Salvador (Puig Antich)

Por | 29 Sep 06, 9:52

salvador.jpgPor fin, una película de producción española bien dirigida, con una historia contada en condiciones y con unos actores que actúan de verdad. ¿Qué ha pasado? Que he ido al cine a ver ‘Salvador (Puig Antich)’, la última película de Manuel Huerga y la más digna competidora de ‘Volver’ en la gala de los Goya.

‘Salvador’ está basada en la vida de Salvador Puig Antich, un joven militante barcelonés del Movimiento Ibérico de Liberación (MIL) que murió ejecutado en 1974 cuando el franquismo daba sus últimos coletazos. De hecho, Puig Antich fue el penúltimo condenado a muerte de la dictadura, dudoso honor que se produjo por obra y gracia del garrote vil, un aparato inmundo que no sólo acaba con el ajusticiado de una manera indigna, sino también lenta y dolorosa -tarda unos veinte minutos en dejar de respirar-. A lo largo de toda la película somos testigos de las últimas semanas de vida de Salvador (un magnífico Daniel Brühl), que tienen lugar en la cárcel mientras prepara su caso con su abogado (Tristán Ulloa). Las conversaciones que mantienen se intercalan con flashbacks de la militancia del protagonista en el MIL, de las primeras acciones, de la evolución de este grupo y de las relaciones que iba manteniendo tanto con los compañeros de partido como con su familia y novias (primero Leonor Watling y luego Ingrid Rubio).

En este film vemos a Salvador como un hombre que se rebeló contra esa dictadura que consideraba injusta, que sabía perfectamente lo que hacía al introducirse en el MIL pero, ante todo, que no era ningún mártir. Murió conmoviendo a esa gran parte de la sociedad de aquel tardofranquismo que vio cómo los esfuerzos de su abogado eran inútiles para obtener el indulto, pero Puig Antich mantuvo la cabeza bien alta y sus ideas revolucionarias hasta el último momento.

Lo que más sorprende de esta película es la manera que tienen los personajes de desenvolverse en ella; realmente, los actores han conseguido -perdón por la palabra- interactuar de una manera tan natural que llega un momento en que el espectador pierde la noción de estar en el cine. Por una vez, se ve a profesionales que no sólo se aprenden un guión y lo memorizan, sino que también sienten y dan vida (pero de verdad) a los personajes que interpretan. Hasta una actriz tan limitada como Ingrid Rubio consigue que Margalida (última novia de Salvador) sea veraz y creíble. Mención especial merece Leonardo Sbaraglia, que no sólo borra su acento argentino como por arte de magia sino que consigue que el carcelero que interpreta sea una pieza fundamental en el film. Es conmovedor ver la evolución del personaje que empieza siendo un furibundo funcionario de prisiones descerebrado que desprecia al protagonista y termina llorando el día de su ejecución debido a la estrecha relación que se va fraguando entre ellos. Pero, sin lugar a dudas, lo más destacable es Daniel Brühl en el papel de Salvador; una interpretación sencilla y sin afectaciones pero que el talento del actor hace que brille por encima de todas las demás. Una gran elección por parte del director.

Esa naturalidad de los actores se aprecia también en la forma que tienen de utilizar el catalán, exactamente igual que en la vida real. Los personajes pasan del catalán al castellano, y viceversa, según con quien estén hablando, como sucede también fuera de la pantalla. Sorprende mucho escuchar a Daniel Brühl -hijo de alemán y barcelonesa- hablando en ambos idiomas con tanta corrección. También es una sorpresa Leonor Watling hablando en catalán.

Es más que recomendable ir a ver ‘Salvador’ por todos los motivos que antes he expuesto pero, sobre todo, porque hay que tener un poquito de memoria histórica y no olvidar que hace poco más de treinta años todavía se ajusticiaba con garrote vil a los presos políticos en este país. Y porque hay más formas de recordar los últimos años del franquismo además de la de ‘Cuéntame’. 9

  • Varias apreciaciones. De acuerdo en que la película está muy bien y refleja con verosimilitud lo ocurrido con Salvador y aquellos años (y el final, pese a ser conocido, no deja de ser espeluznante y agónico, difícil mantener la mirada en la pantalla), y no lo “vende” como un santo (al mostrar como implica a su exnovia en la trama) pero para mí se queda algo corta en aspectos políticos y sociales y larga en el tema “familiar” (creo que poca gente se dará cuenta de uno de los mejores diálogos de la película, lleno de significado: cuando Oriol (Joel Joan) ve entrar en la cárcel a los líderes de la oposición democrática.

