Roddy Frame / Seven Dials

-

- Publicidad -

Roddy Frame / Seven Dials

seven-dialsEs su cuarto álbum en 16 años, el último después de ocho años de silencio compositivo, pero la musa de este eterno niño prodigio del pop británico no parece desvanecerse. Al contrario, Roddy Frame se encuentra en un dulce punto en el que la edad le da el aplomo para firmar letras llenas de preciosa poesía de la experiencia, pero aún no es demasiado tarde para seguir produciendo un pop que no ha olvidado del todo el brío post-post-adolescente. Como dejó claro en la excelente entrevista de hace unos días, sigue siendo muy placentero para él planificar un disco de diez canciones, cinco por cara, con el cuidado y el amor de quien todavía es un fan de los discos a la vieja usanza, que hasta agradece a los aficionados más jóvenes que no hayan dejado morir el formato clásico de LP de vinilo.

Y la cosa se nota: si uno se despista las dos salvas de cinco canciones se pasan como un suspiro. Algo de eso hay en la primera y soberbia ‘White Pony’ (“la vida pasa rápida cuando persigues los buenos momentos / vuela delante de ti y entonces te das cuenta, a veces / de que tienes que parar y mirar alrededor”). Y es básicamente lo que Frame ha hecho en esta nueva joya de pop de guitarras contemporáneo: detenerse, mirar alrededor, y sacudir un poco su talento en hibernación para servirnos una decena de viñetas de sentimientos. El trío de temas que abre el disco es la mejor prueba de que sigue siendo capaz de hacerlo, y con brillo casi cegador: admirables sus hallazgos melódicos y líricos, especialmente en esa pequeña obra maestra titulada ‘Into The Sun’. Es una canción llena de románticos cambios de acordes, como cada paso de un romance, que convierte el relato de un desengaño en algo maravillosamente luminoso gracias a esa melodía y esa voz, intactas en su encanto: “puse mi fe en algo en lo que ya no puedo creer”. El verso “entiérrame en Seven Dials [un cruce de siete calles que hay en el centro de Londres] para que mi corazón no encuentre el camino de vuelta a donde te besé”, en su poético derrotismo, forma ya parte de la mejores letras de toda su carrera

- Publicidad -

Otra de las sorpresas del disco, que curiosamente no veo comentada en las críticas que he leído hasta ahora, es el retorno triunfal, esplendoroso, a las guitarras eléctricas después de dos discos totalmente acústicos. Es algo que le acerca inevitablemente pero sin complejos al sonido de los gloriosos Aztec Camera (quizá animado tras una serie de conciertos en los que revisó el disco ‘High Land, Hard Rain’ en su 30 aniversario) y que a la postre extiende mucho la paleta de sonidos, que especialmente en ‘Western Skies’ (su disco de 2006) se quedaba un poco monótona. Así, es un gozo escuchar la delicada ‘English Garden’ resonando con la electricidad callada de una guitarra de cuerpo hueco, y lo es también escuchar los dos o tres solos de guitarra del disco, perfectos, con rabia contenida. Casi se había olvidado uno de que en los 80 Frame era considerado uno de los guitarristas más virtuosos e imaginativos, una especie de Django Reinhardt del pop eléctrico.

‘Seven Dials’ es, pues, el disco de Roddy Frame en solitario que mejor equilibra y recupera los dos extremos en los que habitan sus mejores canciones: melancolía y júbilo (a menudo mezcladas). Casi como antaño, cuando era parte de ese puñado de ángeles de la melodía pop perfecta para las FMs, gente como Neil Finn o Paddy McAloon, que llenaban los “charts” de luz cada pocos meses. Para cuando la brillante cara B se esfuma (excelente y distinta ‘On the Waves’) y llegamos al reflexivo, hermoso final acústico en clave de fingerpicking de ‘From a Train’, queda demostrado que Frame sigue siendo un espléndido poeta laureado de esa cosa maravillosa llamada pop escocés. Estas diez canciones tienen magia de sobra para obtener de ellas mucho placer (quien invierta sus merecidas 9 o 10 escuchas). La cuestión es si en estos tiempos modernos estamos dispuestos a prestar tanta atención a algo tan hermoso.

- Publicidad -

Calificación: 8/10
Lo mejor: ‘Into The Sun’, la psicodélica ‘In Orbit’, ‘White Pony’’, ‘Forty Days of Rain’, ‘From a Train’.
Te gustará si: amas el pop de guitarras y echabas de menos el sonido clásico de Aztec Camera
Escúchalo: Deezer

Lo más visto

No te pierdas

‘Eso que tú me das’: Pau Donés siendo hasta el final el mismo que cantó ‘Grita’

A finales de los años 90 las canciones de Jarabe de Palo eran omnipresentes. Cada vez que un ser...

No hubo euforia: desangelada victoria de ‘Voy a quedarme’ para Eurovisión

RTVE destinó más recursos a las colaboraciones de Blas Cantó que a las canciones aspirantes para Eurovisión en sí.