Ana Béjar / Sahara Star

Por | 31 Oct 20, 15:11

Ana Béjar sigue labrándose una carrera muy interesante en los márgenes de la industria. Sin mucha prisa, ha editado este contemplativo ‘Sahara Star’, un disco que explora el autoconocimiento a través del viaje. Los paisajes del desierto que dan nombre al álbum acompañan un trayecto aparentemente sosegado, pero de calado profundo. Su voluntad expansiva está teñida de una inmensa melancolía. En gran parte porque su espíritu trashumante aparece en unos momentos en que prácticamente todos los viajes son, ay, imaginarios.

Los parajes a los que canta Béjar se ven, se sienten. ‘Sahara Star’ respira mucho naturalismo, contiene una gran cantidad de aire. La causa proviene, en gran parte, de cómo ha sido grabado. En una entrevista con MondoSonoro, Ana declaraba que en este álbum ha incorporado «grabaciones de campo por primera vez en mi música y también he jugado con sonidos cotidianos creando a partir de ellos percusiones o sonidos que recuerden al agua, al mar, estrellas cayendo del cielo…”. Aquí bullen blues, country mágico, ecos árabes y la atmósfera mágica y telúrica de This Mortal Coil, con mucho acento en la base rítmica. Está cantado eminentemente en inglés, idioma al que Béjar se mantiene fiel. También brilla el compromiso de Béjar hacia la naturaleza (es una gran activista en defensa de los derechos de los animales), tanto en las ambientaciones como en las letras.

‘Sahara Star’ abre aparentemente tranquilo con ‘I First Came Blind’, un cuasi blues fronterizo. Y aunque Béjar se haya alejado bastante del rock alternativo de los noventas, ese “Dear Gorgeous God” con el que abre ‘Sahara Star’ (la canción), recuerda muchísimo a PJ Harvey (¡esa inflexión de la voz!). Sin embargo, Béjar bordea cualquier atisbo de imitación mediante una poderosa percusión, mientras los instrumentos cimbrean, como si Ana estuviera conduciendo a los Bad Seeds.

Una muy intensa emoción escala ‘Rhoda’, un lamento enmarcado por las guitarras y la mandolina, mientras la voz de Ana, al principio en segundo plano, enmarañada entre los instrumentos, va alzándose. En ‘Everything’ se apropia de la canción de Vic Chesnutt que daba título a su anterior EP (‘Everything I Say’). Ana medio murmura, medio clama, enmarcada en un leve piano y unos ritmos tribales que suben y suben, como un canto del desierto, hasta parajes más blues. Al fin y al cabo, el título del álbum también es un homenaje a ‘North Star Deserter’, el disco del desaparecido cantautor que contiene el original. La intensidad deja paso a cierta calma acústica en la segunda mitad. ‘Exile’ rebaja toda la gravedad del disco en una progresión esperanzadora y alegre. ‘Himmel Und Herde’ es el único tema en castellano, una nana preciosa en base a acordeón, con texturas 4AD, donde la melodía se inflexiona melancólica pero poderosa.

‘Sahara Star’es una travesía, pues, donde la voz de Ana Béjar se siente como un oasis esperándote en medio del duro pero hermoso desierto. En estos tiempos en que la vida, una vez más, parece estar en suspenso, merece la pena sentarse y paladear el paisaje.

Calificación: 7,2/10
Lo mejor: ‘Sahara Star’, ‘Rhoda’, ’Exile’, Himmel Und Herde’
Te gustará si te gusta: PJ Harvey, This Mortal Coil
Escúchalo: ‘Sahara Star‘.

Etiquetas:

La Tienda JNSP