    Lo de Ingrid Rubio limitada…a mí me parece muy buena actriz (aunque sin mucha suerte en los papeles, eso es verdad) y todavía hace poco el gran Boyero hablaba muy bien de ella como actriz. (Aunque en la peli, junto a Bruhl, destaca Celso Bugallo…esos silencios dicen mucho..).

    Y la escena con Suzanne de fondo… :_)

  • Pingback: La última película()

  • Tengo ganas de verla, lo malo es que todos los estremos de pelis buenas coinciden en otoño, es demencial…

    Patata, pasa de las críticas como la del que “se dormía” leyendo lo de Chernobil..parece que hay gente que no puede leer algo que tenga más de 3 párrafos. A mi me gusta cómo escribes, claro, directo y con estilo.

    Sobre el tema de la peli, y aunuqe sea algo off-topic, el otro día tuve el placer de ver El Verdugo, de Luis G. Berlanga. Siempre la incluyen entre las pelis de visionado obligatorio, y lo es: muestra una España muy muy gris, la que teníamos hace no tantos años, a través de un verdugo obligado a dedicarse a aplicar la pena capital a través del garrote vil para poder quedarse con un piso…y yo que pensaba que ahora nos tienen agarrados por los cojones con las hipotecas. Muy buena peli, el final me pareció demoledor, con ese grupo de gente “guapa” bebiendo y pasándoselo bien en un barco en mallorca mientras el resto de la sociedad estaba completamente oprimida…muy recomendable

  • El Verdugo es una obra maestra!!! me acordé de ella también viendo Salvador en un determinado momento…sería una sesión doble magnífica

    Ahora podría entrar en por qué Berlanga me parece trillones de veces mejor director que Almodóvar… ;)

  • Chico, no he visto mucho Berlanga..parte de El Verdugo, qué otras obras suyas recomendarías? a mi tampoco me entusiasma Almodovar, aunque algunas de sus pelis están bien…volver, sin ir más lejos, y si hubiese suprimido algunos lloros de magdalena-Penélope, está muy bien..

  • Pues otra que no te puedes perder es Plácido, maravillosa. En plan humor ácido a más no poder, la trilogía de la Escopeta Nacional (sobre todo la primera). También destacan Calabuch y Los jueves, milagro.

    Pero ya te digo, El Verdugo y Plácido, imprescindibles.

    ps: y de Berlanga podemos pasar a su mano derecha, Rafael Azcona (El cochecito, El Pisito…)

  • sergio

    No he visto la película, pero dicen que está muy exagerado el tema de la reacción ciudadana. Puig Antich no militaba en la oposición oficial (PCE, sindicatos) y el MIL era considerado poco menos que delincuencia común (lo que sería el GRAPO ahora), así que su muerte pasó poco menos que desapercibida.

  • Por fin, una película de producción española bien dirigida, con una historia contada en condiciones y con unos actores que actúan de verdad.”

    Lo de “por fin” no sé con qué “desde cuándo” se corresponde, pero, sea como sea, estoy seguro de que es una exageración y si no, una injusticia (el especificar española en lugar de cualquier otro país).

  • t-clas

    Totalmente de acuerdo.
    Huerga es una realizador excepcional. Quien pueda recuperar la serie musical “Arsenal” de la TV3 de los 80 tendrá una buena muestra. O su gran etapa al frente de BTV.
    EL único `pero´ imperdonable a la peli es la no inclusión en la banda sonora de “A Margalida” , la preciosa canción que Joan Isaac dedicó al caso en aquel momento.El otro día alguien se quejaba de lo mismo en un periódico. Si os la bajais (está !!) , tendreis un elemento más para acompañar el recuerdo de la película. Aunque con el final que ésta tiene y la canción hubiera sido imposible no llorar (pero ya pataleando)

  • Tenía ganas de ver esta película y me acaba de convencer Chicomancha con eso de “para mí se queda algo corta en aspectos políticos y sociales”.

