Rouss / Asintomático

Con más y con menos suerte, a veces los productores en la sombra deciden lanzar sus propios álbumes. No ha sido una de las ambiciones de Max Martin, pero sí de Timbaland. En el mundo latino, Tainy sacó el año pasado un álbum digno de sus colaboradores habituales, incluso superior por momentos. Entre quienes decidieron coger el micrófono por sí mismos, Alizzz se ha convertido en una voz intergeneracional con canciones llenas de sentimiento y costumbrismo.

El caso de Pablo Rouss, ahora magnificado por su participación en Operación Triunfo 2023, es particular. Se curtió como técnico de sonido en la escena metalera, después se especializó en producción vocal con gente tan dispar como Hens o David Bisbal, pasando por Belén Aguilera, a la que considera su “hermana”, ambos en un proceso de aprendizaje continuo el uno del otro. En 2023 ya había publicado un disco en el que colaboraban ciento y la madre. Por ‘Ciclos’ pasaron Maikel Delacalle con Cruz Cafuné, Samuraï, Álvaro de Luna, Recycled J o la misma Belén Aguilera. Y sin embargo, lejos de oportunismos y esas ganas de salir en playlists que tiene todo el mundo, ‘Asintomático’ es un disco mucho más interesante.

Inspirado por la muerte de su madre, que sufrió cáncer durante 10 años, Rouss ofrece 10 canciones hechas con el corazón en la mano, que no se conforman con la tristeza o la autocompasión, sino que se esfuerzan por heredar de su progenitora el optimismo que mantuvo durante la enfermedad. Respetando, también, que cada uno se tome la muerte o el luto como buenamente pueda, o que dé importancia a las cosas que considere. ‘Asintomático’ no te da lecciones, simplemente comparte una experiencia.

Este ejercicio tan sano de hablar de la muerte, aún un tabú en la sociedad, presenta diferentes puntos de vista. ‘No me presiones’ es una carta hecha a los amigos sobre la necesidad de estar mal, de aislarse, sobre el derecho de no contestar mensajes durante un tiempo, y una petición a sus allegados de que sigan ahí cuando logre recomponerse. Llama la atención que ‘Ojalá’ opte por una producción luminosa pese a alguna línea tan triste como “necesito verte una vez más”; o que el disco escoja cerrarse con dos canciones tan alegres como ‘Pensando en los dos’ y ‘Despedidas’.

Con todo, los momentos tristes son llamativos. Como él dice, tocarán a quien haya pasado por una pérdida reciente ‘La pena’, la canción con la que más ha llorado a la hora de componer; la acústica ’La vida es un regalo’, en la que lleva su modesta voz al límite, incluso con un lenguaje totalmente coloquial (“si te soy sincero, estoy cagado”); o ‘Punto y aparte’, la producción electrónica que se aprovecha de los recursos más tristes de cajas de ritmos y pianos.

James Blake habría hecho un disco lleno de canciones como esta última, sobre la muerte. Desde su modestia, ‘Asintomático’ se beneficia de ofrecer diferentes prismas sobre un tema en torno al que conocemos muy pocos. No habría adivinado que el álbum de Pablo Rouss sobre la muerte de su madre contendría pepinazos de electropop como ‘Ojalá’ o de disco-funk con trazos de rap como ‘Pensando en los dos’. Que convertiría «hoy ha sido un día de mierda» en semejante estribillazo.

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Sebas E. Alonso
Tags: rouss