- Publicidad -

Dave Gahan / Imposter

Lo mejor: 'Metal Heart', 'Shut Me Down', 'Smile'
Te gustará si te gustan: Mark Lanegan, Bob Dylan, Leonard Cohen
Escúchalo: Youtube

A punto de cumplirse 5 años del último álbum de Depeche Mode, Dave Gahan edita un nuevo disco de versiones junto a Soulsavers que grabó en verdad a finales de 2019, cuando el mundo era un espacio completamente diferente. En este tipo de proyectos, Gahan tiende a exprimir su cualidad de barítono y a meterse en la piel de un crooner, como dispuesto a vengar que Johnny Cash fuera capaz de hacer aquella maravilla con ‘Personal Jesus’ de Depeche Mode. Eso sí, su inspiración parece más bien el aire ceremonial de los últimos y penúltimos discos de Leonard Cohen.

Así lo prueban los arreglos y el tipo de coros dados a canciones como ‘Where My Love Lies Asleep’ de Gene Clark, que era una canción de armónica en realidad. Dave Gahan ha retomado el catálogo de gente como Bob Dylan, Neil Young y Mark Lanegan aprovechando lo que su voz tiene de bluesman, pero sin que el sonido sea americano de más: también ha escogido por ejemplo un tema perdido de PJ Harvey.

- Publicidad -

El repertorio seleccionado para sus versiones llama mucho la atención. Ha dejado la canción más popular para el final, ‘Always On My Mind’, lo cual es de agradecer para que esto no se parezca demasiado a lo que podría ser un disco navideño de Rick Astley o Cyndi Lauper; pero en ocasiones se ha pasado de frenada. Había mejores canciones de PJ Harvey que reivindicar que ‘The Desperate Kingdom of Love’ del olvidado ‘Uh Huh Her’, que ahora mismo solo puede sonar como un álbum de transición para ella (lo mejor es la intención); y es extraño que Dave Gahan haya escogido como pista 2 de su álbum un tema que no era la pista 2 de ‘Bubblegum’ de Mark Lanegan, ‘Strange Religion’. Es decir, demasiado pronto en su secuencia ‘Imposter’ suena lánguido, a final, confundiendo lo solemne con lo que es simplemente un tostón.

Entre las canciones que aportan un poco de vidilla al desarrollo del álbum sí cabe destacar la sucia ‘I Held My Baby Last Night’, con un Dave Gahan completamente en su salsa entre tanta distorsión; ‘Metal Heart’ de Cat Power, que sí logra ser catárquica camino a su principal mantra “you’re not worth a thing”; ‘Shut Me Down’ con sus cambios de ritmo; o ‘Smile’ en su melodía indestructible. Respecto a ‘The Dark End of the Street’ -de Dolly Parton en plan dúo a Aretha Franklin- y a ‘Lilac Wine’ -de Nina Simone a Jeff Buckley-, estas no son particularmente las rendiciones más apasionadas que hayamos escuchado.

- Publicidad -
- Publicidad -

Discos recomendados