- Publicidad -

‘Halloween Kills’ es una decepcionante película de transición

Han pasado ya más de cuatro décadas desde ‘Halloween’, la película de John Carpenter que popularizó el slasher y que acabó convirtiéndose en una de las sagas de terror más rentables de la historia. En ella, Laurie Strode, es decir, Jamie Lee Curtis, se consolidaba como la «final girl» definitiva. La actriz, que participó en varias de las muchas películas de la franquicia, volvió a interpretar a la víctima de Michael Myers en 2018 para la primera película de una nueva trilogía dirigida por David Gordon Green.

La noche de Halloween’ ofrecía una visión del terror divertida, nostálgica y plagada de «jump scares» efectivos. Su secuela directa, ‘Halloween Kills’, desgraciadamente queda muy lejos del nivel de aquella. La película empieza continuando exactamente donde la primera terminaba: Laurie Strode, su hija y su nieta creen haber vencido a Michael Myers dejándolo ardiendo y encerrado. Sin embargo, el monstruoso e invencible villano misteriosamente regresa a las pocas horas para acechar al pueblo, comenzando una nueva ola de asesinatos.

- Publicidad -

La película comienza con un prólogo que sucede a finales de los años 70, cuando el asesino en serie comenzó sus fechorías y narra algunos eventos que sucedieron por aquel entonces que resultarán claves para la historia (esto se nos revelará al final). Poco después, pasa a la actualidad, en un salón de espectáculos donde se rinde homenaje a los supervivientes de Myers, que no tardará en interrumpirse por lo esperado: sigue vivo y todo el mundo está en peligro. Esta vez el pueblo entero se vuelca en acabar con él bajo el lema “El mal muere esta noche”.

Durante este inicio ya se puede notar que algunos de los elementos humorísticos que aparecen quedan algo desentonados con el tono del film, desorientando por primera vez al espectador, que no sabe si el halo ridículo que se crea es intencionado o no. Y a lo largo del metraje esta cuestión tampoco llega a responderse. Pero sobre todo, lo más frustrante de ‘Halloween Kills’ es que elimina cualquier posibilidad de intriga. Incluso si las muertes son más violentas y explícitas que nunca, su impacto queda totalmente eclipsado por un guion que desde el principio muestra todas sus cartas y que no ofrece ninguna sorpresa. La dirección de Gordon Green, uno de los aspectos más destacables de la anterior película, sigue siendo estilosa pero aquí se vuelve mucho menos inteligente, más impersonal e inerte. No hay ninguna idea novedosa ni nada que rompa con su monótona narrativa. Todo parece ser un mero tránsito para ‘Halloween Ends’, que se estrena el año que viene.

- Publicidad -

Quizá lo más interesante aparece en sus minutos finales, cuando la tragedia se apodera del relato, pero para entonces ya es demasiado tarde. Precisamente cuando Jamie Lee Curtis aparece en pantalla –que aquí, desgraciadamente, es poco- es cuando la película ofrece sus mejores momentos. Ella es lo que hacía que la anterior entrega fuese un entretenimiento tan disfrutable, al verla volver al personaje más importante de su carrera, donde se palpaba lo bien que se lo estaba pasando teniendo la oportunidad de hacerlo. ‘Halloween Kills’ demuestra que ella es el alma de esta trilogía, y que el interés disminuye considerablemente sin ella. En la próxima película parece que volverá a ser la protagonista, así que aún hay esperanza para que le den un final a la altura.

Discos recomendados