- Publicidad -

Cabiria / Ciudad de las dos lunas

Lo mejor: ‘Fantasma’, 'Vía Torino', 'Lejos un rato'
Te gustará si te gustan: Sally Shapiro, Linda Mirada, La Casa Azul
Escúchalo: vídeo de 'Fantasma' en Youtube, Bandcamp.

Hay una magia en el tipo de melodías y el tipo de sintetizadores del italo disco que no entiende de tiempo ni de espacio, y está pasando de generación en generación. Más de 10 años después del revival experimentado en ‘Drive‘, de considerable calado social, continúan emergiendo proyectos en una línea similar, aunque sea un poco por accidente. Es el caso de Cabiria, el proyecto de Eva Valero, que, encerrada con sus propios sintes y plugins, desconocía el trabajo de gente como Chromatics y Linda Mirada, y sólo empezó a descubrirlos cuando le llovieron las comparaciones con ellos al publicar su disco de debut. Un álbum de título tan divertido y poliédrico como ‘C’est Lindy On’.

Aún a cargo de toda la composición y toda la producción de este álbum, Cabiria muestra una evolución clara en ‘Ciudad de las dos lunas’ por la vía de la sofisticación y la profesionalización. La mejora en ese sentido se percibe en la nitidez con que suenan ahora los teclados, dejando momentos realmente resplandecientes por ejemplo en el puente instrumental de la canción titular, tan eufórico; y también en la calidez que cada vez se percibe más en su voz.

- Publicidad -

A toda la fantasía de sintetizadores oníricos, bajos electrizantes y paisajes de neón se suma el lirismo que pueden apuntar al género también las guitarras eléctricas, presentes e importantes en ‘Abrigo de sol’ y ‘Después de medianoche’; y de manera muy especial el juego de saxos en pistas como ‘El desencanto’ o ‘Fantasma’. Esta última con un videoclip pasado por el programa de Toni Rovira bastante pizpireto.

Son varios los singles con potencial en ‘Ciudad de las dos lunas’: ‘Via Torino’ es una de las pistas más bailables y nostálgicas al mismo tiempo («todas las canciones que planeamos hacer se quedaron flotando aquél andén»). Un pasaje de ‘DISCO-CAFÉ’ busca la fuerza y la atemporalidad de un himno de Mina (recuerda un poquito a ‘Se telefonando’). ‘Si pudieran hablar’, en verdad el tema más popular del álbum de momento, te encantará si te has criado con la inestimable compañía del sello Elefant, y además te repele la masculinidad tóxica, si es que ambas cosas no están íntimamente relacionadas. «Ay, si estas copas pudieran hablar / cansas más que las pelis de Godard», es una de sus frases estrella, junto a «No me daba algo tan igual desde la coronación en la Casa Real».

- Publicidad -

No son aptos para todo el mundo unos textos que nos hablan de «lentejas pasadas» (‘Fantasmas’) o de la búsqueda de algo que «le guste a su gato» (‘Algo de valor’). A veces suenan algo inconclusos. Otras en cambio están a la altura de lo que promete la música. ‘El desencanto’ es una canción más dream pop, un poco más Beach House y más ‘Twin Peaks’, que comienza con una imagen tan potente como la de «la ausencia de valor literario entre tú y yo». Entre lo doméstico y lo épico, más cerca de la deliberada modestia de Sally Shapiro que del mayor apogeo de M83, Cabiria tiene las armas para hacerse con una audiencia quizá no masiva pero sí muy fiel.

Discos recomendados