Demi Lovato / HOLY FVCK

Demi Lovato cuenta que, al componer ‘HOLY FVCK’, su nuevo álbum, «quería explorar la dicotomía entre las ideas y los sentimientos a los que todos nos enfrentamos: lo bueno y lo malo, lo divino y lo malo, la ira y el amor». En ‘FEED’, la penúltima pista del disco, Demi canta que contiene a «dos lobos dentro de mí, y yo decido a cuál alimentar». Es el resumen del disco, aunque quizá no todos lleguen a él después de 50 minutos de rock duro, guitarrazos y gritos cantados a pleno pulmón que caen como rayos en el cielo.

En ‘HOLY FVCK’ conviven múltiples caras de Demi: la célebre, la sexual, la adicta, la religiosa, la madura, la romántica, la existencialista, la «freak». El disco es una batalla constante de pensamientos, algunos iracundos y otros reflexivos, pero Demi consigue hilarlos en uno de sus trabajos más cohesivos. ‘HOLY FVCK’ es rockero de principio a fin, también oscuro, pero su sonido supone una evolución natural para una artista que aparecía en la portada de su debut sosteniendo una guitarra eléctrica. Más de 10 años después, y con su bagaje vital, Demi tiene una visión de la vida más oscura, pero también más sabia.

Quien es más sabio también es más libre, y Demi no es otra cosa que libre en su nuevo disco. Libre, por ejemplo, de opinar abiertamente sobre la fama en la inicial ‘FREAK’ en la que, con la compañía de YUNGBLUD, compara la visibilidad pública con ser un «trozo de carne». Libre para admitir que la adicción aún le persigue en el single a lo Hole de ‘SKIN OF MY TEETH‘, o para decidir su propia identidad de género en ‘EAT ME’, o para pedir autenticidad en ‘SUBSTANCE‘ porque siente que el mundo es demasiado artificial. Libre, también, para comprender que ella puede ser «novia y sexorcista», todo a la vez, en ‘HOLY FVCK’, sin que ninguna cosa excluya a la otra.

La independencia de Demi se refleja en un álbum que, salvo milagro, no producirá hits comerciales, pero que tampoco diluye su discurso. En ese sentido cabe mencionar referencias como el último disco de Halsey

o incluso el segundo de Kelly Clarkson pero, sobre todo, a grupos como Royal Blood, a los que recuerdan los guitarrazos apisonadores de ‘FREAK’, ‘BONES’ o ‘HEAVEN’. Demi sí coquetea con sonidos más suaves, por ejemplo, en el pop-punk ligero de ‘SUBSTANCE’, el más similar a Paramore, o en la melódica balada final ‘4 EVER 4 ME’, pero en ‘HOLY FVCK’ las guitarras y las baterías no tienen miedo a atronar. En este sentido, la mejor canción del disco es claramente ‘EAT ME’ con Royal & the Serpent, un pepinazo como pocos ha firmado Demetria, dedicado a su identidad como persona no binaria.

Al contrario que Machine Gun Kelly o Pale Waves, Demi sí consigue hacer propio el sonido pop-rock de ‘HOLY FVCK’ gracias a sus cuerdas vocales. A veces se pasa de histriónica, pero no cabe duda que a su voz le sienta como un guante este tipo de sonidos. Además, sus letras pueden llegar a conmover como lo hacen en ‘HAPPY ENDING’, donde se pregunta si se pasará toda la vida buscando un «final feliz» que nunca llega mientras recae continuamente en la depresión. O en ‘DEAD FRIENDS’, donde lidia con el sentimiento de culpa por haber sobrevivido a una sobredosis mientras amigos suyos no han tenido igual suerte. Y, a pesar de que Demi explora la oscuridad de su psique repetidamente a lo largo del disco, nunca cae del todo en la desesperación. En la final ‘4 EVER 4 ME’ entrega una simple canción de amor.

Pese a lo cohesivo, ‘HOLY FVCK’ funcionaría mejor con una secuencia más acortada: el primer tramo no da tregua, lo cual incluye también el épico single ’29’, sobre el gusto de su ex por las chicas mucho más jóvenes que él. A partir de ‘HOLY FVCK’ se va sucediendo una serie de composiciones que redundan en lo mismo sin ofrecer, musicalmente, nada especialmente interesante. Hay algún eco grunge (‘WASTED’) y dosmilero (‘FEED’) pero la sensación que deja ‘HOLY FVCK’, al final, es de empacho. En ese sentido, la variedad del disco anterior jugó totalmente a su favor, pero que Demi entregue un álbum tan medido a estas alturas de su carrera solo puede considerarse una buena noticia.

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Jordi Bardají
Tags: demi lovato