    Estoy harto de ver películas que ponen a unos como los buenos (suelen ser los perdedores) y a otros como los malos malísimos que se regocijan con el dolor de los demás (los ganadores). Que el guión no sea de un color determinado (normalmente rojo) no significa que no tenga crítica.

    A ver si cunde el ejemplo y los directores españoles dejan de volcar sus ideologías sobre las películas que hacen (coño) y se dedican a hacer películas, sin más.

  • mazinger

    Mi punto de vista coincide más con este otro, aunque yo salvaría algunas cosas de la peli:

    http://www.laoffoffcritica.com/criticas/cr20060918.html

  • Jesús, pues en esta ni los buenos son tan buenos ni los malos son tan malos. Mi comentario iba más porque para alguien que no tenga mucha idea de lo que pasaba en aquella época (gente muy joven por ejemplo) igual no entienden lo de trabajar desde la clandestinidad, las relaciones entre estos movimientos “revolucionarios” y la oposición democrática, etc..

    Y sobre el comentario de Sergio, no es cierto que pasase desapercibida. La historia de Puig Antich es muy conocida (yo la conocía antes de la película, y en aquellos años ni había nacido), aunque sí es cierto que donde más se vivió la agitación en las calles y concienciación social fue en Cataluña.

  • Parace ser que los faliliares de Salvador han estado muy cerca de la peli pero no así sus antiguos compañeros del MIL porque consideran que la trayecctoria política del encausado no se ha reflejado convenientemente:

    http://www.alasbarricadas.org/noticias/?q=node/3513

    Lo malo del MIL y de Puig Antich es que no es del todo difícil sentirse identificado con estos peludos idealistas que escuchaban jazz francés…

  • DamagedGoods

    ¿El gran Boyero? Yo no le aguanto.

  • yo tb la he visto y estoy totalmente de acuerdo contigo. es buena pero es bastante dura (imposible no llorar), pero es un ejercicio q deberíamos hacer. los actores genial (aunque a sbaraglia le hayan puesto esa nariz pegote), y mérito añadido lo del catalán, ya que muchos de los actores no son catalanoparlantes y no lo hacen nada mal… una curiosidad, como se proyecta la peli fuera de catalunya? doblada, subtitulada???

  • zuëll

    Hay mucho cine español para salvar. De lo último?? “La noche de los girasoles” … impresionante.
    Ah! y me encanta Alatriste.
    Y me gusta “volver”, pese a pene…

  • Jorge

    No la he visto todavía, lo haré este finde (haré doblete con Miami Vice).

    Pero si es tan buena, ¿por qué no la mandan a los Oscar? Creo recordar que películas que tratan escenarios similares como ‘Missing’ y ‘La historia oficial’ se llevaron la estatuilla.

    Tampoco es que los Oscar importen mucho a estas alturas, pero parece que antes y después de Almodovár (con acento en la segunda a, como dicen ellos) no hay nada español exportable.

  • Subtitulada. La llegan a traducir y sería mutilar la película.

    Y Boyero y Gasset son los mejores críticos de cine de este país con muuuuuuuuuuuuucha diferencia (ambos además con un fantástico sentido del humor…y un gran gusto musical)

  • Y Boyero y Gasset son los mejores críticos de cine de este país con muuuuuuuuuuuuucha diferencia (ambos además con un fantástico sentido del humor…y un gran gusto musical)

    Dudo si esto es una burrada o simplemente una boutade. La pregunta es, ¿cón quién los estás comparando, con Carlos Pumares y José Luis Garci o con Álvaro Arroba, Àngel Quintana y Carlos Losilla?

  • chicomancha

    Pues con quien quieras compararlos…pero no soporto a los críticos pedantes, con lo que un : no me gusta una mierda de Boyero me vale por toda la palabrería de los demás. Punto.

