‘Bacalao’: la ruta valenciana no era lo que creían tus padres

Por | 30 Dic 16, 23:25

bacalaoContra edita una historia oral sobre el verdadero origen de la mal llamada “ruta del bakalao”, que viene para poner en su sitio la riqueza de la cultura musical valenciana antes de que llegase la electrónica más chabacana, el speed, Chimo Bayo y el reportaje ‘Hasta que el cuerpo aguante’ de Canal Plus en 1993 (disponible íntegro en Youtube y sí, es para verlo) para dar una visión distorsionada de lo que había sido la ruta que, además, acabaría con ella. Luis Costa (periodista, DJ y jefe de prensa de Razzmatazz) ha viajado durante un año y medio a Valencia los fines de semana para entrevistar a decenas de protagonistas de clubs tan emblemáticos como Barraca, Spook o Chocolate, tratando de ahondar en lo que fue la música y el sentir durante aquellos años en Valencia y alrededores.

Lo que se encuentra el lector en las primeras dos terceras partes del libro no tiene nada que ver con el tecnazo de mediados de los 90 sino que es una escena cultural rica, variada y apasionante que se mueve desde mediados de los años 70, tras la muerte de Franco. Tangerine Dream tocan en Valencia en 1976 para miles de personas, La Mode ofrecen un concierto multitudinario en 1983 que fue una revolución en la ciudad, Killing Joke actúan en secreto en Chocolate sin que su promotor lo anuncie siquiera, actúan en la ciudad Nico, John Cale o Jonathan Richman -por mencionar tres-, Stone Roses tocan por primera vez en España en Barraca en 1989 solo unos meses después de haber editado su debut, artistas menos conocidos encuentran su hueco en Valencia, como The Essence, Alien Sex Fiend y B-Movie. Una remezcla de Fran Lenaers de Waterboys, Patti Smith y Death in June que no puede encontrarse en la red se convierte en leyenda… Y así durante casi 400 páginas.

‘Bacalao’ -escrito con “c” como guiño a lo que fue el origen del uso de la palabra y como modo de que separemos churras de merinas- es un recorrido apasionante por una parte importante de la historia del país que hasta ahora ha permanecido denostada y casi sin tratar (a duras penas existía un ensayo escrito en valenciano por Joan Oleaque). Un camino por el que descubrir que en la loca ruta de discotecas cuyos horarios se empalmaban hasta sumar todo el fin de semana cabía lo industrial, lo siniestro, el post-punk y el synth-pop de Nina Hagen y Siouxsie, como probablemente te imaginabas, pero también el primer indie (hay buenas muestras de esnobismo en esa división que generaban U2, por no hablar de ese modo de “romper un disco” públicamente de Carlos Simó de Barraca cuando sonaba en Los 40), el jangle pop, la música jamaicana, el sonido Madchester o después, ya sí, los primeros pasos de Underworld y el acid. ¿No es curioso descubrir que la balada ‘Sara’ de Fleetwood Mac podía ser un tema recurrente al que aplicar una base de baile?

El libro cuenta con alguna laguna como la no participación de Chimo Bayo, cuya aportación cultural es más que cuestionada por algunos protagonistas y que al parecer estuvo dando largas durante meses para finalmente declinar, y quizá ofrece por su formato una historia tan romántica de los años 80 valencianos que por momentos pueda parecer hasta algo fantástica. No falta quien quite hierro al asunto, como Miguel Jiménez al final del libro (“no hubo ningún colapso, ni antaño fuimos vanguardistas ni punteros en Europa (…) La única particularidad es que Valencia tomó cierta ventaja, unos metros, con respecto al resto de España”).

