- Publicidad -

Jimena Amarillo / Cómo decirte, mi amor

Lo mejor: 'Cafeliko', 'Cuando ya no me quieras', 'Resaca sentimental'
Te gustará si te gustan: Lily Allen, Cupido, Delafe
Escúchalo: en Youtube

Cada generación, cada comunidad, necesita sus referentes. Eso explica en parte el éxito de la valenciana Jimena Amarillo, cuyas canciones han venido acumulando cientos de miles de escuchas durante el último par de años. Seguramente sin proponérselo, ha servido de portavoz a muchas mujeres lesbianas, pues por marciano que parezca en 2021, no tantos éxitos a día de hoy nos hablan con tal naturalidad, sin pensarlo, del amor entre chicas.

Su hit ‘Cafeliko’ incluye cierto componente autoparódico («Solo un día y ya estoy enamorada de ti»), ‘Jugando a los Sims’ no se corta en su retrato de una intimidad («Quiero ir en bragas por tu habitación y que me tapes con el edredón»), ‘Solo te miro’ es pura devoción hacia su chica («Eres tan guapa que a tu lao son feos hasta los colores pastel») y ‘Cositas’ incluye una fotografía de un encuentro sexual («tu ropa desperdigada / esta noche no hemos dormido nada»).

- Publicidad -

La lectura LGTB+ es la fácil, y es necesaria, si bien lo bueno de verdad comienza cuando Jimena Amarillo disfraza sus inseguridades y momentos de duda con un componente poético universal. «Hay más dolor que pitis apagaos en este cenicero» es una gran frase para resumir la canción de ruptura ‘Resaca sentimental’, mientras en ‘Mandarinas en la cocina’ afirma: «No sé qué duele más, si mirarte o pensar».

Esas mandarinas apelan a las cosas del día a día que nos importan y afectan, como el «cafeliko», qué búsquedas nos sugiere Instagram, quién nos hace las fotos para el feed o a quién se las hacemos. A veces, las canciones están prestas para el psicoanálisis por lo que pueden tener de autoengaño, como es el caso de ‘Sólo te miro’. Ahí van tres ejemplos: «Nos abrazamos sabiendo que lo nuestro siempre será pasajero», «sólo te miro, no quiero nada contigo», «duerme conmigo aunque luego no hablemos por WhatsApp».

- Publicidad -

Por ese apego a la cotidianidad, espontaneidad y ternura, los temas de Jimena Amarillo recuerdan a los días en que Lily Allen enamoraba al mundo a través de MySpace, gracias a cucadas también influidas por el hip hop como ‘Littlest Things’. Aquí Jamaica aparece muy tímidamente en ‘Tu cepillo de dientes’, mientras el disco se entrega en última instancia un poquito al funky (‘Tremenda suerte’) y un poquito al rap español de los últimos 90 y primeros 2000 (‘Cositas’).

Su Mark Ronson particular han sido un par de componentes de La Habitación Roja (Pau Roca y Marc Greenwood), y para los arreglos de cuerdas se ha podido fichar a Chris Carmichael, quien ha trabajado en ‘Nashville’ de Josh Rouse y ‘Speak Now’ de Taylor Swift. Las dos grandes canciones al respecto son ‘Resaca sentimental’ y ‘Cuando ya no me quieras’, esta en principio entregada a un punteo muy 50’s, y conteniendo el título del disco; aunque nada como la progresión de ‘Cafeliko’ con el añadido de teclados, la subida de tono al repetir las mismas palabras y el modo en que se interpola ‘Catalina’.

Jimena Amarillo actúa este sábado 4 de diciembre en Barcelona como parte del ciclo ELLES, dedicado a artistas femeninas y de género no binario.

Discos recomendados