PJ Harvey: discografía

Por | 19 Oct 07, 10:11

pj_whitechalk.jpg‘White Chalk’ (2007): Como anunció y ya sabemos todos, PJ Harvey ha publicado un disco compuesto básicamente en el piano. ¿Pero cuál ha sido finalmente el resultado? Muchos esperábamos un álbum lleno de baladas emocionantes a lo ‘The River’ o ‘We Float’, pero ‘White Chalk’ es en realidad uno de sus discos más espinosos y oscuros, sonando apropiado para el tono de Liza Fraser o incluso Siouxsie Sioux, es decir, demostrando definitivamente la versatilidad de la voz de Polly Jean. La muerte en general y el aborto en particular ocupan unas letras con múltiples referencias al miedo, al perdón después de un final o a lo que no crece y nunca crecerá. Un coitus interruptus que lamentablemente se materializa en la calidad de las composiciones. De una primera mitad sobrecogedora que alcanza su cenit en ‘When Under Ether’, ‘White Chalk’ y ‘Broken Harp’ pasamos a una segunda que sin estar fatal, es la responsable de que en estos días nos hayamos olvidado de sacar este artículo. Supervago.

Calificación: 7/10
Temas destacados: ‘When Under Ether’, ‘White Chalk’, ‘Broken Harp’
Te gustará si te gustan: Cocteau Twins, Siouxsie, PJ Harvey
Escúchalo: en ‘When under ether’

pjdry.jpg‘Dry’ (1992): Descubrí este álbum después de ‘Rid Of Me’, así que el impacto ya no podía ser el mismo. Superado ese factor y situándonos en el contexto sociocultural de entonces, el primer álbum de PJ Harvey fue una pequeña convulsión. Quiero decir, en el año 92 no había muchas cantantes femeninas que osaran hacer ese rock, tan físico, tan apasionado, tan sexual, influenciado por el blues en su versión más desnuda y rudimentaria. ‘Dry’ es probablemente el mejor disco de debut de los noventa, desde la desesperada ‘Oh My Lover’ hasta ‘Water’, pasando por la salvaje ‘O Stella’, la trepidante ‘Dress’ o el incontestable single ‘Sheela-Na-Gig’. Y lo más importante: esta colección de femmes fatales entregadas a su(s) hombre(s) es sólo (casi nada) la rocosa base de lo que ha venido después. Caniche.

Calificación: 8,5/10
Temas destacados: ‘Oh My Lover’, ‘Sheela-Na-Gig’, ‘Victory’, ‘Dress’
Te gustará si te gustan: Leadbelly, Howlin’ Wolf, Pixies
Escúchalo: ‘Sheela-Na-Gig’

ridofme.jpg‘Rid Of Me’ (1993): Como cuando me quitaron los ruedines de la bici o el primer sexo: mi primer contacto al escuchar ‘Rid Of Me’ es un episodio inolvidable de mi vida. Siento este exhibicionismo, pero me resulta inevitable hablar de este disco desde un punto de vista sentimental. Porque la (literal) falta de aliento que me provocó ESE momento de ‘Rid Of Me’ (la canción) sólo suponía la antesala a esta obra maestra de la música de todos los tiempos que en adelante cambió mi forma de entender la música. Y, por extensión, la vida. Aquella joven y talentosa Polly Jean y el Steve Albini más inspirado sólo podían eclosionar en un hito. En este ‘Horses’ de los noventa, lo mejor del punk, el blues y el rock, sin aditivos artificiales ni poses absurdas, se alían con una PJ que suena rota, desgarrada, en estado de gracia absoluto, capaz de retratar como pocos autores una pasión desesperada hasta la violencia o la enfermedad. Indispensable e incontestable de principio a fin (y eso incluye su impresionante y feísta portada), como las más grandes obras de arte resulta inigualable incluso para su autora. Caniche.

Calificación: 10/10
Temas destacados: ‘Rid Of Me’, ’50ft Queenie’, ‘Hook’, ‘Dry’, ‘Missed’
Te gustará si te gustan: Bob Dylan, Black Flag, Patti Smith, Television
Escúchalo: ’50ft Queenie’

4trackdemos.jpg‘4 Track Demos’ (1993): Animada por Albini, Polly Jean decide publicar las demos que grabó en cuatro pistas y que luego dieron origen a ‘Rid Of Me’, aprovechando el lapsus en su carrera que supuso el abandono de Rob Ellis y Steve Vaughan, el núcleo de su banda (quizá celosos del magnetismo de PJ). Además de mostrar los impresionantes esqueletos de hasta ocho temas de ‘Rid Of Me’ (uno llega a pensar que Albini tenía el trabajo casi hecho), incluye hasta seis descartes increíbles como ‘Reeling’, ‘Driving’, ‘M-Bike’ o ‘Easy’. Sin ser un disco indispensable, es mucho más que una curiosidad para fans y completistas. Caniche.

