- Publicidad -

Ladilla Rusa / Costumbrismo mágico

Lo mejor: 'Kitt y los coches del pasado', 'Macarrones pop', 'La puta (m)ama', 'Todos los días lo mismo'
Te gustará si te gustan: Ojete Calor, Las Bistecs, Chico y Chica
Escúchalo: Youtube

Hace poco, no sé muy bien cómo, mis amigos y yo terminamos en un tardeo donde pinchaban Ojete Calor. El dúo tiene sus canciones más y menos graciosas, pero aquello fue un fiestón, con llenazo, divertidísimo, del que tuvieron que echarnos con las escobas. Una gran sesión con alguna voz «live» donde no estaba muy claro si preferías sus hitazos o los ajenos: ¡pincharon el villancico de Mariah Carey en pleno mes de junio!

Lo mismo puede decirse de Ladilla Rusa, que no han hecho sino ganar adeptos desde su debut ‘Estado del malestar’. Su humor a veces no es el más inteligente, puedes perder el tiempo intentando explicar que la pérdida de Las Bistecs es una gran desgracia porque hilaban muchísimo más fino. Pero no merece la pena. Porque cualquier día te encontrarás en primera fila de vete a saber dónde gritando, como si te fuera la vida en ello, que «mírate esta foto donde el rey del pop fregaba los platos con McCartney, Paul».

- Publicidad -

La comparación del segundo disco de Ladilla Rusa con una sesión de DJ no es baladí. Las referencias a elementos de la cultura pop en sus letras y melodías son tales que casi parecen samples. Cuando no son recreaciones. ‘Los famosos también’ es un merengue que imagina la vida de Sharon Stone, Harrison Ford, Robert de Niro o Whoopie Goldberg hasta el punto de que estos deberían exigir un copyright. ‘Conchi Coach’, con Alba Rihe de Las Bistecs, se inspira en Las Ronettes y ‘Ritmo de la noche’, y además cita a La Prohibida antes de que La Prohibida aparezca para entonar un texto con la melodía de ‘Baloncesto’, hasta el punto de que Víctor Algora debería exigir un copyright.

A un metro medio de ti‘ es una techno-rumba de pandemia, tipo Camela, que utiliza el verbo «camelar». Y ‘Todos los días lo mismo’ se define como «el gran himno obrero ladillo», con inspiración aparente en el gran hit de María Isabel. Porque hemos venido a bailar y tenemos derecho a estar de fiesta, que decían los Beastie Boys.

- Publicidad -

No se puede decir que musicalmente ‘Costumbrismo mágico’ no sea aventurero, pues además de todos los géneros citados, el punk aparece en ‘Club de petanca’ y ‘La padrina’ se presenta como «una tarantella napolitana» sobre una señora de Lleida que es pastelera y narcotraficante a la vez. Albert Pla es uno de los invitados imposibles de este tema, como Leonardo Dantés lo había sido en ‘Los famosos también’.

Y aun así el disco tiene su unidad, que no es otra que el morro y el descaro que gasta el proyecto de Víctor F Clares y Tania Lozano, con Ignacio Miranda a cargo de la música. Morro que les permite dedicar a la ultraderecha ‘Qué ladilla’, a meter aquí meadas (‘Todos los días lo mismo’), himnos de empoderamiento como hechos por Almodóvar o Carlos Berlanga (‘La puta (m)amá’ es como ‘La funcionaria asesina’ cantada por Chus Lampreave) y singles que son disco de oro o platino. ‘Kitt y los coches del pasado’, con un Ganglio haciendo de Kitt y su guiño travesti es a todas luces un clásico del pop español.

Discos recomendados