‘The Get Down’: la historia del hip-hop según Baz Luhrmann

Por | 17 Ago 16, 9:43

thegetdownnetflixNueva York, verano de 1977. Mientras la ciudad está cociéndose lentamente al fuego de una ola de calor, el barrio de El Bronx se encuentra asolado por el paro, la pobreza, las bandas callejeras, la droga, el trapicheo, los incendios y la picaresca. Sin embargo en sus entrañas bullen dos subculturas fundamentales que cambiarán el ritmo del siglo XX: la de la música disco, en los albores del Studio 54 y la del hip hop, apoyada en cuatro pilares básicos.

Altamente incomprendida por la sociedad incluso a día de hoy, lo que conocemos como cultura hip-hop abarca cuatro disciplinas independientes entre sí, pero que surgieron en una época determinada y gracias a un caldo de cultivo muy específico: los MCs o maestros de ceremonias capaces de dominar el rap; los DJs y sus scratches; el break dance y el graffiti. Y como no podía ser de otra manera, estos son los cuatro elementos en los que se apoya Baz Luhrmann para dar vida a ‘The Get Down’, la serie de Netflix que estuvo a punto de dar al traste con la compañía y que se inmiscuye en lo más hondo de un gueto afroamericano y portorriqueño para entender un poco más las raíces de la música callejera.

Si eres fan de ‘Moulin Rouge’ estás de enhorabuena. ‘The Get Down’ tiene todos los defectos que a priori se asocian con Luhrmann y más. Para empezar, un capítulo de noventa minutazos que se transforma en un pastiche inacabable entre presentaciones de personajes, presentación de tramas e historias deshilachadas sueltas que -entendemos- el australiano ha incluido “porque sí”. Eso sumado a una serie de números musicales que no vienen a cuento y en la cabezonería del director por salvaguardar la estética setentera por encima de todo da lugar a un inicio abrupto con actuaciones demasiado forzadas, súbitos cambios de escena y una sensación general de que te estás perdiendo algo (o todo). Por suerte, según corren los capítulos de esta primera parte, estos defectos se hacen cada vez menos palpables, dando paso a una serie con más cuerpo.

Si eres fan del hip-hop también estás de enhorabuena, pero menos. Luhrmann parece haberse acercado al mundillo con humildad, y se ha dejado asesorar por personajes presentes en la historia del hip hop para parir ‘The Get Down’. Grandmaster Flash no solo es un personaje, sino que también presta su conocimiento y parte de su historia a la serie (veréis bastantes paralelismos entre los ‘Furious Five’ de Grandmaster Flash y los ‘Fanstastic Four plus one’ que protagonizan la serie).

Así y todo, para los que esperábamos esta serie con ganas, ‘The Get Down’ supera por poco nuestras expectativas. Baz Luhrmann parece empeñado en presentarla constantemente como un bonito ejercicio estilístico, dejando en suspenso lo demás. Las actuaciones no son memorables, la trama está enrevesada en cientos de subtramas innecesarias y los números musicales a veces quedan deslucidos por la imperiosa necesidad de Luhrmann de contar demasiadas cosas a la vez. Allá donde el australiano nos conquistó en ‘Moulin Rouge’, vertebrando el guion a través de increíbles mash-up de música pop; aquí parece más concentrado en darle a la producción el toque setentero perfecto que en presentar un guion mínimamente elocuente. 6,5

  • Zexion

    Ayer vi el piloto y la verdad es que me ha encantado, y eso que “Moulin Rouge” me aburre como una ostra.

  • Hacer la critica orientada únicamente hacía el director es una desfachatez cuando Baz Luhrmann sólo ha dirigido el capitulo piloto, PESADOS. Vuestro titular es totalmente falso.

  • Anchored

    ¿breaking dance? ¿Canalizando a chikilicuatre?

  • llamamebritney

    A mí, pese a los continuos defectos narrativos, me está chiflando

  • Luhrmann está acreditado como productor ejecutivo y, más importante, como el creador de la serie (además de haber dirigido el piloto, algo que generalmente suelen hacer los creadores de series si tienen esas aptitudes).

    Los creadores de la serie (y productores ejecutivos) generalmente suelen escribir “la Biblia” del cuerpo de la serie, y suelen prestar sus notas a los guionistas. En función de la serie y personalidad del creador, estos tienen más o menos influencia en los directores que se escogen para cada capítulo.

    En The Walking Dead muchas veces se habla de la serie de Frank Darabont, y solo ha dirigido un capítulo.

  • Risingson

    Mal ejemplo. The Walking Dead era la serie de Frank Darabont en la primera temporada. Hace mucho que le echaron. The Walking Dead es, para todo el mundo, la serie del tebeo de Robert Kirkman. Porque vale, de Darabont es el piloto, como de Fincher el piloto de House of Cards o de Walter Hill el piloto de Deadwood, pero luego las series han ido por otro lado.

    Es la diferencia entre el Whedon de Marvel y el Whedon de Buffy.

  • demon balooni

    No estoy de acuerdo. La serie es muy buena, es una gran documento cultural.

  • Sí, a Darabont lo largaron por sus diferencias creativas con la AMC, que quería todo MÁS: más cantidad, más rápido, más espectacular y más barato.

    Pero la realidad es que, todavía a día de hoy, el último nombre que sale en los títulos de crédito de apertura de TWD es el de Frank Darabont. Developed by: Frank Darabont. Y eso que hace cinco años que se fue.

  • El meneaíto! El Robocop! :D

  • Anchored

    ;)

  • wrecklessjesus

    La serie está bastante bien aunque no sea memorable.
    No es el rigor hecho serie, pero creo que en lo que respecta al hip-hop el toque de leyenda urbana continua va bastante bien de cara a la pantalla. Es cierto que es excesiva en muchos momentos y que algo más crudo quizá hubiese funcionado también, pero al final el personaje principal de la serie es l a música, y la música de altos vuelos es exceso también. Así que aunque imperfecta, está bien resuelta.

  • Alicia Parker

    La serie, psché, pero es cierto que la música es lo importante y aquí los temas son los originales, no como en Vynil…

Send this to a friend