- Publicidad -

MGMT / Loss of Life

Lo mejor: ‘Mother Nature', 'Dancing in Babylon', 'Bubblegum Dog', 'Nothing to Declare'
Te gustará si te gusta: of Montreal, Chairlift, Foxygen, The Lemon Twigs, Alien Tango
Escúchalo Youtube

¿Qué tipo de fan de MGMT eres, el que sigue escuchando ‘Kids’, o el que defiende ‘Congratulations’ a muerte? ¿El que vive atrapado en la época de ‘Electric Feels’, o el que ha seguido la pista al grupo hasta descubrir que ‘Little Dark Age’ era un (muy) buen disco? ¿Eres de los que sabe que Caroline Polachek salía en el videoclip de ‘Time to Pretend’, o has llegado más tarde, en el viral de ‘Little Dark Age’ (canción)?

A MGMT, el tipo de fan que seas o hayas sido, siempre le ha dado un poco igual. El dúo de Connecticut, compuesto por Ben Goldwasser y Andrew VanWyngarden, ha seguido su propio camino y el éxito le ha venido de sorpresa. Quieran o no, tienen una habilidad especial para escribir canciones que se quedan contigo para siempre. Aunque se valgan de estructuras y acordes complejos, aunque las producciones sean densas como un bosque o las canciones duren 13 minutos, la magia de sus melodías lo atraviesa todo.

- Publicidad -

En ‘Loss of Life’, su primer lanzamiento independiente, MGMT busca no solo complacerse a sí mismo, como siempre, sino también contentar a sus distintos tipos de fans. Porque en el disco hay pop, pero también canciones que, como un cubo de Rubik sigues escuchando, atrapado por ellas, hasta que por fin encajan en tu cabeza. ‘Loss of Life’ suena a los MGMT de siempre y, a la vez, a unos MGMT nuevos.

Cuenta MGMT en una entrevista con este medio que en ‘Loss of Life’ mezclan diferentes géneros pero que el disco sigue sonando cohesivo. Es verdad. Y no solo porque sean ellos los autores. Junto al productor Patrick Wimberly (ex-integrante de Chairlift, justamente), MGMT siguen envolviendo de una pátina psicodélica todo lo que tocan. Y esto puede sonar tan a britpop como el single principal, ‘Mother Nature’, deliberadamente inspirado en Oasis, o tan ochentas como ‘Dancing in Babylon’, que con la participación de Christine and the Queens, es como la prima de ‘Me and Michael’. Solo que esta vez, MGMT abandonan la ironía y se entregan a lo “cheesy” sin prejuicios.

- Publicidad -

Cuando Andrew canta, en ‘People in the Streets’, que “estoy empezando a poner en duda aquello en lo que antes creía”, no solo está hablando de su experiencia con las manifestaciones durante la pandemia. De alguna manera parece estar comentando sobre la filosofía de su grupo. Porque si antes la ironía lo inundaba todo, como sabe “Lady Dada”, en ‘Loss of Life’ se impone una sensación de querer hacer las cosas realmente en serio. En ‘Mother Nature’ el mensaje de “agarrarse al amor” suena sincero. Precisamente la setentera ‘People in the Streets’ funciona porque se entrega por completo a la catarsis. Y en ‘Bubblegum Dog’, MGMT parece aceptar que el pop no está tan mal. Que, a veces, no hace falta complicarse la vida. Lo hace en un tema inspirado en el stoner rock y el prog (ese clavecín), pero en el que la melodía, sí, es totalmente “bubblegum”.

También suena serio el objetivo de Andrew de “cantarte todas las noches” en ‘Phradie’s Song’, una de esas baladas introspectivas que avisan de que el disco ha llegado a su punto más oscuro. No es la mejor balada de ‘Loss of Life’. Ese título va para ‘Nothing to Declare’, una preciosidad folk como inspirada en Simon & Garfunkel que, hablando de una relación a la que regresas porque te hace sentir como en casa, no puede estar mejor colocada dentro del tracklist, separando las dos mitades del disco. Después, es verdad que la sucesión de tempos lentos y aletargados hace que el disco parezca denso de más. ‘Nothing Changes’, tan desolada como una balada de The Cure, es hermosa, pero ‘I Wish I Was Joking’ no pasa de ejercicio psicodélico.

El disco remonta con ‘Loss of Life’, de hecho, cerrando el circulo iniciado por la primera pista, ‘Loss of Life pt. 2’. De alguna manera, el disco empieza por el final, y termina en el inicio. ‘Loss of Life’ es una pedazo de producción de MGMT que parece cruzar a Spirtualized con los Beatles de ‘Sgt. Pepper’, un viaje cósmico que invita a dejar el pasado atrás y abrazar el cambio. Porque con el cambio no solo mueren cosas, sino que también nacen, y precisamente el cambio ha sido el motor que ha mantenido sana la creatividad de MGMT todos estos años. ‘Loss of Life’ es un nuevo ejemplo de ello.

Discos recomendados