- Publicidad -

Faye Webster / I Know I’m Funny haha

Lo mejor: 'Better Distractions', '‘A Dream with a Baseball Player’, 'I Know I'm Funny haha', 'In a Good Way', 'Sometimes'
Te gustará si te gusta: Natalie Prass, Jenny Lewis, Rumer con las letras de Phoebe Bridgers, la etapa folk de The Sundays
Escúchalo: en Youtube

Érase una vez un mundo en el que no existía el reggaetón ni el trap, ni siquiera el hip-hop primigenio; un cuento de hadas en el que sólo suena Popcasting y las canciones se arreglan con un suave punteo de guitarra que suena como un soplo de viento, con una guitarra «pedal steel», con una discretísima trompeta. Las canciones de Faye Webster nos remiten a los tiempos en que ‘Tapestry’ era el disco del año, arrasaban los Carpenters, el único Drake se llamaba Nick y Burt Bacharach era una de las personas más influyentes del mundo.

Hubo un momento en su disco anterior, ‘Atlanta Millionaires Club’, en concreto, ‘Flowers’ featuring Father, en el que parecía que Faye Webster podía adentrarse en sonidos actuales, cercanos al rap. No ha sido así, y hay que agradecerlo porque no es lo que se le daba mejor, y su nuevo álbum ha tomado el camino de lo clásico, sonando mucho de nuevo -quizá demasiado- a Natalie Prass.

- Publicidad -

Sin embargo, hay detalles que nos indican que Faye Webster pertenece a la generación Z por mucho que vaya por su cuarto álbum y se sitúe más a principios los 70 todavía que Adele, tanto como Rumer. La cantante, que cumplía 24 años hace muy pocas semanas, justo el día en que se lanzaba al mercado este mismo disco, ha llenado la portada de este de «hahas», reforzando la teoría de que el título del álbum ‘I Know I’m Funny haha’ está más cerca de ser un meme que una contraposición a «funny peculiar».

Paradójicamente, muchas de sus letras son «raras» antes que divertidas, como la misma pista titular, en la que el humor es más torpe que brillante, más Sandra Bullock que Woody Allen o, si se prefiere, más Phoebe Bridgers que Fran Lebowitz: «creo que tus hermanas son muy guapas / se emborracharon y se olvidaron de que me habían conocido / Una vez hice reír a una en la cena / dijo que era divertida y le di las gracias / pero sé que soy divertida, haha». En ‘Kind Of’ asegura no «haber escrito esta canción en un minuto» pese a repetir «I don’t feel this kind of type of way» cerca de 30 veces. Y casi siempre se regodea en el anhelo amoroso más básico: «¿qué hay en Berlín? ¿qué hay allí que no esté aquí y necesites? / quiero un bebé que se parezca a ti y a mí» (‘Sometimes’), «me haces llorar para bien, me haces llorar para bien, me haces llorar para bien, me haces llorar para bien» (‘In a Good Way’), «me pregunto si me casaré antes que mis hermanos» (‘Cheers’).

- Publicidad -

Lo mejor de ‘I Know I’m Funny haha’ no es tratar de averiguar dónde empieza y termina la autoparodia de los textos, sino unas melodías que transcienden tiempos y fronteras, con una producción exquisita a cargo de la propia Faye Webster y de Drew Vandenberg. El álbum de 11 canciones incluye hasta 6 sencillos que se han venido presentando a lo largo de los últimos 2 años, entre ellos la estupenda ‘Better Distractions’, que no en vano Faye Webster reconoce como lo mejor que ha sonado como banda jamás; el punto de rock crudo que aporta ‘Cheers’ hacia la mitad de la secuencia; o más recientemente la sensual ‘A Dream with a Baseball Player’, en la que Faye se pregunta cómo se ha podido enamorar de un hombre que no conoce, mientras el ritmo R&B y la sección metal acompañan.

El álbum está muy mimado en ese sentido, incluso en las canciones pequeñas. ‘Sometimes’ incorpora todo un vaivén de cuerdas, percusiones ricas y teclados exquisitos, la combinación de country y cuerdas da lugar a creaciones tan hermosas como ‘A Stranger’, y el disco se cierra con un tema llamado ‘Half of Me’ cuya melodía podría inspirar una película Disney. Justo antes de esta aparece una colaboración con mei ehara, a la que Webster considera su «versión japonesa», una tranquilísima ‘Overslept’ que se toma su tiempo para cerrarse con un «fade out», casi un tercio de canción. Sobre soledad, aburrimiento y pereza nos hablan unas canciones que saben huir de ello con musicalidad y buen gusto.

Discos recomendados