- Publicidad -

Tears for Fears / The Tipping Point

Lo mejor: 'No Small Thing', 'The Tipping Point', 'Long Long Time', 'My Demons'
Te gustará si te gustan: OMD, a-ha, Duran Duran
Escúchalo: Youtube

Vive la Fête en 2003, La Roux en 2008, Hurts en 2010, Chvrches en 2013, Roosevelt en 2016, Dua Lipa en 2020… Con el eterno retorno de los años 80, las bandas de aquella década tenían que esforzarse por volver para reivindicarse a sí mismas. New Order, OMD y Duran Duran han entregado buenos álbumes en los últimos tiempos -en ese orden en cuanto a calidad- y Tears for Fears se suman a ellos cuando se iban a cumplir 18 años de su última entrega.

Kanye West se inspiró en una canción de Tears for Fears -‘Memories Fade‘- en ‘Coldest Winter’, un tema de su disco de 2008; Drake sampleó ‘Ideas as Opiates‘ en ‘Lust for Life’ en 2009, Lorde versionaba ‘Everybody Wants to Rule the World’ en 2013, The Weeknd sampleaba ‘Pale Shelter’ en uno de los temas de ‘Starboy’ en 2016 (‘Secrets’) y podríamos seguir hablando de reivindicaciones de Tegan & Sara o Miley Cyrus, que justificaron aquella gira de Tears for Fears compartida con Hall & Oates.

- Publicidad -

Hace ya 5 años de esto último y el esperado álbum de «comeback» de Tears for Fears, que tan sólo es el 7º de su carrera, no siempre ha estado asegurado. Hubo un grave momento de crisis en el que el esquivo Curt Smith -que ya estuvo fuera de Tears for Fears entre 1991 y el año 2000- volvió a abandonar el barco debido a diferencias artísticas. Si alguien quiere adivinar qué le separa de Roland Orzabal, ‘Break the Man’, un tema feminista crítico con el patriarcado, de melodía un tanto arty, es el primer single de la discografía de la banda en el que Orzabal no ha firmado ningún crédito.

Lo importante es en cualquier caso la reconciliación, y hay una emotiva anécdota al respecto. ‘The Tipping Point’ es un álbum que habla de la muerte, marcado por el fallecimiento de la mujer de Roland en 2017, también por un grave problema de salud que sufrió el cantante después, en 2018, y tras el cual no dudó en coger el teléfono y llamar a Curt para decirle que le quería. «Cuando tuve una emergencia médica en 2018, la primera persona a la que pensé en llamar fue a Curt. No sabía si iba a sobrevivir, pedí que me lo pusieran al teléfono y le dije: «Puedes quedarte mis guitarras. Y mi ropa»», recibiendo la socarrona respuesta de este de que la ropa no la quería. Sabiéndose «hermanos» al haber compartido tantos años, algo «diferente a un matrimonio o a una amistad», la balada ‘Stay’ que cierra este disco versa precisamente sobre su relación. «Suficientemente jóvenes para jugar / suficientemente mayores para saber que es todo o nada».

- Publicidad -

‘The Tipping Point’ es un disco muy diferente a ‘Everybody Loves a Happy Ending’ (2004), donde algunas canciones sonaban bastante beatlianas y rockeras. Aquí la influencia de los Beatles y los Stones se limita a una mención a ambas bandas en ‘Master Plan’. En sus momentos más vistosos, lo que quieren ahora Tears for Fears es reivindicar su sonido clásico, algo que consiguen en el corte titular, que tras una intro de expectación, se transforma en un single 80’s también cercano a New Order. ‘My Demons’, con su sonido industrial, y ‘End of Night’, salvando una cara B llena de baladas, siguen esa línea estilística con éxito.

Y lo que es mejor, Tears for Fears no se han quedado en el revival. Si bien las lentas ‘Please Be Happy’, ‘Rivers of Mercy’ y ‘Master Plan’ no distan tanto de lo que nos han ofrecido Take That o a-ha de adultos, la mencionada ‘Stay’ es, en una palabra, bonita, como también lo son los coros de Carina Round en la notable ‘Long, Long, Long Time’. Pero la gran sorpresa es la canción de apertura, ‘No Small Thing’. Por primera vez en décadas Curt y Roland se han sentado con un par de guitarras acústicas, inspirados por Bob Dylan y Johnny Cash para hablar de la libertad, de las nuevas generaciones y de la vida, con un calado que empieza amable como Mumford & Sons pero termina torcido a lo Radiohead. Su vídeo político con imágenes de bombas y manifestaciones inspirado en la película ‘Koyaanisqatsi’ habla del «conflicto entre las libertades individuales y la responsabilidad colectiva». Fue publicado en diciembre pero, coincidiendo el lanzamiento de este disco con la guerra que Putin acaba de abrir en Europa, adquiere un nuevo significado. Tears for Fears aún tienen la capacidad de emocionarnos y de sorprendernos.

Discos recomendados