  • radcliffe

    Yo la he encontrado un pelín almíbarada (ese final!!!!!), pero está entretenida y aunque vale más como melodrama que como cine político (la motivaciones e ideología del personaje están bastante desdibujadas) está bien hecha y engancha. Mención especial para la banda sonora, sobre todo el magnífico empleo del “locomotive breath” de Jethro Tull en la escena del atraco o el “Starless” de King Crimson (la MEJOR pieza de música jamás escrita) para ambientar las escenas del golpe de Estado en Chile.

  • La verdad es que la peli me ha encantado, pero me ha hecho sufrir muchísimo… Se me ha quedado un mal cuerpo al final que pocas han conseguido. Quizá por eso me parece tan buena, porque es capaz de hacer sentir cosas a la gente más allá de la típica lágrima tonta o un “ohhhh” por los efectos especiales. Por cierto, no sabía yo que Daniel Brühl hablara español (y catalán)… aysss, cómo me gusta ese chico :D

  • Parker

    A mi la pelicula me parecio lacrimogena y que buscaba lo facil en todo momento. No conocia a Puig Antic y no se si era asi o la pelicula le hace un flaco favor pero te lo intentan pintar como un superheroe y un martir y en el fondo para mi subrayan el hecho de que esta mas cerca de un criminal comun que de un politico, revolucionario o rellenalo-como-quieras.
    Y se te ha olvidado comentar ese final con imagenes del 11-M, Osama Bin Laden, George Bush y todo el monte es oregano.

  • lizard king..

    como catalán que soy decir que acabe la pelicula llorando, dejando de lado ideologías sientes como a pesar de todo lo que pudiera hacer salvador el final fue horroroso y eso huerga lo consigue plasmar que es lo importante, la cuestión es criticar logicamente pero no olvidemos que es cine no un documental así que dejemonos llevar un poco mas y obviemos detalles políticos que los sabemos todos y concienciemonos de la situación dejando fluir por nuestra espina dorsal un sentimiento de repugnancia hacia los nacionalismos extremistas..

  • ciboulette

    No he visto todavia la película aunque ayer en El Pais lei un artículo estupendo de Marcos Ordoñez titulado “el otro muerto”.Y a raiz de él me da que tal vez “Salvador” sea un pelín maniquea.

  • Amiguito
  • Mareta

    Ayer mismo vi la película y me sorprendió positivamente. La película es lo que pretende ser, no creo que necesite más aspecto político o menos aspecto dramático. Para lo que pretende contar, me parece que lo hace muy muy bien. Y el toque actual que tiene, formal y técnicamente, me encantó, porque no resulta chocante con lo que estás viendo, no parece fuera de lugar.

    Me parece una peli muy bien conseguida, bien hecha. Y donde para nada ponen a los ‘buenos’ como superheroes y a los ‘malos’ como malísisimos villanos, al contrario, me parece bastante informativa más que reivindicativa.

    Buen cine, sí.

  • NiCo

    Al comienzo de la película, sentí vergüenza ajena. Apología al terrorismo. Se intenta hacer válido, el uso de la violencia, robos, atracos, para financiar un grupo armado.
    Me parece inaceptable el echo de que intenten meternos/vendernos a un bondadoso salvador. No, no lo era. Si bien salvador, únicamente conduce, sabe perfectamente en lo que está metido. De hecho, se repite constantemente a lo largo de la película, “ahora vamos a cara descubierta porque no estamos fichados; ahora vamos cubiertos porque nos persiguen”. No señores, no somos tontos.
    Más allá de su conciencia política anti-franquista, y del significado que tomó su nombre, figura, muerte, veo a un tipo, como cualquier otro, que lucha por un cambio. Por una ¿verdad?

    Y para terminar, teniendo en cuenta el actual ambiente (caldeado) gobierno central – Cataluña, esta película no hace más que reforzar, la máxima catalana de: “somos diferentes, no nos entienden”.

  • Pingback: El laberinto del fauno at jenesaispop.com()

  • Pingback: Premios Ondas, ¿de qué vais? at jenesaispop.com()

  • Alexis Carrington

    Por fin, casi con dos meses de retraso y todavía con el corazón encogido, puedo escribir sobre este peliculón que me ha emocionado como hce mucho no me emocionaba en la gran pantalla. Quien con películas así no se reconcilie con el cine español es porque no quiere. En plena resaca electoral, con Catalunya en el candelero, coincido con Patata en el gran acierto que ha sido el uso del catalán y el castellano. No obstante, y una vez vistas las 3 películas que fueron candidatas a representar a España en los Oscar, me parece que la elección de Volver ha sido la adecuada, o al menos la que más probabilidades de éxito tiene. A mí de Salvador me ha emocionado sobre todo el hecho de pensar que cuando yo echaba a andar, todavía en España se daban estos hechos. Para un americano medio, incluido un californiano, que es donde se celebra la gala de los Oscar, la pena de muerte es el pan nuestro de cada día y dudo de que la academia pudiera valorar lo que supuso la lucha de Salvador y la atrocidad que supone su ejecución. Enhorabuena a Huerga y a todo el equipo.

  • Bueno, bueno, gente. He visto por aquí cosillas que me han sorprendido: por ejemplo, alguien comentaba más arriba que a ver si se dejaban los directores de cine españoles de meter sus ideologías políticas en las películas.
    Pregunto yo cómo entonces vamos a comprender la realidad histórica de nuestro país, cómo vamos a conocerla porque… la españa media y baja (y la alta) no lee, no le interesa nada, no se informa, y estamos perdiendo toda la memoria histórica que podía quedarnos, dejándonos con una laguna generacional que más nos valdría llorarla.
    Salvador Puig Antich me hizo llorar, y no por eso me parece un bodrio lacrimógeno que busca hacer de un público gente sensiblera. Me pareció, eso sí, que buscaba concienciar, decirnos: miren, esto pasaba hace muy poco, esto pasaba y así era. Ni más ni menos, nada ha sido suavizado, la película nos ha mostrado una realidad donde no se heroiza a nadie, donde la verdad se deja entrever eb la celosía de las mentiras de nuestra “querida” España de derechas. No, no tiene nada que ver con Cataluña, no tiene nada que ver con su intención. Tiene que ver con el mundo, con nuestros padres y con nosotros, con lo que se luchaba en aquella época por cambiar las cosas.
    Aquí es donde entro a comentar dos cuestiones ya abordadas: la de que si nos intentaban vender la actitud beligerante como método y la de si fue un caso sonado o no en España. Bueno, debió serlo: soy Canaria, y bastante joven (no llego siquiera a los veinte) y aquí fue una conmoción. Todo el mundo sabía que Salvador Puig Antich era asesinado. Algunos a favor, otros en contra, todos lo supieron; muchos protestaron. Pero… Piénsenlo: Perdemos nuestra memoria, ¿Cómo pueden decir que no fue un hecho que involucró a un país entero si no conocen nada de ese período de tiempo?
    En relación con la primera cuestión… Bueno, yo sí creo que la lucha armada es un camino factible para la revolución y el cambio (¿No lo fue la guerra civil? ¿No lo fue la resistencia del Che en tantos sitios de este planeta hasta que lo mataron?), pero en la película y en la historia de Salvador no vemos eso exactamente: vemos a un grupo que necesita financiar movilizaciones, financiar partidos, financiar la lucha y la clandestinidad, y ese dinero lo tienen los bancos. Entonces, no queda más remedio que robar bancos para hacer posible la lucha.

    Es solo mi opinión, pero creo que debería reflexinonarse en esta preciosa película que tiene mucho de política, sí, pero más de libertad, de lucha y de género humano. Incluso, si me apuran, de esperanza.

  • Silence, estoy un poco de acuerdo con algunas cosas que has comentado aquí, pero me sorprende una parte de tu comentario. A mí no me parece que la lucha armada deba utilizarse para nada. Me parece una barbaridad, por mucho Che y por mucha historia. La lucha armada es la forma que tienen los débiles de imponer sus ideas por la fuerza.

