‘La cumbre escarlata’ de Guillermo del Toro: tan preciosa como imperfecta

Por | 16 Oct 15, 11:49

guillermotoroA veces los directores se ponen juguetones y nos sueltan pistas de sus intenciones por boca de sus personajes. A veces, incluso, pasan de sutilezas y directamente nos cuentan de qué va la película para que nadie se lleve a engaño. En ‘La cumbre escarlata’ ocurre lo segundo, y es Mia Wasikowska, en su papel de niña rica aficionada a escribir cuentos de terror, a quien le ha tocado convertirse en el álter ego de Guillermo del Toro cuando alguien le pregunta por uno de sus manuscritos. “No es una historia de fantasmas, es una historia con fantasmas”, responde. Más claro, agua.

No se trata de tomar al espectador por un tonto incapaz de sacar conclusiones por sí mismo. Ni mucho menos. Con este diálogo, el mexicano simplemente te avisa desde el principio de que si lo que esperabas era pasar mucho miedo probablemente hayas entrado en la sala equivocada. Porque algún susto cae, por supuesto. Pero más allá de atmósferas cargadas y sombras que se acercan por la espalda, la suya no deja de ser otra película de amor gótico al más puro estilo Mary Shelley. Un cuento sin demasiados recovecos en el que, salvando las distancias con sus referentes literarios más inmediatos, el monstruo solo es la excusa para enseñarnos algo demasiado humano. El Del Toro de siempre, vamos.

Claro que si su universo ha regresado para lo bueno, también lo hace para lo malo. O diciéndolo de otro modo: a pesar de las buenas intenciones el director deja que la historia se desinfle poco a poco hasta casi quedar en nada. Como si para él lo más importante fuera lo que vemos, y no lo que cuenta. Lo curioso es que, a diferencia de lo que ocurre con Tim Burton, no te cabreas. Lo que ves en pantalla es tan impresionante (hablamos de la película más bella, cuidada y estudiada de toda su filmografía), que incluso perdonas lo desaprovechados que están esos actores que habrían podido ofrecer mucho más si esa mansión, la verdadera protagonista, les hubiera dejado espacio para moverse con libertad.

Pero insisto: no importa. Por una vez, y sin que sirva de precedente, brindemos porque en ‘La cumbre escarlata’ la estética destaque sobre todo lo demás. Por eso y porque Del Toro se haya dejado de robots gigantes para volver a lo que mejor sabe hacer, como ya demostró con ‘El espinazo del diablo‘ y con ‘El laberinto del fauno’, títulos que, por cierto, autorreferencia en varios momentos. Lo dicho, puro Guillermo: imperfecto pero siempre te deja contento. 6,9.

  • GinTONIC

    Supongo que por la estética de la película, no he podido evitar recordar a la actriz en “Alicia en el país de las maravillas” y su terrible interpretación así que con ver el trailer he tenido más que suficiente.

  • my thoughts

    nunca ganará el Oscar como sus compatriotas, se ha quedado estancado en lo mismo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend