Quantcast

‘Diamonds’, el veredicto

-

- Publicidad -

‘Diamonds’, el veredicto

«‘Diamonds’ mola. Punto. A partir de aquí podemos entrar a discutir si es justo que a Rihanna se le exija que sus temas conquisten al oyente desde el primer minuto o si una artista con un equipo tan potente detrás no puede gozar de ningún tipo de margen para dejar que sus temas crezcan. El caso es que con ‘Diamonds’ Rihanna demuestra que, independientemente del éxito de público que puedan tener sus canciones, ella NUNCA se confunde -basta con echar un vistazo a su impresionante colección de singles- y quizá por ello sea la estrella de pop más interesante que tenemos en la actualidad. Temazo a la altura del ‘What’s my Name?'». Nicolás del Moral.

«Lo único que se puede reconocer a ‘Diamonds’ es la astucia de Rihanna para sorprender. Cuando todo el mundo esperaba el enésimo trallazo, saca un medio tiempo. El tema deja mucho que desear y parece un tema de Sia para Guetta, pero tampoco es una tragedia. Si en lugar de ser un primer sencillo, hubiese sido un descarte de cualquiera de sus discos, aquí no habría pasado nada. Pero lo que es indiscutible es que la “churrera” tiene demasiados éxitos en su haber como para venir ahora a intentar vendernos esto». ACM.

- Publicidad -

«Rihanna tiende a recibir muchos halagos sobre su buen olfato para los hits, pero como vocalista, más bien pocos. Tuvo que salir Calvin Harris a comentar que Rihanna “sonaba como un ángel” durante la grabación de ‘We Found Love’ para darle un poco del crédito merecido a esta artista que, si de algo puede presumir, es de brillar en el estudio. En ese sentido, ‘Diamonds’ encuentra en Rihanna la mayor de sus virtudes, pese a que la melodía tampoco es desdeñable… Stargate, eso sí, no entrega su producción más acertada». JB.

«‘Diamonds’ nace con la esperanza de convertirse en un «grower» pre-Navideño a lo ‘No One’ de Alicia Keys, a la que recuerda por su condición de medio tiempo o balada-no-tan-lenta. La melodía no está mal y tiene sus posibilidades. Pero algo falla para que podamos hablar de una canción redonda, aparte de esos insoportables coros nasales completamente fuera de lugar, por obra y gracia de la siempre mediocre Sia. Una canción de amor tiene que tener una letra que aporte algo, por bobalicón que sea, pero esta acaba sin que descubras por qué Rihanna canta tan afectada. ¿Qué coño es eso de «brilla como un diamante» que se repite nada menos que 25 veces? Hasta el estribillo «we found love in a hopeless place» con su posible referencia al cruising o al dogging tenía más miga». Sebas.

- Publicidad -

«Estaba claro que algún día Rihanna tendría que dejar de subir el subidón al que nos tiene acostumbrados para superar al de su anterior single. El problema es que ese día ha llegado y, fíjate, lo echas de menos. Tanto que la idea pasajera de creer que es Anni B Sweet la que comienza a cantar los primeros segundos de este ‘Diamonds’ es lo de menos». Claudio.

Lo más visto

No te pierdas