NOS Primavera Sound 2016 (viernes): los cambios de Brian Wilson y Beach House

Por | 11 Jun 16, 12:03

beach_house_copyright_hugo_lima-002Los grandes cabezas de cartel del programa de NOS Primavera Sound de este año se concentran en su segundo día. Porque vale que Air tocan el sábado y que Sigur Rós y Animal Collective lo hicieron el jueves, pero es que anoche actuaron, como en Barcelona, casi uno después de otro Brian Wilson, PJ Harvey y Beach House, además de Savages, Tortoise y Mudhoney, entre otros. Abrió la tarde la banda local White Haus con sus ritmos ochenteros desde el escenario Super Bock, a la que siguió Destroyer, que presentó su nuevo disco, ‘Poison Season’, junto a su numerosa banda, entre atento al público y a su bola. No olvidó las habituales ‘Dream Lover’ y ‘Midnight Meet the Rain’, como tampoco la triunfal ‘Kaputt’.

Al contrario de lo que hizo en Barcelona, Brian Wilson y su banda de 10 músicos (!) no dividieron su concierto en una primera parte compuesta por la totalidad de ‘Pet Sounds’ y una segunda parte compuesta por “otros clásicos”. En su lugar, para variar un poco, Wilson y compañía empezaron por el final, ventilándose ‘California Girls’, ‘I Get Around’, ‘Surfer Girl’ y ‘Don’t Worry Baby’, entre otras, en los primeros veinte minutos de show. Después llegó ‘Pet Sounds’ de principio a fin. La cansada voz de Wilson, que alterna melodías vocales con sus músicos, puede irritar a veces, pero las melodías de este disco siguen siendo tan buenas que termina dando igual. ‘Wouldn’t It Be Nice’, ‘Don’t Talk (Put Your Hand On My Shoulders)’, ‘Caroline No’… 50 años después, el álbum aguanta como nunca. Ni cabe decir que ‘God Only Knows’ sigue siendo la canción de este disco más celebrada por el público, pero, en cuanto a recepción popular, ni la mejor canción de ‘Pet Sounds’ puede hacerle frente a los pesos pesados que son ‘Good Vibrations’ y ‘Surfin’ USA’.

El sonido de Savages es corpulento, bruto. En definitiva, hecho para el directo de festival. Y Jehnny Beth, alma del grupo, lo sabe a la perfección. Su concierto rebosa adrenalina, desde el principio hasta el final, especialmente con temas como ‘Adore’, ‘T.I.W.Y.G.’ o la fabulosa ‘I Need Something New’ de por medio, que conforman un repertorio sólido, vigoroso y entretenido, mientras Beth se ocupa de transmitir al público a través de su interpretación la fuerza de las canciones del grupo, por ejemplo, lanzándose al mismo cada vez que puede o quiere, que es más de una vez. Y ojalá siga así porque esta energía dota al show de Savages de cierto elemento impredecible del que carece nuestra siguiente protagonista, PJ Harvey.

pj_harvey_copyright_hugo_lima-005El concierto de PJ Harvey está estudiado al dedillo desde el principio, por lo que no vale la pena lamentar que no hubiera cambios en su set respecto al de Barcelona. Como de costumbre, Harvey estuvo fastuosa, sobre todo en los temas de su disco anterior al nuevo, ‘Let England Shake’, que la artista defiende con especial dignidad, como consciente de su brillantez en comparación con su último largo. Aunque el concierto es una presentación casi íntegra de ‘The Hope Six Demolition Project’, tampoco faltaron en el set de Harvey el instante íntimo de ‘When Under Ether’, escalofriante, ni la intriga sonora de ‘Down by the Water’ y ‘To Bring You My Love. La única pega, que el concierto se hace largo, en primer lugar, porque las dos primeras canciones del repertorio, ‘Chain of Keys’ y ‘The Ministry of Defence’, parecen ambas dos rompehielos; por lo que da la sensación de que el concierto empieza dos veces, mientras la última, ‘River Anacostia’, no parece tan imprescindible en el repertorio y menos cerrando cuando en el álbum es pista 5.

No sé cómo no me volaron las lentillas de los bajos profundos que había en el concierto de Protomartyr. Qué pasote. Si no te dice nada el grupo, te recomiendo que lo veas en vivo. Su líder, Joe Casey, aparece en el escenario vestido como un profesor de inglés al que acaban de despedir, pero su actitud apática frente al micrófono es, extrañamente, de lo más rock ‘n roll que he visto en todo el festival hasta el momento. Grande ‘The Hermit’, por mencionar alguna. El grupo practica un post-punk oscuro y gamberro pero su sonido es serio, tan serio como el concierto que ofreció Beach House después. Su set fue casi idéntico al de Barcelona pero sumó varias pistas, entre ellas la preciosa ‘Rough Song’ y ‘Days of Candy’, con la que cerraron. En medio, clásicos tipo ‘Myth’, ‘Take Care’ u ‘Other People’ se integraron a la perfección con temas como ‘PPP’, ‘Beyond Love’ o una ‘Elegy to the Void’ cuya coda guitarrera fue de otro mundo, demostrando que el grupo escribe mejores canciones a cada nuevo lanzamiento. Y el sonido, por cierto, muy bien.

Fotografías de Hugo Lima para NOS Primavera Sound.

  • Qu

    Qué tendrá que ver que sea la pista 5 para que sea buena o no cerrando un concierto…los REM estuvieron media vida cerrando conciertos con el It’s the end of the world y era la 6 de su disco…

    Por otro lado, a mí River Anacostia me parece un cierre perfecto para ese concierto que hace.

Playlist del mes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR