La Roux / Supervision

En una industria dominada por el algoritmo, hay que elogiar que La Roux cree la música que quiere sin más. En sus palabras, «descubrí que el objetivo de la música no era tener un hit o hacer dinero o mantener feliz a tu sello, sino ser yo misma feliz» y ‘Supervision’, el nuevo disco de la artista británica, es caprichoso de principio a fin: 6 años después de ‘Trouble in Paradise‘, 8 canciones y ni una sola que pueda encajar en las playlists que hoy configuran las listas de éxitos. Las primeras impresiones de los fans han sido tibias, a la crítica tampoco le está entusiasmando, pero en el álbum hay cosas en las que hurgar aunque al principio no lo parezca.

‘Supervision’ es un disco de pop hecho a la vieja usanza: Elly Jackson odia el «loudness war» (como ella misma nos contó en una entrevista) y la masterización de este trabajo, que si no ha sido grabado de manera analógica, lo parece, recuerda a la de los discos de pop de los años 70 y 80. Hay quien dirá que suena bajito y es verdad, y además no puede sonar más esquelético en comparación con el pop actual, pero yo rompo una lanza a favor de una artista que (auto)produce y (auto)edita canciones pop en las que absolutamente todos los instrumentos suenan de manera nítida, incluso los que están más escondidos (el vocoder al final de ‘He Rides’), y que no producen fatiga auditiva a la tercera o cuarta pista como tantos álbumes de hoy en día producidos para llamar la máxima atención en radio. Apuesto a que este disco sí suena bien en vinilo.

¿Pero qué hay de las canciones? El tropicalete primer single ‘International Woman of Leisure‘ era simpático, pero no era ‘Bulletproof’, ni siquiera ‘Sexotheque’, y todas las pistas de ‘Supervision’ siguen una línea similar al primero. El álbum se compone en gran parte de medios tiempos con guitarras muy Chic, pero es un error esperar de La Roux melodías ultra instantáneas como hechas por un laboratorio como las que plagan las playlists de Spotify: en ‘Supervision’ los ganchos melódicos son totalmente orgánicos y la artista tampoco ha descuidado los detalles a nivel de instrumentación, especialmente colorida, relajada y alegre en este trabajo probablemente más que en ningún otro de su discografía. Un buen ejemplo es la adictiva forma en que varias melodías terminan solapadas al final de ‘Do You Feel’, una elegante composición disco-funk cuya letra se debate entre lo binario («Do you feel like a man in the morning?, But you feel like a woman at night?») y lo existencial («Do you feel like you believed in something? And you never even questioned why?»); o el juego de teclados de ‘Everything I Live For’, otro de los temas destacados.

No son los únicos momentos por los que vale la pena regresar a ‘Supervision’: en este disco producido después de una ruptura (Jackson rompió con su novia de 10 años durante la composición del álbum) y lleno de «fade outs» cuando ya no se llevan absolutamente nada, varias canciones hablan sobre salir adelante y La Roux las desarrolla con una elegancia refrescante: ya hemos explicado lo adictivo que puede ser el contundente piano de ‘Gullible Fool‘, una de esas canciones que podrían durar hasta la eternidad, pero también hay que decir que el organillo de feria y los «tututuru turutu tuturu» de ‘Automatic Driver’ se pegan, que los juegos de teclados y percusiones de ‘Otherside’ también y que cuando La Roux da con una canción demasiado redundante al final del disco como ‘He Rides’, al menos es capaz de crear un evocador paisaje sonoro que emula el descrito por la letra, onírico e «hipnótico».

En otra de las pistas clave de ‘Supervision’, ’21st Century’, la que lo abre, La Roux canta que no sentía «satisfecha ni a los 25 ni a los 23». Alcanzada la treintena, y por mucho que nos puedan extrañar sus declaraciones sobre su sexualidad o sus pullas a Ellie Goulding, no se puede decir que ‘Supervision’ sea un trabajo en absoluto falto de «visión»… a pesar de que sí se habría beneficiado de una mayor variedad en cuanto a tempos e instrumentación al menos para sacarse su autora el sambenito de artista caprichosa que solo crea música para sí misma. Puede que Elly no haya dado con las canciones más directas de su vida, pero a poco que te dejes seducir por ellas, van emergiendo por sus cuidados sonidos momentos clave a los que volver. Y ninguno de ellos está forzado en el oyente a la manera de un Today’s Top Hits.

Calificación: 7/10
Lo mejor: ’21st Century’, ‘Do You Feel’, ‘Everything I Live For’, ‘Gullible Fool’
Te gustará si te gusta: Chic más que Ellie Goulding, ‘Trouble in Paradise’ más que ‘La Roux’
Escúchalo: Spotify

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Jordi Bardají
Tags: la roux