Quantcast
- Publicidad -

Garbage / Strange Little Birds

Lo mejor 'Sometimes', 'Even Though Our Love Is Doomed', 'We Never Tell', 'So We Can Stay Alive', el final de 'Amends'
Te gustará si te gustan: 'Milk' y 'Special', pero también unos Garbage más oscuros y electrónicos

Garbage han jugado al despiste con el lanzamiento de su sexto álbum. Lo primero que supimos de él es que supondría un regreso a sus inicios y lo primero que escuchamos un single, ‘Empty‘, totalmente carente de interés, que efectivamente podríamos situar cerca de ‘Garbage’, debut que el año pasado celebraba su 20º aniversario con edición especial y gira. Y no, ‘Strange Little Birds’ no es un álbum parecido a ‘Garbage’ ni está hecho precisamente en «piloto automático». Se abre sonando como el disco más electrónico y raro de Garbage (ojo a su título), con una canción tan intrigante como cargada de patetismo, culpa e inseguridad, ‘Sometimes’, que pasa de sonar a banda sonora en sus primeros instantes a ser el tema más sucio de su carrera, bajo la co-producción de Billy Bush, el técnico de sonido con el que la banda ha trabajado desde 1998 y que en 2010 se casaba con la cantante Shirley Manson.

Ese sonido más electrónico tiene continuidad poco después con la balada radioheadiana ‘If I Lost You’, una declaración de amor, oficialmente la «primera canción de amor escrita desde dentro por Shirley desde ‘Milk'», y ‘Night Drive Loneliness’, con un espíritu medio decadente muy parecido. Incluso ‘Blackout’, también en esta primera mitad, aunque suene muy Garbage, incorpora un bajo tipo Joy Division que da un nuevo aire a este tema que en principio escribieron para una película de vampiros.

- Publicidad -

Sí encontramos en este disco referencias a su pasado: ‘If I Lost You’ recuerda un poco a ‘A Stroke of Luck’, ‘Teaching Little Fingers To Play’ incluye un simpático «fix me now» además de, de nuevo, cierto sabor a ‘Milk’; y quizá los elementos del disco sean casi los mismos sólo que dispuestos de otra forma. Garbage nos tienen acostumbrados a abrir sus discos con un potente tema uptempo, a seguir con una serie de hitazos en la primera mitad para después alternar medios tiempos con temas más animados y terminar con una balada o canción épica (‘Milk’, ‘You Look So Fine’, ‘Happy Home’). Sí cierra ‘Strange Little Birds’ un tema lánguido, muy cercano a los U2 de ‘Love Is Blindness’, pero encerrando una considerable fiereza. Ese ‘Amends’ muestra a una Shirley profundamente decepcionada por la imposibilidad de conocer a una persona, recordando lo aptos que han sido siempre Garbage para expresar sentimientos como la decepción, la inadaptación al medio o la tristeza.

Por razones musicales y líricas, estos son los Garbage de siempre. Pero aunque los ingredientes sean casi los mismos, la presentación cuenta y esta está, como decía, claramente del revés: han empezado en voz baja, han situado bastante baladas al principio, lo más parecido a los hitazos hacia el final (‘Magnetized’, la vitalista y combativa ‘So We Can Stay Alive’ y ‘We Never Tell’, esta última muy en la línea de ‘Special’ y ‘When I Grow Up’) y la pasivo-agresiva ‘Even Though Our Love Is Doomed‘, que parecía hecha para cerrar, está justo en el centro del disco. Por eso y por la radicalización de algún sonido, parecen otros Garbage.

- Publicidad -

El grupo ha vuelto a equivocarse con el single, como sucedió en ‘Not Your Kind of People‘, y no ha terminado de unir bien estrofas y estribillos en canciones que podrían haber estado a la altura de sus mejores éxitos un poco más trabajadas, como ‘Magnetized’ y ‘Blackout’. Como consecuencia, no hay claras favoritas igual que la evolución no es radical, pero entre los momentos hermosos (‘If I Lost You’), los más comercialoides (‘We Never Tell’) y los que esconden grandes «growers» (el emocionante final de ‘Even Though Our Love Is Doomed’, el desgarradísimo de ‘Amends’ y el jevi-industrial de ‘So We Can Stay Alive’), la escucha de estas canciones es más apasionante que perezosa, en contra de lo que algo como ‘Empty’ hacía pensar. Nada kitsch a diferencia de ‘BeautifulGarbage’ y ‘Bleed Like Me’, ‘Strange Little Birds’ muestra a Garbage ligeramente renovados y sorprendentemente centrados. Este es su disco más electrónico desde ‘Version 2.0’ y posiblemente también sea el mejor desde entonces.

Discos recomendados