Concierto de Champions de Arcade Fire

Por | 06 Jul 16, 13:24

arcade-razzLo de Arcade Fire en el Razz tenía un aura tan brutal de evento único, que cuesta intentar diseccionarlo de manera mínimamente racional. La posibilidad de ver tan cerca, en una sala de aforo mediano, a una de las bandas definitorias de la última década era algo demasiado excitante. Además, el de anoche era su primer concierto en dos años. Pero lo intentaré.

Empecemos por los contras. La principal pega del concierto fue el sonido, que no era bueno. Durante las primeras canciones los instrumentos no se acababan de discernir, todo sonaba como apelotonado y el micro de Win estaba bajo; lamentablemente, escuchaba mucho más al mozo que tenía detrás que al cantante titular. También -esto ya es más personal-, me fastidió un poco que cayeran de una tacada todos mis temas favoritos al inicio. Y para acabar, el show en sí, muy sobrio, ya que la parafernalia se la reservaban para el BBK. Aunque, realmente, ¿eso le importó a alguien? Pues la verdad es que no. Porque ahora vienen los pros: todo lo demás. Tiro de memoria y me cuesta recordar un concierto en que haya vivido una entrega tan absoluta por parte del público como el de anoche. Y en un ambiente bastante cómodo, sin apretujones.

Arcade Fire iban acompañados de una banda interminable: vientos, dos percusionistas la mar de salados a pesar de que a ratos no se les escuchara, violines… y, para mí lo mejor, descubrir entre ellos a mi queridísimo Owen Pallett (qué guapo está, por cierto). Y el grupo nos devolvió, ampliado, todo el entusiasmo que desprendíamos. Enérgicos, pletóricos y entregados, no se notaron los dos años de parón. Win ejerció las veces de predicador en perpetuo arrebato místico, mientras su hermano Will, de fucsia (y con un aspecto cada vez más parecido al de Simon Le Bon), se pasó todo el concierto sobreactuadísimo, saltando de un teclado tras otro. Mientras, Régine pareció tomar un papel algo secundario.

El concierto fue de hits (no hubo nuevo material), articulado en una primera mitad en torno a ‘The Suburbs’ y ‘Reflektor’ y una segunda en que dominaron ‘Neon Bible’ y ‘Funeral’, en unas versiones bastante fieles a las originales. Abrieron con ‘Ready to Start’, suficiente para enloquecernos, siguieron con ‘The Suburbs’, para mí la pieza mayor de su discografía, con Win al piano, alargándola de manera sentida. Régine, que hasta ese momento estaba parapetada tras la batería, desplegó su histrionismo y sus capacidades de gimnasta rítmica (¡esas cintas!) en ‘Sprawl II’. ‘Reflektor’ y ‘Afterlife’ sonaron bajas, lo que hizo esta última perdiera un poco de su carga emocional. Por suerte, a partir de ‘Keep the Car Running’ llegó cierta mejoría de sonido. Win se acercó varias veces al foso, cerquita de las primeras filas. Tanto, que le podían tocar… y él también podía palpar a su público y coger, con toda la delicadeza, el móvil de un muchacho que le estaba grabando durante ‘We Used to Wait’… para, acto seguido, arrojarlo en mitad de la sala. Nadie más volvió a sacar el móvil el resto de veces en que Win se acercó. Esto no fue impedimento para que la locura se desatara de manera enfervorizada en ‘No Cars Go’; el público coreando sus “ohhhh” como si no hubiera un mañana fue uno el momento más emocionantes que he vivido en un concierto en lo que llevamos de año. El fervor ya no decayó. De hecho, se volvió a disparar en un ‘Rebellion (Lies)’ en que les devolvimos esos “Lies! Lies!” multiplicado hasta el infinito. Will, en un momento de exaltación, cargado con un tambor, se encaramó a una de las torres del lateral, le robó una zapatilla a una chica sentada en el primer piso y empezó a aporrear el tambor con ella. Al menos, él sí tuvo la gentileza de devolvérsela a su propietaria. La cumbia electrónica de ‘Here Comes the Night Time’ nos trajo los cabezones, el confetti y el despiporre total. El ambiente no podía ser más alegre y festivo, pero aún lo mejoraron rematando con ‘Wake Up’ a los bises. Euforia, épica y felicidad desbordantes en el Razz. Histórico.

Acabamos de ver a @arcadefire en directo en @razzmatazzclubs de Barcelona. #arcadefire #barcelona #music #live #show

Una foto publicada por Jenesaispop (@jenesaispop) el

Etiquetas:
  • WilhelmScream

    Me he emocionado leyendo tu crónica… es lo que tu dices, la comunión entre el grupo y público fue tal que hizo único el concierto de ayer. Para recordar.

  • Strepsils

    Por dios, dejar de beber en los conciertos y poneros tan trascendentales. Hoy van a hacer exactamente los mismo en Bilbao y dentro de dos semanas lo mismo en Lisboa y asi.

  • Mark

    Uno de los mejores conciertos del año. Fue increible…

  • jrodriguez6

    Madre, qué nivel más pobre el de esta crónica. Por apuntar dos cosas, dejando de lado los tópicos e imprecisiones menores: 1. “Here comes the night time” de cumbia no tiene nada. 2. Dedicar el único comentario sobre los músicos de apoyo a resaltar lo guapo que es Owen Pallett… Sí, ya sé que esto es JNSP y que no hay que pedirle peras al olmo, pero tampoco nos pasemos.

  • kurono

    Fue una auténtica pasada
    En este video se ve como tira el movil, min 1:40
    https://www.youtube.com/watch?v=mWlxbq0H-2U
    Y en este el momento zapatilla
    https://www.youtube.com/watch?v=SM53jsDxBmo

  • Warp

    Envidia absoluta y cochina, desmedida.

    Este será un concierto al que lamentaré siempre no haber ido.

  • Koji

    He tenido la suerte de poder ver a Arcade Fire varias veces en mi vida, 9 con la de ayer, en sala, en pabellones y en varios festivales. Y he flipado en cada uno de ellos (quizas en el del Summercase estuvieron más flojos) pero el de ayer superó a todos.
    Yo ni siquiera comparto lo del mal sonido, los teloneros sonaron de pena, pero ellos no, el final de We Exist era dorga para los oídos.
    Y la comunión con el público sólo puede darse en una sala así de grande, ni en pabellones ni mucho menos en festivales.

  • James

    BRUTAL!!! 10/10

  • Strepsils

    Lo vuelvo a remarcar. Dejar de beber o tomar cristal y todo cambia.

  • kurono

    Lo de ayer fue brutal, no sé si fuiste o no y tienes envidia o algo, pero lo de ayer fue una puta pasada. No será lo mismo, cambia mucho de una sala pequeña a un macro festival.

  • Suivant

    Del todo de acuerdo, crónica pobre sí, se ha quedado corta. Owen ya era guapo. Ahora lo que está es buenorrísimo.

  • david

    Un concierto sorpresa también es dejar un mes más de margen y que los fans se organicen para poder ir. Ya no digo que actúen en una sala de 500 o 1000 personas más de capacidad, eso es secundario.
    Espero q Will tenga suficientes motivos para lanzar el móvil a tomar…el típico pesado haciendo reportajes en vez de estar disfrutando del directo xq si no es así..
    Enhorabuena a los q asistieron, me alegro.

  • VanP.

    He encontrado esta joya en Youtube:
    https://www.youtube.com/watch?v=Q8L99pGmWnw

Playlist del mes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR