- Publicidad -

Remi Wolf / Juno

Lo mejor: 'Grumpy Old Man', 'Quiet on Set', 'Anthony Kiedis', 'wyd'
Te gustará si te gustan: Lily Allen, Mac DeMarco, Passion Pit, tune-yards
Escúchalo: en Youtube

«Al mal tiempo, buena cara» es una de las conclusiones que podemos extraer del álbum de la veinteañera Remi Wolf, muy veraniego pese a su edición estos días. Sus composiciones nos hablan sobre dependencia del alcohol y de las personas; las melodías salen más bien de ese agujero haciendo el signo de la victoria. «No necesito tu validación, porque me tengo a mí y mi medicación», exclama el tema llamado ‘wyd’.

Remi Wolf ha publicado desde 2019 EP’s de título canino como ‘You’re a Dog’ y ‘I’m Allergic to Dogs!’. Este año estiraba el chicle con un disco en el que contaba con remixes y colaboraciones de gente tan relevante como Beck, Hot Chip, Kimbra, Nile Rodgers y Dominic Fike, con quien tiene en común esa filosofía «cantante para todo». Puede ser una rapera, una indie o representante del bedroom pop, una cantante jamaicana, una intérprete de neo-soul como si acabara de salir Lily Allen, o incorporar un ritmillo de bossa nova, todo ello con una sonrisa en la boca. En su tema estrella, ‘Quiet on Set’, hace un juego de palabras entre comerse una hamburguesa en Five Guys y montárselo con «cinco tíos». «Nunca había visto tanta nuez junta», asegura sin que sepas si te está situando a las puertas de un restaurante frente a un saco de fruto secos o en una orgía de rodillas.

- Publicidad -

El mencionado disco de remezclas ‘We Love Dogs!’ incluía una colaboración con tune-yards que parece fundamental en la consecución del sonido de este álbum producido junto a Solomonophonic. Si canciones como ‘Guerrilla’ pueden apuntar hacia los territorios de Santigold, su acabado es bastante próximo al que realizaría la banda de Merrill Garbus y también la coetánea Dirty Projectors. Artistas que han retorcido la música underground y el R&B para dotarle de un sonido más siglo XXI.

En cualquier caso, la gran baza de Remi Wolf es el desparpajo, si es que tal palabra sigue existiendo. Nos devuelve la alegría de vivir esa simpática pronunciación de las palabras «Red Hot Chili Peppers» en una canción apitufada llamada justamente ‘Anthony Kiedis’ y no de otra manera; nos habla de Bob Diddley ‘Grumpy Old Man‘, con un delicioso punteo de corte funky; y «no soy la Bob De Niro de la costa oeste», asegura refiriéndose a Robert De Niro la divertida ‘Sexy Villain’, solo de guitarra incluido. Suena a verano, debe de ser verdad que siempre es verano en California.

- Publicidad -
- Publicidad -

Discos recomendados