- Publicidad -

The Weather Station / How Is It That I Should Look at the Stars

Lo mejor: 'Endless Time', 'To Talk About', 'Loving You'
Te gustará si te gustan: Natalie Prass, Kate Bush, Joanna Newsom, Joni Mitchell
Escúchalo: Youtube

Nuestra sorpresa en torno al nuevo disco de The Weather Station solo puede ser equiparable al grado de paciencia de la artista detrás del proyecto, Tamara Lindeman. Sólo ahora sabemos que al mismo tiempo que publicaba el año pasado su álbum ‘Ignorance’, ya tenía otro disco paralelo preparado que originalmente había titulado «Ballads». Que este nuevo disco, a la postre llamado ‘How Is It That I Should Look at the Stars’, incluye realmente el tema titulado ‘Ignorance’, que es como se llamaba el largo anterior. Y que ambos proyectos existen desde antes de la pandemia: ‘How Is It That I Should Look at the Stars’ fue grabado durante 3 días, en concreto del 10 al 12 de marzo de 2020, y todos recordaremos siempre de qué manera cambió el mundo el fin de semana posterior. Dos años, pues, lleva este disco guardado en un cajón.

Dentro de los parámetros de The Weather Station, ‘Ignorance’ contenía algunas de las canciones más pop que jamás había escrito la artista, encabezadas por la vibrante ‘Parking Lot’. En este nuevo proyecto, nada que se le parezca. Estas «baladas» son tenuemente guiadas por la voz de Lindeman y unas notas de piano, con arreglos muy en segundo plano de saxos, órganos y clarinetes, sin grandes instrumentos de percusión, en busca de la máxima sensación intimista posible. Este es un disco que escuchar en soledad y en absoluto silencio, pues no importa lo aislantes que puedan llegar a ser tus cascos más absorbentes: los detalles de «Stars» se verán destrozados por el más mínimo ruido exterior. Y no, la mención a los cascos no es casual, pues incluso aparecen mencionados en la metamusical ‘Sway’.

- Publicidad -

Estamos también ante un álbum más monótono: el álbum comienza con el suave balanceo de ‘Marsh’, una canción basada en un par de notas de piano, en la que va asomando la cabeza un tímido saxo. Un recurso que después aparece replicado de manera bastante precisa en ‘Taught’ y otros puntos, sin mayor sobresalto. Igualmente varias son las canciones en las que la artista narra un despertar matutino, lo que hace por la mañana. En ‘Song’ se despierta pensando en una canción que podría escribir. En ‘Endless Time’ se «despierta en su cama, con la cortina abierta, dejando pasar la luz / a ver qué ofrece el cielo hoy». En ‘Ignorance’ la despierta también un ruido, después de un vuelo, a la caza del significado último de la palabra «magpie» («urraca»), una constante en la literatura y en el historia de la música, como saben tan bien Patrick Wolf y Marianne Faithful.

Las inquietudes de The Weather Station son de altas miras, pues estamos ante una artista que ha escrito sobre el cambio climático, que se pregunta si los periódicos nos cuentan la verdad (‘Endless Time’) o se plantea si no hablamos demasiado de amor. La artista indica que este álbum es deliberadamente naíf, si bien por el tipo de melodías, la falta de clímax y vigor, la obra termina siendo víctima de la propia pereza sobre la que The Weather Station pretende hacernos reflexionar. «Soy vaga, solo quiero hablar de amor», dice el estribillo de una de las composiciones.

- Publicidad -

Parajódicamente es este mismo tema uno de los pocos temas que luchan contra la holgazanería. Se trata de una colaboración con Ryan Driver, ‘To Talk About’, que pone de manifiesto lo bien que sentaría a la artista un disco de duetos: recuerda mucho a Christine McVie y esta sabe muy bien lo que es un buen coro de acompañamiento. La adaptación de ‘Loving You’ de John Southworth, segunda parte instrumental incluida, estaría también entre los highlights de un álbum melancólico en el que lo más llamativo es justamente el hecho de haber sido escrito antes de la pandemia y no después. Es triste comprobar ahora que en diciembre de 2019 alguien pudiera escribir sobre lo que depararía el Año Nuevo, que es lo que plantea la canción ‘Stars’: «Me sentí mareada, con el corazón en un puño / será 2020 mañana por la noche / Oigo los fuegos artificiales / Como si estuvieran celebrando lo que ha costado otro año entero / ¿O es sin querer? / Envía otra estrella al cielo / solo para verla morir / caer a través de la oscuridad, en un arco brillante / Juro por Dios que este mundo me romperá el corazón».

Discos recomendados