Las cinco películas clave del mumblecore

Por | 25 Ago 10, 16:00

mumblecoreMumble: Farfullar, mascullar, hablar entre dientes.

Mumblecore: Corriente del cine indie caracterizada por hacer de la falta de medios un signo de distinción ético y estético, y utilizar canales alternativos para su distribución.

“Neorrealismo digital”, “Slackavettes” (mezcla de “flojo” y John Cassavettes, padrino del indie USA) y “Mumblecore” (bautizado por un técnico de sonido al escuchar cómo los actores, más que hablar, murmuraban sus diálogos). Estos son los tres nombres por los que se conoce a este movimiento que lleva unos cinco años produciendo películas por poco dinero, con actores no profesionales, mucha improvisación, interpretaciones naturalistas, planos largos con cámara en mano, sonido cochambroso… ¿Es esto una novedad? No, claro. Es, con más o menos matices, el cine barato e independiente de siempre. El mumblecore es una corriente que no busca inventar nada. Es más un retro-indie (no un post-indie, como he leído por ahí), una reivindicación de los valores éticos y estéticos del cine independiente americano (con Cassavettes como referente principal) frente al indie pijo de Sundance. Cine hecho por veinteañeros y sobre veinteañeros, donde las técnicas de la tele-realidad se mezclan con las nuevas olas sesenteras y el indie de los 90.


Ahora que el movimiento parece a punto de ser fagocitado por la industria, asimilándolo como una etiqueta marketiniana más, vamos a repasar su evolución con los cinco títulos más representativos.

1.-‘Funny Ha Ha’ (2002): Es la película fundacional del mumblecore y una de las mejores. Andrew Bujalski, cabeza visible del movimiento, hace un retrato (hiper)naturalista de la crisis existencial de unos jóvenes recién salidos de la universidad. La película comienza como si estuviera empezada y acaba como si aún no hubiera terminado. Gracias a esa paradoja narrativa y al uso del formato 16mm, el sonido cacharrero y una “telerrealista” puesta en escena, el espectador tiene la sensación de asistir a un retazo de vida de una veinteañera, de estar inmerso en el día a día de una conmovedora postadolescente en permanente estado de “me río por no llorar” (funny ha ha). Bujalski ha continuado puliendo su estilo en las también estupendas ‘Mutual Appreciation’ (2005) y ‘Beeswax’ (2008).

2.-‘Hannah Takes the Stairs’ (2007): Quizá no sea la mejor, pero sí una de las más representativas del movimiento. Quien quiera saber cómo es el “estilo mumblecore” sólo tiene que ver unos minutos de esta película para hacerse una idea: grabación en digital, planos largos con cámara en mano, actores improvisando, jóvenes insatisfechos que conversan entre ellos sobre las relaciones de pareja y el vértigo del salto a la edad adulta. Además, la película es un compendio de las figuras más emblemáticas del movimiento: el director Joe Swanberg, autor de otros mumblecore como ‘Kissing on the Mouth’ (2005), ‘Nights and Weekends’ (2008) o ‘Alexander the Last’ (2009); los directores mumblecore ‘Andrew Bujalski’ y ‘Mark Duplass’ haciendo de actores, y la presencia de la musa del movimiento: la rubia Greta Gerwig y su “peculiar” estilo interpretativo.

3.-‘The Pleasure of Being Robbed’ (2008): El auténtico ovni del movimiento. Una maravillosa rareza que se aleja del estilo más canónico del mumblecore. Austera, lacónica, despojada de la retórica habitual de sus compañeras de viaje, la película de Joshua Safdie mira más al cine europeo de autor o a las películas más radicales de Gus Van Sant que al indie sesentero (o noventero) americano. Rodada en exteriores, con sonido directo casi inaudible y técnicas documentalistas, la película es una lírica aproximación a la andanzas de una pequeña ladrona neoyorquina que utiliza el robo como gesto poético y libertario. Todo un hallazgo.

4.-‘Baghead’ (2008): ¿Una mumblecore de género? Pues sí, así es la sugerente propuesta de los hermanos Duplass -junto a Bujalski, los más emblemáticos mumble-filmmakers-. ¿Por qué no unir los clichés del movimiento con los del cine de terror hiperrealista? ¿Acaso ‘El proyecto de la Bruja de Blair’ no era ya un mumblecore? Los Duplass crean una efectiva mezcla de comedia y terror adolescente, llena de humor metalingüístico y algo inverosímiles juegos de guión, que supone la primera incursión del mumblecore en los circuitos alternativos oficiales (sí, estuvo en Sundance) y su primera mutación hacia su destino definitivo: un domesticado (sub)género dentro de la industria indie.

5.-‘Humpday’ (2009): Junto a ‘In Search of a Midnight Kiss’ (2008) –comedia romántica estrenada incluso en España- es la película más exitosa del mumblecore y, quizá, la que marcará el fin del movimiento tal y como lo conocíamos. A pesar de seguir a rajatabla su gramática, la película poco tiene que ver desde un punto de vista argumental. Ese no-narrar-nada-para-contar-mucho tan característico del mumblecore ha desaparecido. En su lugar queda un sólido guión, muy divertido e interesante (la historia de dos peterpanes aterrados por las claudicaciones y responsabilidades de la vida adulta), pero que lleva la película hacia territorios indies mucho más convencionales.

La Tienda JNSP