Hairspray

Por | 14 Sep 07, 16:37

hairspray2.jpg

Hacía tiempo que no salía tan contento del cine. Y es que pocas cosas me gustan más que caminar por la calle contagiado de la emoción transmitida por una película. Creo que no soy el único, todos de niños hemos querido encontrar un tesoro como los ‘Goonies’, volar como ‘Supermán’, atrapar espíritus como los ‘Cazafantasmas’ o montar en las ferias cantando como en ‘Grease’. Ya creciditos, aunque no lo creamos, seguimos igual, y nos dejamos llevar por la tristeza –hablo de casos reales vistos y sufridos por estos ojitos- de un buen drama como ‘El laberinto del Fauno’ o nos apetece repartir hostias al primer macarra que se nos cruce como hacían las chicas de ‘Death Proof.’ Vamos, que soy súper fan de la empatía.

Afortunadamente, lo que nos pasa después de ver ‘Hairspray’ no supone un peligro para el resto de la sociedad. Todo lo contrario, ya que cantar y bailar por la calle no es delito, creo, y como mucho lo que conseguiremos es que la gente nos mire mal. Aunque insisto, después de ver la película, lo que opinen los demás de ti será lo que menos te importe en el mundo. Vale, la que nos ocupa no es una película perfecta, pero por conseguir lo que consigue se merece estar en la lista de mis favoritas del año. Os voy a dar diez razones por las que todos debemos verla:

1. Para saber quién coño es Zac Efron y preguntarte con razón por qué las niñas tienen las carpetas forradas con su careto cuando el más guapo es el prota negro.
2. Por Michelle Pfeiffer, que vuelve al musical demostrando que lo único bueno de ‘Grease 2’ era ella y lo único bueno de ‘Batman Vuelve’, también. Menos mal que no le dieron su papel a Madonna o Meryl Streep, que eran las que tenían pensadas en un principio.
3. Por ver cómo se mueve y canta Nikki Blonsky, que a pesar de ser una seta algo antipática en la vida real, en la pantalla se convierte en algo así como una Beth Ditto cantando temas de las Pipettes.
4. Por jugar a ‘¿Dónde está Wally?’ buscando a actores de la peli original de John Waters que aparecen en este remake.
5. Por lo mucho que recuerda a la genial ‘La pequeña tienda de los horrores’ –sí, la de la planta carnívora cantante, ¿no os encanta?-.
6. Por demostrarte que a John Travolta no le odiabas tanto como pensabas.
7. Por esa sevillana presidiendo la cama de la pija.
8. Por servir para entender lo duro que son de conseguir los peinados de las viejas los domingos. ¿Vuelve la laca?
9. Porque en un número musical salen ratas y, oh, sorpresa, ¡no cantan!
10. ¿He mencionado ya a Michelle Pfeiffer?

Nota: 7,5

  • chicoedulcorado

    Como que lo mejor de Batman Vuelve es Michelle Pfeiffer. Perdonarme, pero esta pelicula es la mejor de todas. Y creo que una de mis peliculas favoritas!
    Ademas es la polla la pelicula.

    Bueno despues de ver la critica tuya a HairSpray creo que la vere en el cine

    un pa!

  • Jo, vaya día que me estáis dando, entre esto y Sonia y Selena ;)

    ¿Que la Pfeiffer es lo mejor de Batman Vuelve? Sí, sin duda. ¿Lo único bueno? Ni de coña. Danny DeVito haciendo por única vez en su vida un papel brutal, la dirección de arte, el humor negro… ¿dónde se quedan entonces?

    No se puede odiar a John Travolta! Lo único que hay que hacer es no tener en cuenta su última época ;)

    Y hablar de esta peli sin hacer la más mínima referencia a la original de John Waters (que es enormemente mejor, a mí la verdad es que esta me ha dejado frío, ni chicha ni limoná, aunque yo sí entiendo que las adolescentas cubran sus carpetas con Zac Efron, ñam) es un poco así como pecado mortal.

  • Faro

    Piscu, que el Zac Efron no es famoso por esta peli, es famoso por esa maquinaria que se ha sacado de la manga la Disney llamada “High Schol Musical”.

  • a mi tb m encanta michelle pfeiffer y hace tanto q no hace una pelicula decente, o mas bien, hace tanto q no hace una película q habrá q ir a verla…

  • Me quedé anonadado viendo la original de John Waters hace unos años, mientras esperaba en el mostrador del videoclub a los clientes que no llegaban. ¿Está John Travolta a la altura de Divine? Tengo muchas ganas de verla. Ya contaré qué tal.

  • tinky-winky

    A mí me parece infinitamente más divertida la original de John Waters. Fui a ver ésta ayer y me dormí en el cine. No está mal, pero es poco más que un musical para adolescentes, despojada del puntillo “underground” del Waters tiene para mí poco interés, la verdad.

  • Es un remake del musical, no de la película, por eso es más “edulcorada”…

  • Astrakus

    Totalmente de acuerdo con la crítica…excepto en lo de que la Pfeifer es lo único bueno de Grease 2. ¿Y qué pasa con Maxwell Cauldfield? Ese sí que podía haber sido un idolo para quinceañeras y no el sosainas del Zac Efron. Aparte que Grease 2 me parece una peli injustamente menospreciada. A mi me encanta.

  • Creo que debo ser el mayor fan de la Hairspray original: la he visto cienes de veces, me sé los diálogos de memoria. Vi el musical en NY hace un tiempo, con mucha expectación, y me dió bastante bajón. He leído por ahi que Waters estaba encantado de la pasta que le toca por ello (y supongo que mucho más por la peli nueva, mientras su cine se vuelve cada vez más “derranged”). Chapó por él, se debe estar riendo mucho de sistema y flipando con un fenómeno auténticamente pop. Pero Broadway es así: hay que crear un producto para las masas de turistas de todo el mundo que lo consumen, yendo al grano sin sutilezas. El grano en la peli original era algo bastante inabarcable y peligroso para un producto masivo: hablaba sobre el orgullo de los marginados (gordas, negros, bobas, pobres, rojos, beatnicks), y de cómo la determinación y la modernidad les permite vencer la opresión de la burguesía hortera y sus leyes caducas. Salían vómitos, ratas, píldoras de adelgazar, granos de acné explotando en primer plano, la cárcel, senadores, y Rick Ocasek y Pía Zadora fumando porros y desnudándose. Ese final con la prota volviendo de la cárcel con el pelo planchado y el vestido estampado con cucarachas, es irrepetible.

    Pero el musical… buf… Una trama deslavazada, centrada principalmente en el esterotipo de la estética de la época, tratando la segregación como una anécdota, y el travestismo como un chiste repetido hasta el hartazgo. Lo único bueno era el momento ad lib con chistes de judíos, un guiño al público local, pero tuve la mala suerte de no verlo con el cast original de Harvey Fiertein en el papel Edna, el que hacía Divine… ¡Por lo menos lo hacía un gay que ya se había travestido antes!

    Y si Broadway es así, Hollywood es mucho peor. Voy a ver la peli porque seguro que me va a entretener, pero sin la ilusión decepcionada que puse en el musical. Y tan molesto con la elección de Travolta que seguro que no me va a parecer tan mal al final. Ahora bien, ya sé que no tiene nada de lo originalmente político que tenía la peli de Waters…

    Jeje, ¡y ya tengo medio post hecho para cuando la vea!

  • Pingback: jenesaispop.com » ‘Huge’: los gordos no siempre son graciosos()

Send this to a friend