CHVRCHES / Screen Violence

CHVRCHES han huido desde su excelente debut de ser una banda insustancial de pop, y su cuarto álbum ‘Screen Violence’ no es una excepción. Esta vez la inspiración es la «violencia en las pantallas, por las pantallas y a través de las pantallas», el cine de terror con el que se han criado y el papel de la mujer en todo ello, consolidando el discurso enriquecedor que siempre ha tenido Lauren Mayberry al respecto.

En producción y autoría, CHVRCHES no caen en los errores de su tercer disco, un ‘Love Is Dead’ bastante decepcionante aunque hubo a quien le gustó y mucho, y esta vez ellos mismos se bastan y se sobran sin necesidad de llamar a nombres tan recurrentes como Greg Kurstin o Steve Mac. ‘Screen Violence’ es un álbum autoproducido, como ‘The Bones of What You Believe’ y ‘Every Open Eye‘, en el que subrayan lo importante que ha sido siempre para ellos el synth-pop de los 80. Otros son ahora los advenedizos.

‘Asking for a Friend’ es una de esas canciones de CHVRCHES en las que los amantes de los sintetizadores que inundaban las radios en aquella década se pueden recrear, tratando temas como el miedo a morir, el arrepentimiento y la soledad, dejando un poso escapista al final, cuando Mayberry propone una y otra vez: «can we go?». ‘California’ incorpora el clásico punteo que podíamos encontrar en hits de New Order y The Cure, y ‘Nightmares’, que podríamos considerar de su vertiente emo-metalera, se recrea también en los teclados en uno de sus pasajes.

A su vez, ‘Screen Violence’, aun siendo un álbum 100% CHVRCHES, hasta el punto de que el single ‘He Said She Said’ no sonaba en principio demasiado excitante (ahora tiene más sentido dentro de la secuencia, como suele ocurrir), presenta el número suficiente de novedades como para mantener a la gente bien despierta. Hablando de The Cure, Robert Smith aparece en la que es claramente la mejor canción del grupo en 6 años

. El mánager de CHVRCHES contactó con el prestigioso artista sin decírselo a la banda, y una vez Robert respondió, espetó: «le tenemos, ¿qué le queremos proponer?».

Lo que le propusieron finalmente es sumarse a una segunda estrofa de una canción que Lauren Mayberry ya estaba trabajando, inspirada en Virginia Woolf, obsesionada con la idea de morir ahogada. ‘How Not to Drown’ resulta la balada más oscura e inquietante que jamás hayan escrito CHVRCHES, extendiéndose casi 6 minutos sin que lo parezca, como sucedía con muchos éxitos de The Cure. Casi deseas que las texturas de su outro se extiendan más y más.

También son llamativas la guitarra un tanto jangle pop de ‘Final Girl’, la inspiración en los también escoceses The Blue Nile en los teclados de ‘Lullabies’ y la base big beat de ‘Violent Delights’, que referencia abiertamente a ‘The Fat of the Land’ de The Prodigy. La canción habla de pesadillas y se inspira en el ‘Romeo y Julieta’ de Baz Lurhmann, si bien es el cine de terror el que realmente aporta los matices más interesantes al disco. Esos guiños están presentes en la mismísima portada y son muy perceptibles en la mencionada ‘Final Girl’. La «final girl» es la última chica en morir o sobrevivir en los clásicos del terror, recientemente hubo incluso una peli titulada así, y en esta canción Lauren lo relaciona con la función de la mujer en nuestra sociedad. «Debería dejarlo, quizá debería casarme, solo el tiempo lo dirá (…) Intenté parecer más atractiva, solo el tiempo lo dirá», dice la letra, versando sobre el modo en que la mujer es «perseguida» y «cazada» en ese tipo de películas o en nuestras calles.

Lo que se espera de una mujer ocupaba la relevante letra de ‘He Said She Said’ («luce sana, pero sin obsesionarte», «aliméntate, pero mantén la línea») y vuelve en ‘Good Girls’, sobre lo que supuestamente «las buenas chicas» no pueden hacer. A veces Lauren, una observadora crítica de la realidad, toma notas tras una discusión en un pub con unos amigos, y años después le viene definitivamente la idea para su composición, como fue el caso de esta última.

La modestia de CHVRCHES no impide que el enfoque de sus canciones sea siempre interesante. No conocimos en los 80 tantos grupos de synth-pop de líder femenina que llegaran a un cuarto disco con tantas ganas de seguir retorciendo mensajes. Ni de líder masculino, tampoco.

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Sebas E. Alonso
Tags: chvrches