    No digo que en algunos casos, la idea de lucha armada haya sido idolatrada y haya quedado muy bien disfrazada junto con determinadas actitudes que nos provocan simpatía (hablo por ejemplo del Che). Sin embargo, me parece una canallada eso de defender tus ideas por la fuerza. Principalmente porque, al igual que lo pueden hacer unos que nos caen mejor y cuyas ideas nos encantan; pueden venir los del bando contrario y hacer exactamente lo mismo. Yo estoy convencido de que la violencia es algo que sólo utilizan los ignorantes y los que son incapaces de convencer. Sé que con esto me estoy cargando principios históricos tipo la Revolución Francesa, pero que en pleno siglo XXI, se defienda la violencia, me parece una pasada. Sé que a veces puede parecer duro y difícil estar en el exilio por tener unas determinadas ideas y tal, pero la violencia no me parece precisamente la mejor manera de solucionar las cosas.

  • Farala:

    Comprendo perfectamente tu punto de vista y lo respeto, todos tenemos una opinión acerca de este mundo y de las formas de hacerlo mejor. Pero imagina cuantas dictaduras han de abolirse mediante la revolución del pueblo. La misma revolución que el Che llevó a cabo en Bolivia, piensa en ella: dictadura por aquellos años, controlada y puesta expresamente desde Washington. ¿Dices, entonces, que el pueblo no debió alzarse en armas para defender sus derechos, su pan, su tierra y la dignidad de sus vidas?
    No estoy defendiendo las guerras, las aborrezco con toda la pasión de mi alma. Pero una guerrilla en pos de la libertad de los pueblos, de su independencia, crecimiento, solidaridad y dignidad… Eso me parece un milagro de conciencia.
    La guerra en una sordera de muertos que no caben en las manos, pero al resistencia armada no es, ni debe conocerse como algo oscuro y destructivo: es la forma que tiene el oprimido de levantarse en aras de un futuro mejor, de una vida mejor.

  • Último comentario que dejo sobre el tema, que nos estamos marcando un off-topic en toda regla y no es en absoluto mi intención…

    Creo que la historia nos ha dejado varios ejemplos de revoluciones pacíficas que no han necesitado de las armas para dar unos inmejorables resultados. Para mí no hay ninguna idea ni ninguna situación que merezca un solo muerto, sobre todo porque los que al final se llevan la peor parte o no tienen nada que ver con la historia o son unos mandaos.

  • farala:

    Bastante cierto, pero a veces… inevitable. Y sí, lo dejamos, por muy apasionante que sea xD

  • Pingback: La ausencia de Almodóvar at jenesaispop.com()

  • JAIME

    Un anarquista no es un luchador por la libertad, igual que un revolucionario…

    ¿Qué más me dará una dictadura franquista que una del proletariado?

    Las dos me obligarían a pensar como ellos quisieran y las dos me indicarían cómo vivir y comportarme… Y también las dos se dedican a cometer crímenes atroces como éste…

    El fascismo pertenece tanto a la extrema derecha como a la extrema izquierda…

    Que nos dejen vivir en paz a los del medio ;-)

  • Blanca

    Al leer muchos de los comentarios que se han hecho, me he quedado sin palabras, perdonenme si soy maleducada, pero por ejemplo, lo que he leído antes de que no mezclaran ideologias en las peliculas, lo encuentro muy despreciable por su parte, ya que esta, era la realidad en esos dias, era la que se vivía, pero claro, alguien que no ha vivido esos días ni por asomo, no puede entender el dolor que los protagonistas quieren mostrar. Ustedes no pueden entender el extremo de la dictadura, ya que ustedes no sufrieron la peor parte.

    Fue muy duro por todos los catalanes. A nosotros nos proivieron nuestra habla, solo porque un tarado le cogió tal mania a los catalanes a tales extremos, que era capaz de matar a todos aquellos que intentaran levantarse contra ella. Salvador Puig Antich fue solo una de las cientos de personas que murieron de forma tan cruel e inhumana en manos de una alocada idea de un asesino que aun ahora es respetado por mucha gente.

    I aún así decís que no se tenía que revelar? Ustedes en esa situación que harian?

Send this to a friend