‘Ahora que hace bueno’: el “no rotundo” de Reina Republicana

Por | 18 May 15, 10:28

reinarepublicana‘Ahora que hace bueno’ es hasta hoy el top 1 semanal de JENESAISPOP, votado por el público en la encuesta de portada. Se trata del single que presentaba el segundo disco de Reina Republicana, ‘El despertar‘, y una de las 12 canciones que deberían estar petando en el país. Profundizamos con Israel Medina y Maite Rodríguez en esta canción. Reina Republicana tienen estos conciertos pendientes:

23 de mayo: Sevilla. Sala X. Presentación del Festival South Pop
6 de junio: Pamplona. Festival 360
19 de junio: Madrid. Teatro del Arte
14-15 agosto: Festival Sonorama

‘Ahora que hace bueno’ no refleja tanto el cambio de sonido de Reina Republicana que sí vemos en el disco. ¿En algún momento dudasteis que fuera el sencillo de presentación?
Israel: “Quizá no sea la canción más representativa del disco, pero sí la que hace de puente entre el primer y el segundo disco. Además contiene muchos de los elementos que predominan en ‘El despertar’: bases contundentes, sintes hipnóticos y, sobre todo ello, melodías sugerentes. Desde que grabamos la demo vimos que funcionaba muy bien y nos parecía muy pegadiza, por el tempo y la melodía principalmente. Una vez grabada para el disco, tuvimos claro que podría funcionar como carta de presentación.
Maite: “Significó el comienzo del cambio. Fue una de las primeras canciones con la que comenzamos a trabajar en el local, nos costó darle forma y finalmente la transformamos en algo con lo que todos nos sentimos identificados. Creo que por ese motivo le tenemos especial cariño”.

El tema parece bastante redondo en cuanto a estructura, subidón contenido, final abrupto propiciando el modo “on repeat”, teclados, coros… La melodía pinta a que salió enseguida, ¿pero los arreglos y el desarrollo definitivo de la canción? ¿Disteis muchas vueltas a la producción?
I: “Es una canción en la que trabajamos mucho. Le cambiamos el tempo un montón de veces y probamos diferentes arreglos. ¡De hecho estuvimos a punto de desecharla porque no nos terminaba de funcionar! Nos empezó a enganchar una vez que Maite trajo la melodía de voz definitiva y dimos con el tempo que nos engorilaba. La idea que tenía en la cabeza era sonar como una especie de The Velvet Underground acelerados, un poco psicodélicos y con alguna pincelada de electrónica sutil. Hay que mencionar también a nuestros productores, Hans Krüger y Jon Aguirrezabalaga, que moldearon el sonido, metieron mano en la estructura y añadieron unos arreglos que nos encantaron. Jon (We Are Standard) es uno de los mejores guitarristas que conozco y el arreglo que metió en el estribillo nos dejó flipados. Y por supuesto, la letra de Manu Ferrón”.

La letra es de Manu, y en el disco hay letras de distinta gente. No es muy habitual que un grupo recurra a letristas que no son el cantante o la cantante o el compositor/a principal de la música. ¿Qué otros grupos que os gusten hacen esto y por qué lo hacéis?
I: “Hemos mimado cada detalle de este disco, desde el sonido hasta la portada, y por eso hemos querido que las letras brillaran también. El principal motivo por el que hemos contado con letristas es porque a la hora de escribir las letras no nos encontrábamos cómodos. No conseguíamos plasmar las ideas que teníamos en la cabeza y pensamos que las letras no estaban a la altura de las canciones. Por eso hemos invitado a participar a amigos a los que admiramos”.
M: “El colaborar con amigos como Manu, Sebas Puente, Miguel Sádaba y Txema Aznar ha sido un verdadero placer para nosotros y creemos que las melodías han ganado con sus aportaciones. Ha sido muy cómodo el proceso y yo me siento muy a gusto cantando sus letras. Ya las he hecho mías”.

¿Qué os pareció esta letra en concreto? ¿Pensasteis en cambiar algo? ¿Es de vuestras favoritas del disco?
I: “La letra nos encanta y no cambiaríamos ni una coma. A mí personalmente me flipa el estribillo, es muy sugerente y con mucha fuerza, con escucharla una sola vez se te queda. Manu nos comentaba que le parecía que el estribillo tiene algo de canción popular y una métrica algo flamenca. También nos gusta cómo Manu ha hecho el esfuerzo de ponerse en el lugar de Maite y cómo ha evitado clichés y lugares comunes”.

