Ese Ave Fénix llamado La La Love You

La historia de La La Love You es carne de biopic, y no solo porque alcanzasen la fama tras ser recomendados por Amaia en una entrevista de ‘La Resistencia’, sino por lo que significó ese empujón tras una primera década de carrera nada fácil. La banda se presentó en 2009 para ir a Eurovisión, perdiendo y llevándose incluso una reprimenda, y en 2013 lanzaban un homónimo segundo disco que, pese a estar cargado de temazos, no fue el boom que debió haber sido.

Para colmo, en los años siguientes su batería recibió una paliza por parte de la policía y fue condenado a dos años de cárcel, y la banda se quedó sin sello. La La Love You siguieron publicando canciones autoeditadas como ‘No’ o ‘Susana’ hasta ese golpe de suerte feat. Amaia Romero, y la explosión en plena pandemia que tuvo ‘El fin del mundo’.

Y es que ahora son una de las bandas con más tirón en nuestro país, y esto quedó claro en el concierto que han ofrecido recientemente en Sevilla, en la Sala Caramelo, dentro del ciclo de conciertos #KeepWalking organizado por la marca de whisky Johnnie Walker, y del que ya os hablamos con motivo de los conciertos de Mafalda o Amante Laffón. El bolo que nos ocupa acaparó sin duda mucho más interés que el de Mafalda: si aquel estaba más desangelado (aunque los allí congregados lo disfrutasen), en éste no se cabía.

La La Love You apostaban fuerte soltando nada más empezar la bomba de ‘Big Bang’, su estupenda colaboración con Delaporte, y recorrían luego temas de su debut y de su disco de 2013, como ‘Alucina vecina’, ‘Lo siento nena’, ‘El momento perfecto’, ‘Palomitas para dos’, ‘Irene’ o ‘Laponia’, donde los más coreados por el público fueron estos dos últimos, sin duda dos de sus canciones más divertidas, con rimas a medio camino entre Los Nikis y La Casa Azul. Hubo tiempo también para otros singles que han ido sacando en este tiempo, como sus colaboraciones con RENEE (‘Quiero quedarme para siempre’) o dani (‘El día de Huki Huki’)

, y por supuesto la versión de ‘Tenía tanto que darte’ de Nena Daconte, en directo sin Mai Meneses (amiga de la banda), pero igual de efectiva.

El grupo no dejó de interactuar con el público, desde dar las gracias en numerosas ocasiones por apoyar la música en directo o comentar que la canción del verano favorita de Celia era el ‘Yo quiero bailar’ de Sonia y Selena antes de entonar su propia ‘La canción del verano’, a ese gag con “estuvimos hace poco en Sevilla por el Festival Interestelar… a quienes estuvisteis allí, lo sentimos”, y por supuesto el momento en que subieron al escenario a dos fans con pompones para ‘La pócima del amor’.

El cierre vino de la mano de ‘Más colao que el colacao’, quizás la más querida de sus canciones “antiguas”, y ‘El fin del mundo’, sin duda el mayor hit de las actuales, y ya todo un símbolo del pop español de estos años: estoy seguro de que no habrá en el futuro lista de “canciones asociadas a la época de pandemia” en la que no se encuentre esta colaboración con Axolotes Mexicanos. El público de la sala, aunque entregado durante todo el concierto, se volvió especialmente loco aquí.

Aún les queda sacar su tercer disco – y primero tras este renacimiento-, pero muy mal tendrían que darse las cosas para que la historia de Ave Fénix de La La Love You no continuase o fuese incluso a más.

Los comentarios de Disqus están cargando....
Share
Publicado por
Pablo Tocino