Junior Boys cierran su gira en Madrid

Por | 22 Dic 11, 13:24

Sólo media entrada registraron Junior Boys en la Sala Penélope a pesar de que, según ellos mismos, era su primera visita a Madrid en diez años de carrera. Quizá porque ‘It’s All True‘ no ha sido un disco tan hypeado, porque en realidad ya son dos discos de pequeñas (casi minúsculas) decepciones, porque el show fue anunciado en pleno verano o por la proximidad de la Navidad, la visita del dúo no fue precisamente el “sold-out” que habría cabido esperar de los autores de uno de los discos de la pasada década, ‘So This Is Goodbye‘.

El repertorio, de apenas una docena de canciones, aunque extendido en una hora y media, repasó todos los discos de estudio de la formación, recuperando incluso ‘Bellona’ del olvidado ‘Last Exit’, más animado ahora e integrado como uno de los mejores momentos del set. Arrancaron con ‘Parallel Lines’ y tan pronto como en la segunda canción se descargaron de su mejor composición, ‘Count Souvenirs’, tan emotiva en directo como en estudio.

En vivo, Junior Boys cuentan con un batería al que casi no se ve pero que aporta empaque a las canciones (quedó demostrado en los segundos en que dejaron de sonar los sintetizadores de Matt Didemus por un problema técnico durante la cuarta canción), aunque el protagonista absoluto es el cantante y guitarrista puntual Jeremy Greenspan. Su voz, de belleza inversamente proporcional a su garbo (esa camisa lisa azul desabrochada por arriba y por abajo con una camiseta negra de todo a cien debajo le mostraron como un auténtico fistro), no defraudó en absoluto, con un poso soul que, en medio de la producción minimalista del grupo, siempre ha sido uno de sus principales bastiones.

‘You’ll Improve Me’, ‘A Truly Happy Ending’ o ‘Double Shadow’, a veces con algún resto funky pero siempre fieles a la deliciosa gelidez del grupo, dieron paso a la canción más esperada, ‘In The Morning’. Después de ‘Work’ llegó el momento del bis y el tema escogido para cerrar fue el single principal de su último disco, el excelente ‘Banana Ripple‘, donde Jeremy, después de aclararse la garganta con un poco de agua hacia la mitad de la canción, levantó al fin a la sala a golpe de falsete. Esperemos que haya una próxima. 8.

Aunque apenas nos habíamos dado cuenta, el telonero de Junior Boys resultó ser Diamond Rings, ese cruce maquillado entre Morrissey y Neil Tennant que hemos ido conociendo a través de sus numerosos vídeos. Salió solo, con una serie de halajas y complementos brillantes a lo Prince o princesa, de los que terminó deshaciéndose hasta quedarse en camiseta blanca de tirantes y vaqueros. Tocó los teclados, la guitarra eléctrica y eventualmente se desplazó micro en mano para bailar frente al público, casi rapeando. No faltaron canciones como ‘Wait & See’ o ‘Something Else’. A medio camino entre el Patrick Wolf electrónico, la languidez de Casiotone for the Painfully Alone y un acto electroclash cualquiera, se confirmó como una buena opción para un Pop Bar, un FIB o un Ochoymedio. 7.

  • calamardo

    Conciertazo. En Barcelona el público tampoco respondió, tuvieron que cambiar de la sala 2 del RZZ a la 3.

  • fonfree

    M encanta su música, pero en directo son muy sosos…
    Tendrían que montarselo mejor, sus canciones lo merecen

  • Fan

    Fue el mejor concierto al que he ido en el 2011, y tocaron temazos: me encantó sobretodo “Bellona” y “Work”. En directo las canciones del último disco me gustaron más. El final con “Bananna Ripple” fue genial.

    Lo mejor de todo es que antes de tocar, se pasearon entre el público y pudimos hablar con ellos, muy majos!

  • Hambrede…

    Matt Didemus me puso super perra.

  • doorinthefloor

    Hambrede… ni tuviste suficiente en Madrid Inn no?

Send this to a friend