- Publicidad -

Zara Larsson / Venus

Lo mejor: 'Can't Tame Her', 'On My Love', 'End of Time'
Te gustará si te gusta: Olly Murs, Jessie J, Rita Ora
Escúchalo: Youtube

Zara Larsson llega a su cuarto disco con un pie en la independencia. Larsson sigue licenciada en Sony como nos ha contado recientemente, pero ha adquirido los másters de su catálogo y ha creado su propio sello, Sommer House, para cobijarlos. ‘Venus’ es el primer disco que edita Larsson en esta etapa.

Encarnando a la Diosa del amor porque, dice, su deseo ha sido representar una mezcla de “empoderamiento femenino” y “vulnerabilidad”, Larsson entrega una colección de canciones menos sólida que en otras ocasiones. El pop, casi por defecto, ofrece un campo lleno de posibilidades, pero en las nuevas canciones de Larsson llueve sobre mojado.

- Publicidad -

Un gran ejemplo es ‘On My Love’. Se trata del mayor éxito de esta era, aunque podría haberlo sido de otra, porque esos sintetizadores a lo EDM suenan realmente desfasados (para sorpresa de nadie, David Guetta es el productor involucrado). ‘You Love Who You Love’ es el mono consejo de una amiga a otra que está enfrascada en una relación tóxica, pero la canción parece haber salido de un viejo disco de Jessie J que habías olvidado.

El gran single de ‘Venus’ en realidad es ‘Can’t Tame Her’. Otra producción afiliada al revival 80s, no es tan buena como ‘Blinding Lights’, pero probablemente es una de las mejores copias de esa canción que han salido al mercado. En un estilo parecido, ‘End of Time’ es otro single correcto que eleva el drama aún con la mirada clavada en esa década. ¿Zara Larsson a Eurovisión?

- Publicidad -

Pero las canciones de ‘Venus’ se van sucediendo ofreciendo versiones menos inspiradas de canciones o estilos que ya has escuchado. Correctos también son el electropop de ‘More Than this Was’ y ‘Ammunition’, que entrega una equilibrada mezcla de garage-pop, “cuerdas” e hyperpop en su tramo final, pero las baladas, especialmente ‘The Healing’, llegan con exceso de edulcorante, y el resto de pistas tampoco anda sobrado de inspiración.

Decepciona especialmente ‘None of These Guys’: la canción más Britney, más Robyn, de Zara debería ser mucho mejor. Y, en una segunda mitad narcotizada por las baladas, resalta por defecto el ligero disco de ‘Escape’ y, sobre todo, el enésimo revival ochentero del corte titular. Ninguna de estas canciones llega a la altura de los grandes hits que Larsson ha sido capaz de brindar en el pasado.

Discos recomendados

Fabiana Palladino