcast
- Publicidad -

Idoipe / Cierzo lento

Lo mejor: 'Solombra', 'O sol espunta', 'Eran ellas', 'El jilguerillo'
Te gustará si te gustan: Delorean, Four Tet, The Field
Escúchalo: 'Solombra', en Youtube

Ya no nos caben en los dedos de las manos los artistas que están haciéndose un nombre gracias al folclore nacional, revisitando la música que les lleva a sus pueblos cuando eran niños, rehuyendo de ese antiguo formato de banda de cuatro tíos, que además en la pandemia no se ha podido sostener por ningún sitio. El proyecto de Idoipe (Javier) se asociará por tanto al melón abierto por Rosalía (o antes Single, Klaus&Kinski, Lorena Álvarez) y seguido con éxito por personajes del underground más reciente como Baiuca y Rodrigo Cuevas.

En su caso ahondando en el folclore aragonés, recurriendo a sus recuerdos en los pueblos de sus padres, Orés en Zaragoza y Estercuel en Teruel, lo de Idoipe apunta más bien a los tiempos en que se llamaba folktrónica la música que hacía el viajero Four Tet. El tema final ‘Tañe’ es, por ejemplo, una jota tarareada por la voz de una anciana, transformada y aderezada por melodías de una flauta dulce. Solo que más enfocado en la electrónica y en la pista de baile, sobre todo en sus mejores canciones, si ‘Cierzo lento’ tuviera que recordar a un disco nacional, sería más bien el de ‘Mikel Laboa’ de Delorean, dado el legado que dejó el grupo vasco.

- Publicidad -

Eso es lo que sucede -que bailamos- en una excelente ‘Solombra’ que ha querido desarrollar como homenaje a un instrumento tan perdido como la bandurria, el utilizado por joteros y joteras; y también en otros momentos, como ‘O sol espunta’, en la que ha querido reivindicar el dialecto aragonés; la contemplativa ‘Las espigas de oro’; o la feminista ‘Eran ellas’, en la que el tipo de sintetizadores y épica emparenta en sensaciones con el mundo mágico de Jean Michel Jarre y Lindstrøm.

No es la voz el fuerte del disco de Idoipe, ni siquiera la mezcla de tradición y vanguardia lo que hace el camino tan excitante. Es el componente nostálgico de melodías y samples el secreto del éxito y, si bien de momento ‘El Jilguerillo’ está constituyendo su canción más popular, lo cual seguro que hace muy felices allá donde estén a los Gaiteros de Estercuel y a Ezequiel Zaballos, pues el tema parte de un a capella de este danzante y cantautor de La Almolda, Zaragoza; atención también por ejemplo a ‘Eran ellas’ y a los testimonios que contiene sobre una fiesta en que eran las mujeres quienes sacaban a bailar a los hombres. La música no puede ser más emocional, mientras estas voces que nos hablan del dinero, el ocio y las costumbres de otros tiempos pasan frente a nuestros ojos con el ritmazo de un vídeo de Spike Jonze. Habrá quien hable de sobredosis en los terrenos de la electrónica y el folclore; en verdad, quedan demasiadas provincias por visitar, demasiadas historias por escuchar.

- Publicidad -
- Publicidad -

Discos recomendados