Memory Tapes / Player Piano

Por | 05 Jul 11, 12:34

Puede que con la perspectiva que da el tiempo dentro de unos años veamos ‘Seek Magic‘ como un claro precedente de los sonidos chillwave y dreampop electrónico (o como coño los queramos llamar) de proyectos como Washed Out, Toro y Moi o Neon Indian. Aquel debut de Memory Tapes era la consecuencia lógica de la evolución musical de un entonces esquivo Dayve Hawk, que se había dado a conocer como cantante de Hail Social antes de renunciar al rock n roll way of life para cuidar de su hija en la Nueva Jersey rural. Este pasatiempo electrónico de baja fidelidad acabó teniendo más repercusión que cualquiera de sus trabajos anteriores y, dos años después, busca afianzarse con este ‘Player Piano’ que reafirma su carácter casero pero se vuelve aún más pop.


El cambio de sello, del modesto Something In Construction al algo menos modesto Carpark (Beach House, Dan Deacon), parece haberle inspirado a dar un golpe de timón. Los toques de funk y electrónica bailable, que tanto recordaban a Cut Copy en su álbum de debut quedan apartados en ‘Player Piano’, dando paso a una mayor presencia de un pop de guitarras que casi llamaríamos clásico, si no fuera por la constante intervención de glitches indietrónicos y teclados que le colocan mucho más cercano a la neopsicodelia pop de Caribou (el de ‘Andorra’) o Miracle Fortress. Acercándose a los New Order de primeros de los 90, Davey Hawk logra en las vibrantes ‘Wait In The Dark‘, ‘Offers’ o ‘Today Is Our Life‘ (una pieza que muta por minutos hasta una coda de sintéticas cuerdas soul) esa nada común mezcla de pop de calidad y melancolía, que encuentra en el riff de guitarra (ahí sí que es innegable la huella de Sumner) de la luminosa ‘Sun Hits’ su mejor expresión, cuyo aparente positivismo no es sino una engañifa en la que Hawk lanza la aparentemente absurda consigna “life is a dream if you never wake up”, que toma un sentido inquietante al tener en cuenta que el músico padece de insomnio patológico.

Aunque en ‘Player Piano’ Hawk deja claro que puede ser un certero compositor de pop, no se trata de pop convencional, en muchos sentidos similar a las creaciones de Matthew Dear. El particular sonido de teclados y percusiones crea un ambiente común en todo el álbum, que no eclipsa la apariencia optimista de las composiciones pero sí resulta el elemento que conjuga el ambiente casi festivo de una parte del álbum con el tono claramente triste de la otra. Canciones como el sugerente medio tiempo ‘Yes I Know‘, las dos partes de ‘Fell Thru Ice’, el interludio ‘Humming’ o ‘Worries’ contribuyen a que no olvidemos que, según ha explicado Hawk, tratan sobre relaciones destruidas. ‘Trance Sister’, casi al final, sirve de recordatorio de aquel brillo y, además, suena como un mundo de fantasía de la misma galaxia en la que orbitan el geniecillo Deastro o los últimos Flaming Lips.

‘Player Piano’ es un gran paso para Memory Tapes porque muestra que Hawk es un creador mucho más versátil de lo que aparentaba en sus primeros trabajos como Weird Tapes y Memory Cassette, y que va más allá de ser página de relleno para cualquier revista de tendencias. Solo puede achacársele a este disco ese afán por ser fiel a su espíritu DIY de Hawk, ya que a veces uno tiene la sensación de que con más medios el de Nueva Jersey podría llevar sus ideas mucho más lejos. Pero con discos tan jugosos como este, ni él ni nosotros tenemos mucha prisa porque eso ocurra.

‘Player Piano’ está a la venta en iTunes. La edición CD se publicará en España a finales de julio.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Sun Hits’, ‘Wait In The Dark’, ‘Yes I Know’, ‘Offers’.
Te gustará si te gustan: ‘Andorra’ de Caribou, Miracle Fortress, New Order.
Escúchalo: en The Quietus, Spotify

Etiquetas:
  • arista

    justo lo estaba escuchando ahora por primera vez y la sensación es bastante terrible

  • arista

    por cierto, lo escuchaba en spoti

  • Maga

    ¡Qué gran descubrimiento!

  • Dudiwhite

    Grupazo y discazo

Send this to a friend