Quantcast
- Publicidad -

Drag Race España: las reinas y Los Javis salvan un primer programa algo amedrentado

Cuando algunos aún nos estamos recuperando del nivel de D-R-A-M-A televisivo visto en la segunda edición de Rupaul’s Drag Race UK se ha estrenado en Atresmedia Player la esperadísima primera edición española de la franquicia drag. El programa ha respetado el formato original al dedillo pero lo mejor siempre iba a ser la españolización que se fuera a hacer de todo lo visto en RuPaul’s: no estoy seguro de que la traducción escatológica de «don’t fuck it up» sea demasiado agradable de oír, aunque probablemente no podía haber sido otra; pero escuchar a la presentadora Supremme Deluxe espetar las coletillas de «shantay, te quedas» o «sashay, te vas» tiene cierta gracia. ¿Cuánto tardaré en incorporar estas frases a mi vocabulario? Probablemente ya lo haya hecho. Te invitamos a comentar el programa en nuestros foros.

Desde ya el programa de televisión donde más veces vas a escuchar la palabra «maricón» por cualquier cosa (¿dónde si no?), la sensación que está dejando Drag Race España horas después de su estreno es que el primer programa ha sido mejor de lo previsto. Admito que esperar la edición más cutre de la historia tenía su morbo, igual que Enrique Aparicio de Monterrosa nos contaba hace unos años que admira las galas de cine españolas porque suelen presumir de «ese glamour tan español que está todo el rato a punto de desmoronarse, dejando entrever o intuir la costuras»; pero Rupaul’s Drag Race no iba a lanzar edición española sin mantener el nivel de las últimas temporadas y, en ese sentido, ha aprobado el examen por varios motivos.

- Publicidad -

Sin acercarse a tener la gracia ni a la presencia de RuPaul, lo cual ya es difícil si no mides 2 metros y te rodeas de los mejores estilistas, Supremme Deluxe es una presentadora carismática e inteligente y ha conducido bien el programa, aunque le ha faltado cierta cercanía con los concursantes, pues en algunos momentos era ella quien parecía cohibida por hablar con ellos y no al revés. Por otro lado, el elenco de drag queens es estupendo hasta el punto de que ya nos podemos quejar de injusticia después de que The Macarena haya sido la primera eliminada: la más divertida de la edición ya está fuera. Claro que tampoco se lo merecía Dovima Murmi, la reina «darks» de esta edición.

También es un elenco ultra variado: entre Killer Queen, Pupi Poisson, Arantxa Castilla La Mantxa, Hugáceo Crustáceo Crujiente, Carmen Farala, Saggitaria, Drag Vulcano, Inti, Dovima Murmi y la expulsada The Macarena es posible encontrar todo lo que una persona necesita ver en RuPaul, y no me refiero a «charisma, uniqueness, nerve and talent», que también, sino a personajes bien definidos, cada uno con su propia personalidad y estilo drag, algunos más preparados para hacer tele que otros (la descripción de Inti de la razón de su estilo indígena-futurista, el que sería «si no nos hubieran matado», ya es icónica; el «shade» de Carmen Farala a Pupi Poisson nada más entrar); pero todos listos para competir con las temporadas previas de RuPaul’s sin tener necesariamente nada que envidiarlas.

- Publicidad -

Menos convincente ha sido el jurado… y no hablo de Los Javis. Por mucho que se diga que están «hasta en la sopa» se me ocurren pocas personas más aptas o que merezcan más asumir este papel que los creadores de ‘La Veneno’. Ambrossi podría haberse soltado más pero hizo buenas críticas y Calvo estuvo 100% en su salsa, apropiándose de chascarrillos del tipo «no es por nada pero vas en pelotas» dirigidos a una drag queen que iba parcamente vestida con un traje de burbujas de color negro. Sin embargo, desde luego no se ha buscado que Ana Locking sea la Michelle Visage española: la diseñadora sabe de lo que habla pero no es televisiva de primeras y tampoco sé de dónde ha sacado que Dovima Murmi no está siendo ella misma cuando su estilo de drag es uno de los más peculiares; y Jon Kortajarena, el primer invitado, las ha pasado canutas para decir algo interesante hasta que ha acertado con su crítica al outfit de la primera expulsada.

Como es obvio, no será justo juzgar Drag Race España en su totalidad hasta que se hayan emitido todos los episodios. Entonces será posible decidir si la elección de presentadora y jurado es la correcta y si las concursantes están a la altura de lo que se espera de ellas. Los primeros programas suelen ser difíciles por lo que tienen de nuevo para todos los involucrados y la edición española de «RuPaul’s» será divertida de verdad cuando los veamos a todos florecer dentro de sus respectivos papeles. Estamos hablando de un reality, no de una serie de ficción, pero siempre hay algo de ficción cuando se trata de un programa de televisión guionizado y cuanto menos se le vean las «costuras» a esta ficción, mejor.

Discos recomendados