Quantcast

Fran Nixon y Ricardo Vicente, ilustrados por Darío Adanti

-

- Publicidad -

Fran Nixon y Ricardo Vicente, ilustrados por Darío Adanti

Con bastante éxito de público, este miércoles ha tenido lugar un encuentro entre el arte gráfico de Darío Adanti y las ya conocidas canciones de Francisco Nixon y Ricardo Vicente. El Anfiteatro Gabriela Mistral de Casa de América fue el lugar elegido para unir música e ilustración en directo.

El dúo, con guitarra eléctrica y española, recorrió los temas de los dos largos editados hasta el momento. Sonaron, entre otros, ‘Nadia’, ‘Me casaré cuando me enamore’ o ‘Banderas rojas’ de ‘Es perfecta‘ y ‘Erasmus borrachas’, ‘Inditex’ o ‘Mueso británico’ de ‘El perro es mío‘. Afortunadamente, tampoco dejaron de lado ‘San Fernando’ del EP ‘Gloria y la belleza sureña‘ ni los ya clásicos de La Costa Brava que todo el mundo corea como si de himnos se tratara (‘Treinta y tres’, ‘Adoro a las pijas de mi ciudad’ o ‘Canción de regalo’).

- Publicidad -

La sorpresa musical llegó con la interpretación de ‘Todos tus caballos de carreras’, la canción de Ricardo Vicente que abre ‘El problema de los tres cuerpos‘. A pesar de ser un tema pertenciente a otro proyecto y de tratarse, según ellos, de un tema complicado, nos hicieron ese pequeño obsequio de resultado redondo. Será que las grandes canciones no pueden escapar de eso.

Adanti, en un escritorio situado a la derecha de los músicos, proyectaba los dibujos que iba realizando en su ordenador. Bajo la premisa de “una canción, una ilustración”, con cada nuevo tema se abría un universo distinto a partir de una hoja en blanco. Lo ideal hubiera sido una proyección más clara o luminosa, pero el efecto opaco de la imagen no impidió que se disfrutara del proceso de creación conforme avanzaba la música.

- Publicidad -

Su estilo, que recuerda tímidamente al universo de Tim Burton con personajes que se mueven entre la amargura y la más conmovedora locura, reflejó de manera divertidísima los mensajes de las canciones. Hubo momentos verdaderamente gloriosos en los que el público no pudo más que estallar en carcajadas y aplausos, como ocurrió con ‘Brackets’, al colocarle a la chica el aparato dental y apretarlo con unos alicates. El espectáculo mereció muchísimo la pena y prueba que la unión de varias disciplinas artísticas casi siempre deriva en una muy grata experiencia.

Lo más visto

No te pierdas