En cualquier caso, y a diferencia de la historia oral sobre el indie de Nando Cruz, esta sí viene con playlists incorporados sugeridos por los protagonistas y la cantidad de canciones por descubrir o recordar no es de la que nos pasa por delante todos los días. La reivindicación de la verdadera historia de Valencia, cómo todo acabó por la intervención de las autoridades, cómo según Tony El Gitano “en el año 91 y 92 se empezó a meter el rollo Techno Valencia, el Chiquetere y su puta madre y todo lo que empezó a salir era basura, basura y más basura” y cómo los medios terminaron de poner el grito en el cielo como guinda es una historia que había de ser escuchada, pero no menos que verdaderas maravillas de Anne Clark, Imagination, Glamour, El Pecho de Andy… Como híbrido de indie y electrónica, se dice esto en uno de los primeros momentos: “si B-52 hubieran venido a Valencia hubieran llenado un estadio”. Qué rabia habérselo perdido. 8,5.

  • JøRgē

    Siempre se habla de la ruta del Bakalao de Valencia !! pero ls grandes discotecas y la gran musica que se ponia en Madrid le daba mil vueltas !! discotecas como Bachatta, Arena, Radical, In o Space of Sound son por calidad musical muchisimo mejores !

  • 010010001

    Lo que me faltaba por ver. La ruta del Bakalao es puramente valenciana. Que manía los de Madriz y sus ganas de que lo suyo sea siempre mejor.
    Madrid es solamente el centro de España no del universo.

  • david

    Gran época hasta q llegó el 90 y ya no decir a partir del 92. El declive musical y cultural. Me refiero en cuanto a discotecas y relaciones sociales. En conciertos todavía seguían de lo lindo.
    Muchísimos grupos de todos los estilos venían aquí y solo aquí para actuar. Ahora parece ser q vuelve la nostalgia. The Essence han venido no sé cuántas veces, Model Army otras tantas, The Cult… Anne Clark era una fija en este movimiento. Aquellos años eran fiestas más que conciertos. Gente mezclada bailando o asistiendo a conciertos de rock gótico, fiestas tecno, ebm. En Chocolate actuando unos principiante Sisters! La sala Arena Aquarium era la polla! Con Kraftwerk, Ramones, unos desconocidos Manic Street Preachers con los teloneros Suede aquél verano del 94. Menuda sala. Y ahí está, abandonada. Una anécdota de esta sala. Se cerró creo q en el 96 con Take That como último grupo en actuar. Jajaja. Ahí ya se notó la caída del movimiento cultural.
    Un dato: El grupo, Sad Lovers And Giants, empezaron actuar aquí en los 80. Más tarde también en Madrid y Barcelona. Luego dejaron la música, toda la década de los 90, parte de 2000. Hace dos años se juntaron y volvieron aquí ignorando Madrid y Barcelona. Increíble.
    La ruta del bacalao fue algo más. Desgraciadamente la peña sólo se quedó con la imagen de los 90. Ignorantes. Concretamente el período de 92-96, cambió mucho. Una pena. Culpa de medios y de gente retorcida.
    Ahora Valencia, tercera ciudad del país y la gran olvidada en cuanto a conciertos se refiere. Nada de grupos mediando para una capacidad de a partir de 2000 en adelante. Vergüenza. Muchos grupos van a Zaragoza, Bilbao e incluso a Granada. Parece ser q ya tuvimos bastante en los 80 y parte de los 90.

  • Carrabouxo

    Época infame sin más. El artículo de Diego Manrique de hoy de El País viene al pelo del cualquier tiempo pasado nos parece mejor… Ahora los 90 molan no como durante los 90 xD

  • Mariangels Gomez S

    “El libro cuenta con alguna laguna como la no participación de Chimo Bayo, cuya aportación cultural es más que cuestionada por algunos protagonistas y que al parecer estuvo dando largas durante meses para finalmente declinar”
    Me parece que se está pasando de listo el autor.Porque no se puede obligar a nadie a participe en su libro
    y como no obtuvo lo que pretendía. Estuvo durante meses asediando por e-mail y teléfono con argumentos para echarse llorar…
    Soy M. y pertenezco al Departamento de Producción de Chimo Bayo.
    Y le digo al autor:¡Calla cuando no tengas nada bueno que decir!
    HU HÁ !!

Playlist del mes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR