Hurra y Aleluya

-

- Publicidad -

Hurra y Aleluya

mail1.jpgSiempre he creído que los buenos discos son aquellos que no entran a la primera. Esos que cuando le das al play por primera vez piensas eso de «Bueno, no está mal, pero no creo que me enganche». Y a lo tonto te encuentras escuchándolo sin parar, tarareando las canciones sin darte cuenta o haciendo playback por la calle cuando sale en la reproducción aleatoria del iPod.

Por eso me alegro de que ‘Hurra y Aleluya’, segundo disco de los salmantinos Mano de Santo, me haya tenido que gustar a cuenta gotas. Y es que en este nuevo trabajo, Inma y Fran abandonan la sensación de cacofonía sonora en cierto modo presente en ‘El folcklore de cada uno’ para dar un paso adelante en un trabajo compositivo elegante y melódico.

- Publicidad -

En total son once temas en los que Mano de Santo se olvida de la música electrobailable de ‘La canción de tu vida’ o ‘El baile de la ameba’ y se convierte en digno ganador del pop costumbrista, compartiendo podio con las Feria. Porque de eso hablan sus canciones, de las cosas que nos pasan o nos pasaban sin darles importancia y sin melancolía. Simplemente narrándolas.

- Publicidad -

El disco comienza con ‘Nos Insultan’, que podría definirse como el ‘Criticar por criticar’ de Fangoria del otro lado del espejo. Es un comienzo engañoso que, junto a ‘La mejor excusa’ y la fantástica ‘Cierta curiosidad’ nos hace creer que el disco se deslizará por los derroteros del pop bailable. Pero entonces llega ‘Pesetas’ que, como la moneda, suena antigua y digna de tener en un monedero para sacarla de repente y darse una alegría. Continúan con ‘La fibra fusible’, que recuerda a los Meteosat, y ‘Cuando vivía aquí’, sin duda la más austrohúngara de todas.

Para el puesto número 7 en el tracklist han elegido ‘Futuras amigas’, que es para mí la segunda canción mejor del disco después de ‘Nos insultan’, por si no lo había dicho, mi preferida. Le siguen dos raros caprichos: ‘Living Apart Together’ (con un estribillo de los Carpenters que dignifica y exalta la difícil situación de vivir separados dos enamorados), y ‘Tik Taktik Tza’, cantanda por Fran en euskera, y que da paso a la balada ‘Las reglas del rugby’.

Para cerrar, ‘No merece la pena’, un medio tiempo con aspiración a canción de cuna –género que por lo visto fascina a los Mano de Santo- que, lo siento, da ganas de dormir. Aunque no sé, igual es ese su propósito.

Mucha expectación tenía sobre este nuevo disco. Y sólo puedo decir que me ha sorprendido y gustado más que el anterior. Espero que os pase lo mismo el 20 de noviembre cuando salga a la venta. Como ellos dicen, ¡Hurra y Aleluya!. 7

Lo más visto

No te pierdas

‘Eso que tú me das’: Pau Donés siendo hasta el final el mismo que cantó ‘Grita’

A finales de los años 90 las canciones de Jarabe de Palo eran omnipresentes. Cada vez que un ser...

No hubo euforia: desangelada victoria de ‘Voy a quedarme’ para Eurovisión

RTVE destinó más recursos a las colaboraciones de Blas Cantó que a las canciones aspirantes para Eurovisión en sí.