Bertín, no sé qué les das (que les haces volar)

Por | 23 Dic 15, 18:57

bertinEl otro día, mientras hablaba con un conocido que trabaja en la industria televisiva, me reconocía sin tapujos que los miércoles se han puesto imposibles, y que es muy complicado competir con el programa de Bertín, “porque se lo come todo”. Y yo le reconocí que soy uno de los sorprendidos con el éxito imparable de este mediocre programa de entrevistas, que sin embargo tiene unos números que no dan lugar a discusiones: ‘En la tuya o en la mía’ es líder indiscutible de audiencia la mayoría de los miércoles. Y lo que es más, es líder de audiencia en un país que ha desplazado la mayor parte de sus programas de entrevistas, en favor de engendros como ‘El Hormiguero’.

¿Qué pasa entonces con Bertín? El programa del jerezano sube como la espuma y gana nuevos adeptos, a pesar de que el panorama -a priori- no parece adecuado para semejante crecimiento. ¿Cuáles son los motivos de su éxito?

1. Un planteamiento que atrae a la España más cotilla. En un país al que le encanta meterse en casa del vecino “a ver cómo la tiene puesta”, un programa como este es lo más parecido a porno duro que pueden dar por televisión en horario de máxima audiencia. El programa de Bertín parece ideado para satisfacer esa curiosidad, y en cada capítulo el presentador recibe en casa o se traslada a casa del entrevistado, contentando así a la España más voyerista.

2. El espaldarazo que ha supuesto que tanto el Presidente del Gobierno como el líder de la oposición lo hayan utilizado para su campaña. Ambos rechazaron, de hecho, acudir a programas más incómodos (mandamos, desde aquí, un saludo a Ana Pastor) y sin embargo han aceptado acudir a ‘En tu casa o en la mía’ librándose, de paso, de preguntas difíciles, de ser puestos en un brete y de enfrentarse a la ciudadanía. Que estos dos interfectos decidan ponerse en manos de un entrevistador nada perspicaz y dispuesto a contentarse con cualquier respuesta dice mucho de sus intenciones a la hora de rendir cuentas ante la gente.

3. El tono blanco. Al hilo de lo anterior está el hecho de que Bertín ofrece aquí un programa para toda la familia. No hay una voz más alta que otra, no exige un enorme esfuerzo mental y, desde luego, es bastante sosegado. Ni preguntas complicadas, ni salidas de tono: esto es poco más que una charleta animada en el sofá de una casa.

4. El formato de entrevista relajada. Una enorme baza a favor Bertín es la de jugar en casa. A pesar de estar rodeados (suponemos) por un nutrido grupo de redactores, cámaras, iluminadores y técnicos de sonido, el entorno es lo suficientemente familiar y acogedor como para que el entrevistado olvide que está en un plató. Si a eso le sumamos que el entrevistado va con ganas de deslenguarse y mostrarse cercano, tenemos el caldo de cultivo perfecto para una enorme cantidad de charla irrelevante sobre temas personales, y una fuente inagotable de titulares baldíos.

5. El costumbrismo español: “Rajoy y Bertín jugaron al futbolín”. “Pedro Sánchez y Bertín jugaron al pin-pon”. ¿Qué puede decirse bueno de un programa de entrevistas en el que lo que más destaca es, precisamente, lo más trivial? El triunfo de ‘En la tuya o en la mía’ termina siendo, precisamente, conectar con el costumbrismo español, sirviendo de acicate para cimentar el establishment actual, vendiendo un determinado modo de vida y nivel económico. ¿O habéis visto al jerezano acercarse a la casa de Pablo Iglesias en Vallecas, o al piso alquilado de Alberto Garzón en Madrid?

Etiquetas:
  • Anchored

    En resumen: somos unos paletos.

  • GinTONIC

    Pienso que el éxito del programa reside, precisamente, en la tranquilidad, en una charleta entre dos personas, sin más. La gente está cansada de programas en el que las entrevistas ponen en un brete al entrevistado, donde hay tensión y mal rollo y “En tu casa o en la mía” plantea justo lo contrario, poder hablar de todo (o casi todo) pero sin ser ofensivo o hiriente. Y para ese buenrollismo, Bertín Osborne es perfecto. Fui excéptico durante los primeros programas pero reconozco que me he terminado enganchando. Esa comodidad ante Bertín, ha hecho que algunos de los invitados cuenten cosas que tal vez, en otro tipo de programa no hubiesen contado.

    Después, es como todo. Hay programas que han estado muy bien y otros que son infumables (precisamente los de Rajoy y Sánchez fueron de los más aburridos).

  • John Constantine

    El programa oficial del cuñadismo español. Eso explica su éxito. Porque si algo no falta en España son cuñaos y Señoras de Cuenca. Las elecciones lo confirman.

  • Jimmy.McNulty

    Para no terminar de politizarlo podrías haber puesto el piso alquilado de 50 mtros de Rivera. y si te parece un engendro el hormiguero páaste a telecinco. En resumen, somos unos paletos.

  • DJ Farrow

    Bravo. Gran análisis. Viva la España profunda. Así nos va.

  • Esto no requiere grandes analisis: Bertín vende lo mismo, y por los mismos motivos tiene éxito, que el Hola. Y ya está.

  • Joan Seberg

    Interesante artículo que da muchas veces en la diana. Que los líderes del PP y el PSOE hayan utilizado este programa en la campaña electoral, demuestra que para conquistar a la gente lo importante no es el contenido del discurso sino la fachada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Send this to a friend