«Cachitos» rinde tributo a Raffaella Carrá, pero brilla más en sus zascas

-

- Publicidad -

«Cachitos» rinde tributo a Raffaella Carrá, pero brilla más en sus zascas

Una vez más, ‘Cachitos’, siempre un éxito de audiencia para emitirse en La 2, incluso por encima de las cadenas más competitivas, ofreció una programación alternativa y diferente que merece la pena subrayar frente a la evidente falta de imaginación generalizada de la Nochevieja. Mientras en La 1, y a falta de que alguien invente a los nuevos Martes y 13 -y de que el mundo los tolere-, la única esperanza era aguardar a que en la gala de turno apareciera en el mejor de los casos Fangoria para hacer un playback de ‘Momentismo absoluto’, ‘Cachitos’ volvía a celebrar la llegada del Año Nuevo con cierto espíritu punk.

Como siempre, antes de las campanadas ofrecieron nuevas actuaciones, y después, trocitos de viejas, este año con el aliciente de saber a gran parte de su audiencia, de su target comercial, en confinamiento, pues la sexta ola está siendo la de los treintañeros y cuarentones. El guión de la primera parte resultó paradójicamente viejuno, con ese juego en que Virginia Díaz no quería dejar pasar a presentar a Mikel López Iturriaga por alguna razón, pero los guionistas volvieron a ponerse las botas en la segunda, a medida que entraba la madrugada.

- Publicidad -

Antes de las 0.00, hay que agradecer la idea de homenaje a Raffaella Carrá llamado ‘Santa Raffaella’, en el que se proyectaron «cachitos» de actuaciones de la artista, y asistieron como invitados algunos artistas influidos por ella. De manera atrevida, se presentó a la artista como un precedente de Lady Gaga, Madonna, Beyoncé y Britney Spears.

Samantha Hudson pasaba por allí para realizar una actuación de ‘Demasiado coño’, y tampoco faltaron Ladilla Rusa ni Soleá Morente en esa primera hora indie por la que otros años hemos visto desfilar hasta a PUTOCHINOMARICÓN en horario de máxima audiencia. Ana Guerra cumplía una raruna cuota mainstream tras su trabajo en la banda sonora de la peli ‘Explota, explota’, que hay que elogiar que se estrenara con la diva en vida; pero el gran emocionado de verdad en esta parte parecía Guille Milkyway de La Casa Azul. Además de adaptar ‘La revolución sexual’ para incrustarle un fragmento de la brillante ‘Rumore’, su discurso sobre el día en que conoció a Raffaella en la final nacional eurovisiva, y el resto de veces que pudo coincidir con ella, dejaba tan embobado como probablemente se había quedado él con su ídolo.

- Publicidad -

Pero la artillería pesada, lo que todo el mundo esperaba móvil en mano, volvía a ser la mordacidad en forma de rótulos de los guionistas, sobre actuaciones olvidadas en el archivo de RTVE de Pet Shop Boys, Franco Battiato, «la Rosalía emérita» (la que cantó ‘Chica yeyé’ y fallecía este año), un grupo que tuvo a bien llamarse Los Chorbos y así durante 3 horas. Macarena Olona, la monarquía, Pedro Sánchez, Ayuso, la enemistad entre Nadia Calviño y Yolanda Díaz, Toni Cantó y Ciudadanos se llevaron algunas de las mejores pullas mientras Twitter volvía a arder en risas. Cuerda para rato para este formato, cuando más necesitamos reírnos de nuestros políticos, y al pelotazo de ‘No mires arriba’ me remito.

Lo más visto

No te pierdas