Rihanna / Talk That Talk

-

- Publicidad -

Rihanna / Talk That Talk

Hace unos días Nile Rodgers nos hablaba sobre los discos de hoy, en los que se implican ocho o nueve productores diferentes, como la antítesis de la forma en que le gusta trabajar. El líder superviviente de Chic, siempre tan amable, no se refería a nadie en concreto, pero era imposible no pensar inmediatamente en este ‘Talk That Talk’ de Rihanna, en el que cualquier parecido con el trallazo del single de presentación, ‘We Found Love‘, es pura coincidencia.

El exceso de variedad siempre ha sido un problema en los discos de Rihanna, con himnos pop históricos como ‘Umbrella’ y ‘Only Girl’ alternándose con las composiciones más mediocres imaginables, como ‘Hate That I Love You’ o ‘California King Bed’, y este regreso al batiburrillo que plantea este sexto álbum no es una excepción. Tras la escucha de ‘Talk That Talk’, es inevitable pensar que ‘Loud‘ es el álbum que mejor ha conseguido cerrar de momento, mucho mejor de lo que parecía. A pesar de los defectos, culminaba el disco aquel dueto con Eminem que parecía contener una referencia al tema que abría el álbum, ‘S&M’.

- Publicidad -

Aquí, todo es más disperso e inconexo. ‘Talk That Talk’ se despide con una de esas baladas para dormir a las vacas, ‘Farewell’, y se abre con una canción que no tiene nada que ver, ‘You Da One’, una de las muchas jamaicanas que encontramos en el álbum, ninguna de las cuales logra acercarse ni de lejos a la efectividad de la malvada ‘Man Down’. El tema central parecen el amor y el sexo, pero ni ‘Cockiness’, con sus referencias a chupar, lamer, comer, tragar y todo eso logra las cuotas de perversión que consiguió en el 92 el ‘Erotica’ de Madonna; ni las canciones de amor, como el medio tiempo guitarrero ‘We All Want Love’, parecen un éxito seguro.

Prueba de lo distante que está este disco de estar bien acabado es ese interludio llamado ‘Birthday Cake’, que acaba con un «fade-out» tan espantoso que tiene que ser una broma. O lo desapercibido que termina pasando el sample de The xx con la producción de Stargate en otra de las canciones sobre la adicción al amor, ‘Drunk On Love’. No era una mala idea convertir la ‘Intro’ de los de Romy Croft en un tema con letra, pero habría casado mejor entre las baladas del último disco de Beyoncé. Aquí, como ese ‘You Da One’ que a pesar de todo termina enganchando, el trance salvaje de ‘Where Have You Been’ o el sample de Metallica producido por Chase & Status de la edición deluxe (‘Red Lipstick’), parece algo fuera de lugar. Para escuchar por partes.

- Publicidad -

Calificación: 5,8/10
Lo mejor: ‘We Found Love’, ‘Where Have You Been’, ‘You Da One’
Te gustará si te gustan: los discos de las divas del pop producidos por gente que no tiene nada que ver entre sí
Escúchalo: en Spotify

Lo más visto

No te pierdas

No hubo euforia: desangelada victoria de ‘Voy a quedarme’ para Eurovisión

RTVE destinó más recursos a las colaboraciones de Blas Cantó que a las canciones aspirantes para Eurovisión en sí.

Adiós a Françoise Cactus y su manera irrepetible de entender el pop

Jaime Cristóbal escribe sobre la manera de entender el pop de Françoise Cactus, "caótica, brillante, inconsciente, sexy, humorística, romántica, desprejuiciada y multilingüe", a través de uno de sus 7".