Residente, de la mano de Bizarrap, devanea entre el «mic drop» y la vergüenza ajena en su tema contra J Balvin

Bizarrap entrega un nuevo single que cuenta con la colaboración de Residente, y que puede dar al portorriqueño su mayor viral desde ‘René‘. La «sesión número 49» es épica, pues dura cerca de 9 minutos, y en ella Residente aprovecha para meter «beef» contra J Balvin de manera despiadada.

El tema se divide en tres capítulos. En el primero, ‘En un lugar de la Mancha’, Residente observa el «género urbano» desde la distancia, como un «cocodrilo en el río Nilo», y se prepara para tumbar el «márketing de un tirón, como tumbamo’ la estatua de Cristobal Colón». Sin nombrar a Balvin explícitamente, el autor de ‘Flow HP’ se dirige a una persona que, según él, basa su valía en el dinero y los productos de marca en lugar de en el talento.

«No se compra el respeto por ser talentoso / una cosa es ser artista, otra cosa es ser famoso» es precisamente una de las rimas que deja el segundo capítulo, ‘Mis armas son mis letras’. Residente aprovecha para meterse con los artistas que cantan con pregrabados en directo («auto-tune y el playback activao’ / estos bobo’ cantan con el micrófono apagao») y con los artistas y mánagers que rascan créditos de composición («pa’ dos minuto’ de canción tienen veinte escritore’ / hasta los manejadore’ son compositore'»). Entre sonidos de son cubano que aligeran la escucha, la «sesión 49» de Bizarrap incluye referencias veladas a un artista que actúa «vestido de colores» y, poco a poco, va quedando claro a quién se dirige Residente.

El rapero nombra por fin a J Balvin en el capítulo tres, ‘El caballero de los espejos’, y deja una serie de rimas diseñadas para humillarle, en concreto por entregar canciones para ‘Bon Esponja’ y ‘Pokémon’, por su afición a la meditación o por su papel como portavoz de la salud mental.

Residente compara al autor de ‘JOSE‘ con un malogrado Youtuber («la copia de un clon, el Logan Paul del reggaetón / Esto e’ más bajo que eyacular sin erección»), saca a relucir su supuesto privilegio («el pueblo luchando, lo’ están matando / y el tipo sube foto’ de Ghandi rezando»), le pinta de oportunista («pendejo mentiroso, se hace el espiritual / usando la salu’ mental pa’ vender un documental») y directamente le tilda de «racista» y de apropiador («es un imbécil con tinte de cabello / que puso a mujere’ negra’ con cadena de perro en el cuello»).

La canción deja un extraño sabor de boca. Residente actúa de guardián del rap y defiende una supuesta integridad artística que J Balvin no persigue -según él- cuando colabora con ‘Pokémon’, se viste de colores o escribe letras junto a otras personas. El estilo «infantil» de J Balvin no convence a Residente, y el portorriqueño va directo a castrar su «masculinidad» al tildarle de «corderito cobarde» porque tiene los «nudillos blanditos» por «no tener calle», insinuando que J Balvin no dispone de la suficiente hombría para dedicarse al rap. ¿De verdad seguimos en las mismas?

El «enfrentamiento» entre Residente y J Balvin empezó hace unos meses, cuando el autor de ‘Mi gente’ criticó las nominaciones de los Latin GRAMMYs por no apoyar el reggaetón. Residente señaló entonces que Balvin no recibe nominaciones porque hace música de usar y tirar, y sugirió al colombiano que «deje de hacer hot dogs». Balvin contestó con humor, publicando una imagen en la que posaba junto a un carrito de perritos calientes, para promocionar el remix de ‘Sal y perrea’ con Sech y Daddy Yankee. Balvin le quitaba hierro al asunto, Residente se lo vuelve a añadir.

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Jordi Bardají