- Publicidad -

‘Paraíso’, el ‘Stranger Things’ español, no está nada mal

Mientras el mundo comenta la 4ª temporada de ‘Stranger Things’, Movistar+ ha compartido la 2ª y última temporada de la española ‘Paraíso’. Si la americana habla de unos chavales durante los años 80, la española habla de unos chavales durante los años 90. Si la primera se ve rápidamente como una alegato sobre la amistad, la española también. Si la primera tiene un componente mágico, la española también.

Si la primera tiene como referentes ‘ET’ y ‘Los Goonies’, la española se mira en cosas como ‘Verano azul’. Si la primera utiliza música de Kate Bush, la española tira sobre todo de Mecano (Ana Torroja de hecho canta el recomendable tema principal), también de Alaska y Dinarama, de vinilos de OBK, de pósters de Héroes del Silencio.

- Publicidad -

¿Demasiadas coincidencias? Demasiadas, sí. Lo que sucede es que la historia que nos cuenta nos resulta mucho más cercana que ‘Stranger Things’, incluso con sus sinsentidos. El pueblo donde viven los chicos, Almanzora, se parece a donde veraneamos porque el rodaje se ha realizado en lugares como Benidorm, Jávea y otros pueblos de Alicante. Las aulas a que acuden son las nuestras. La nostalgia a la que apela ‘Paraíso’ es la de ‘Yo fuí a E.G.B.’ o -mejor aún- la película ‘Las niñas’. La inspiración de la trama en el caso Alcàsser (3 chicas que desaparecen) es evidente. Iñaki Ardanaz se parece mucho más a nuestro padre de joven que Jim Hopper. Y seguro que tienes una amiga que se parece mucho más a Patricia Iserte que a Eleven.

En resumen, ‘Paraíso’ engancha. Desde que comienza como una serie de misterio made in Spain tipo ‘Desaparecida’ o ‘La caza’, solo para rápidamente convertirse en otra cosa. A la postre es un buen entretenimiento veraniego aunque solo sea por los guiños que se adivinan a ‘Ghost’, ‘Los otros’, ‘Lost’, ‘Los sin nombre’… y muchas otras ficciones icónicas en sus tramas.

- Publicidad -

Esta segunda temporada que se ha compartido este año, la final, empieza a paso lento. Se agradece que no sea una esclava del cliffhanger como la bobísima ‘Bienvenidos a Edén’, y así nos acerca más a los personajes de lo que ya lo estábamos. Puede que alguien la abandone, pero merece la pena llegar a los 4 capítulos finales (son 15 en total, sumando las 2 temporadas) por lo que tienen de trepidante, inesperado y hasta poético.

‘Paraíso’ es una defensa de la familia, la sororidad y la amistad, de los nuestros, especialmente volcada en lo último, como se ve en su escena final, tan Antonio Mercero. Su creador Fernando González Molina (‘Palmeras en la nieve‘, ‘Fuga de cerebros‘), que se crió con ‘Los Gremlins’ y ‘V’, cuenta que su adolescencia fue complicada y por eso vuelve a ella «para reinterpretarla o para vengarse». Digamos que ‘Paraíso’, gracias a su componente mágico, es una bonita metáfora en ese sentido.

Discos recomendados