- Publicidad -

La gira de Natalia Lacunza busca su sitio

Natalia Lacunza disfrutó el pasado jueves de un nutrido sold-out en la Sala Paqui de Madrid (OchoyMedio). Para cuando terminó el concierto, tenía reservada la sorpresa de proyectar que el 29 de septiembre del año que viene actuará en un espacio más grande, La Riviera, «para que nadie se quede fuera», como apuntó en Instagram.

Vive la cantante un momento dulce por la aceptación de su debut ‘Tiene que ser para mí’, uno de los mejores discos de 2022, y el público estaba ahí para acogerla tanto a ella como a su banda compuesta por mujeres, interpretando las canciones de este álbum y algunos temas pasados.

- Publicidad -

Los conciertos con todas las localidades agotadas con antelación suelen ser un caballo ganador. La gente convierte en un karaoke colectivo temas perdidos como el synth-popero ‘Nuestro nombre’, el grito comunitario de «eres un hombre malo» hace pensar que ‘No me querías tanto’ es todo un clásico, la comunión es absoluta cuando Natalia Lacunza ondea una bandera LGTB+ en ‘Cuestión de suerte’; y cuando coge el móvil de un/a/e fan durante ‘Muchas cosas’ para grabarse a sí misma cantando.

Es Natalia Lacunza también agradecida con sus influencias, y así, ‘Olivia’ termina convertida abiertamente en ‘Crazy’ de Gnarls Barkley, y ‘Mi sitio’, mi debilidad de ese último disco, se entremezcla con ‘Dreams’ de Fleetwood Mac, justo ahora que se ha muerto Christine McVie. No me había dado cuenta, pero el parecido está ahí. La parte negativa es que el concierto abusa de los medios tiempos y las baladas, como el bolero ‘Tiempo atrás’, cuando la sala y su llenazo están más orientados a la fiesta colectiva. Pienso en los fiestones que han montado Yelle, Samantha Hudson o PUTOCHINOMARICÓN en el mismo lugar o en los pogos de Triángulo de Amor Bizarro.

- Publicidad -

Aun así, la cantante tenía ases en la manga. Esta vez sí interpretó el macrohit ‘nana triste’ mientras todo el mundo grababa con el móvil, y pese a que Guitarricadelafuente no pasó por allí. Sí lo hicieron RUPTURA para ‘Cartas de amor’ y María Escarmiento para un tema inédito al que ya podéis echar un ojo en Youtube. Y es que Lacunza también estrenó canciones nuevas (una que hablaba de la carencia de «letras del abecedario»). Al final, su drum&bass ‘Todo va a cambiar’ relució en el bis, ojalá anticipando lo que podría dar de sí en un festival. De momento, su set encaja más en teatros.

Nacho Nabscab

Discos recomendados

Ryuichi Sakamoto / 12

La Élite / Nuevo punk