La letra es un poco planetera, con ese costumbrismo vengativo “pues ahora yo no quiero”. Os pega porque sois de la misma escuela, ¿pero se corresponde con el sentir de Reina Republicana en los últimos tiempos? ¿Ha sucedido que os han pasado una letra que creíais que no le iba a la canción o a vuestro estado actual o lo discutís antes en plan “esto es lo que queremos de la canción”? ¿Cuál es la forma de composición?
I: “En este caso concreto no creo que estemos ante una letra de costumbrismo vengativo o desamor y despecho. Es más bien una letra de negativa rotunda, de final absoluto. La primera lectura es de relación sentimental, pero puede admitir muchas otras: desde el hijo pródigo a cualquiera que se apunta a lo bueno pero cuando las cosas se ponen difíciles se marcha o esconde la cabeza. Se trata de un no rotundo. Sería un no de pareja, o un no a aquellos que ahora pretenden ser lo que nunca han sido, o al ex amigo arrimado que solo se acerca a ti para llevarse algo. En fin, se trata de un posicionamiento radical. En todo caso, entiendo a lo que te refieres. J y Manu, tienen cosas en común a la hora de contar las cosas. Hacen letras que a priori parecen muy sencillas pero que esconden muchos dobles sentidos y matices. Me encanta cómo te hablan de la cotidianidad. Un ejemplo perfecto sería la canción ‘La Playa’ de Los Planetas que realizaron de forma conjunta. El trabajo con los letristas ha sido muy bonito y distinto en cada caso. Lógicamente hemos trabajado con personas muy afines a nosotros y todos teníamos bastante claro por dónde tenían que ir los tiros. Creo que la manera en que componemos hace que escribir las letras sea realmente complicado. Hacemos la canción entera con toda su estructura y arreglos, componemos la melodía y finalmente hay que escribir la letra sobre la melodía definida. Se trata de hacer un traje a medida y para eso hace falta mucho oficio y sensibilidad. Por eso les estamos muy agradecidos a Manu, Sebas, Miguel y Txema.

En cualquier caso, ha sido algo colaborativo, de intercambio de ideas y conceptos. Partíamos de qué queríamos contar y el cómo recaía en ellos”.

¿Habéis cuidado especialmente la dicción para no sufrir el sambenito de banda shoegaze “no se entiende” y que la gente termine cantando, por ejemplo “échate a correr” en lugar de “echaste a correr”?
M: “Fue un reto desde el principio. Las canciones de este disco pedían más fuerza y me esforcé en transmitir la personalidad necesaria a cada una de ellas. Creo que este disco denota una mayor madurez vocal que he logrado adquirir también gracias a los consejos y apoyo de todo el grupo”.
I: “Sí que hemos cuidado mucho que a la hora de grabar y mezclar la voz fuera protagonista y se entendieran todos los fraseos. Maite ha cantado como nunca en este disco y se nota que ha ganado en confianza y personalidad. En este sentido Hans y Joaquín Pizarro, que nos ha mezclado el disco en Red Led, lo han hecho genial. Salvo en ‘Catedral de cristal’, hemos querido huir del rollo shoegaze, de sumergir la voz en capas y capas de reverb. Hemos buscado que la voz estuviera presente. Aunque a priori no sea así, con este disco he querido sonar optimista, luminoso y que las letras se entendieran”.
M: “Hans es muy detallista con todo, algún día llegué a odiar su búsqueda de la perfección (¡jaja!), pero más vale que estaba allí siempre con los oídos bien abiertos. Una misma llega a perder la perspectiva después de tantas horas metida en el estudio”.
I: “Para aclarar dudas sobre las letras, están perfectamente impresas en el disco que edita Limbo starr”.

El vídeo es el típico collage con formas geométricas, paranoia, elemento onírico, sombras… del típico grupo oscurete tipo The Horrors, pero hay un par de momentos que funcionan muy bien. ¿Cuál es vuestro favorito? 
I: “Creo que no he visto ningún vídeo de The Horrors, así que no puedo decir si existe paralelismo o no. Como bien comentas, buscábamos algo colorido, onírico e hipnótico. Tratándose de una letra tan directa, no creímos necesario que las imágenes contaran lo mismo que se canta y dimos plena libertad a los chicos de la productora Roar! para que representaran más bien la atmósfera antes que un mensaje explícito. Creemos que vídeo y música se complementan a la perfección y estamos muy contentos con su trabajo. Vamos a seguir colaborando con ellos; sin ir más lejos, estamos trabajando en unos visuales que utilizaremos en los próximos conciertos.

¿Es vuestro vídeo favorito o perfecto porque os encaja? Si tuvierais todo el presupuesto del mundo, qué habríais hecho con esta canción?
I: “Es un vídeo que nos encanta. Si tuviéramos todo el presupuesto del mundo se lo habríamos dado a los muchacho de Roar! a ver qué se les ocurría. Y algo me dice que las localizaciones habrían sido exóticas”.

La portada del disco es una imagen bastante icónica y significativa. Si el single hubiera salido en 7″, ¿habrías optado por una portada parecida o completamente diferente?
I: “A pesar de que luce más en un 12”, si una imagen mola y tiene fuerza, da igual el formato que utilices”.

Etiquetas:

Send this to a friend