Calificación: 7,5/10
Temas destacados: ‘Easy’, ‘Reeling’, ‘Driving’, ‘M-Bike’, ‘Yuri-G’
Te gustará si te gustan: mucho sus dos discos anteriores. Si no, abstente.
Escúchalo: ‘M-Bike’

tobring.jpg‘To Bring You My Love’ (1995): Tras el abandono de su banda original, PJ decidió renovarse enmascarando la crudeza de sus primeras obras (y de paso su pinta de gruncheta atormentada con camisas de cuadros, coleta y Doc Martens) con una capa bien gruesa de maquillaje, unos labios bien rojazos y un vestido de vampiresa. De mujer castigada a vampiresa castigadora. Quizá su relación con Nick Cave en aquella época tuvo que ver algo con esa inspiración teatral. Con la ayuda del ingeniero Flood y de John Parish (ex-compañero de banda al que puso de moda como productor) que introdujeron la electrónica y la tecnología en el imaginario de la artista, Harvey eligió que su siguiente paso sería escribir un libro de relatos en lugar de una nueva novela. Así, con un marcado acento blues y una mayor influencia del folk norteamericano, cada número del álbum es un elemento cerrado que muestra diferentes facetas de una artista renovada: la sensual parricida del minihit ‘Down By The Water’, la futura madre abandonada de la countryfolkie ‘C’mon Billy’, la sinuosa exuberancia de una mujer entregada en el postblues de ‘Working For The Man’… Pero pese a ser tan diferentes estilísticamente (oscilando entre el latigazo rock de ‘Long Snake Moan’ -uno de mis temas favoritos de PJ- y la sorprendentemente aflamencada ‘The Dancer’), la producción consigue que el disco tenga un ambiente dramático único que lo hace perfecto en su coherencia. Otra obra magna. Caniche.

Calificación: 10/10
Temas destacados: ‘Down By The Water’, ‘C’mon Billy’, ‘Long Snake Moan’, ‘The Dancer’
Te gustará si te gustan: Nick Cave, Tom Waits, Björk
Escúchalo: ‘Down By The Water’

pj_isthisdesire.jpg‘Is this desire?’ (1998): El disco más experimental y electrónico de PJ decepcionó y ralló a muchos de sus fans, pero la abrió también a un mayor número de público gracias a la consolidación mediática del personaje, lo que la llevaba ya a las portadas de las revistas pero también a rotar en MTV con el vídeo de ‘A perfect day Elise’. Aun siendo un disco menor de PJ Harvey, no por el tipo de sonidos sino por el número de buenas canciones, sigue siendo un must por las tres joyas absolutas en las que manda el piano: ‘The Garden’, la historia de la prostituta ‘Angelene’ (¿segunda parte de ‘Down by the water’?) y sobre todo la escalofriante ‘The River’. Supervago

Calificación: 7,5/10
Temas destacados: ‘The River’, ‘Angelene’, ‘The Sky Lit Up’
Te gustará si te gustan: el rock, los experimentos y los pianos
Escúchalo: ‘A Perfect Day, Elise’

pj_stories.jpgStories From The City Stories From The Sea (2000): ¿Qué puede situar a un disco que no inventa nada como una obra maestra? ‘Stories from the city Stories from the sea’ cautivó desde su salida al mercado, pero ha sido el paso del tiempo el que lo ha ido encumbrando como una de las obras capitales del rock del siglo XXI. A la redondez de singles como ‘Good Fortune’, ‘A Placed Called Home’ o ‘This Is Love’, tres de los mejores que ha publicado nunca PJ Harvey (más ‘Big Exit’ o ‘You Said Something’, que podrían haberlo sido), se suman baladas que alcanzan cuotas de emoción histórica, como la resignada ‘We Float’ o ‘This Mess We’re In’, el dúo junto a Thom Yorke de Radiohead, en el que los dos dialogan tratando de afrontar una separación insoportable (NO escuchar en momentos de debilidad). ‘Stories From The City’ es uno de esos discos que además han sufrido cierta deconstrucción, en este caso como consecuencia del 11-S. Publicado mucho antes de los atentados pero inspirado en la ciudad de Nueva York, la desolación y agresividad que PJ encuentra entre rascacielos (se mencionan expresamente el Empire State Building o Manhattan) ponen más los pelos de punta que si estas canciones hubieran sido creadas, interesadamente, a posteriori. Supervago

Calificación: 10/10
Temas destacados: ‘This Mess We’re In’, ‘A Place Called Home’, ‘Good Fortune’
Te gustará si te gustan: las buenas canciones, así, en general
Escúchalo: ‘Good Fortune’

pj_uhhuhher.jpg‘Uh huh her’ (2003): Huyendo de la perfección de ‘Stories’, PJ vuelve a los sonidos rudos de sus inicios. Todo lo bien que ha sentado el tiempo al disco anterior le ha sentado regulín a este, que suena como una recopilación de los sonidos de los primeros tiempos, ni excesivamente afortunada ni desafortunada. ‘The Letter’ o ‘It’s You’ están entre las canciones destacadas, pero casi lo mejor de verdad hay que buscarlo en los momentos más anecdóticos: la rabieta de ‘Who the fuck’ o el escaso minuto de ‘No Child Of Mine’. Supervago

Calificación: 6,5/10
Temas destacados: ‘Who the fuck’, ‘No Child Of Mine’, ‘It’s You’
Te gustará si te gustan: mucho los primeros discos
Escúchalo: ‘Who The Fuck’

La Tienda JNSP