Día Sin Alcohol

-

- Publicidad -

Día Sin Alcohol

diasinalcohol.jpg

Hoy, en conmemoración del Día Sin Alcohol, hemos elegido nuestras canciones favoritas sobre la priva, que ha hecho (y hace) tanto daño a muchos de nuestros artistas favoritos de todos los tiempos, pero que también ha inspirado canciones tan maravillosas como las que hemos elegido. Así que levantemos todos nuestras copas de agua del grifo y brindemos por… No, no está Melendi, por si lo habíais pensado.

- Publicidad -

Mary Gauthier / ‘I Drink’ Gauthier, probablemente la cantante y compositora viva de country más poderosa (y reconocida de forma inversamente proporcional), tuvo un pasado realmente chungo. Huérfana adoptada en el seno de una familia italoamericana ultracatólica, huyó de casa a los 15 robando el coche de su padre y pasó los siguientes años de su vida malviviendo por ahí, dándole a la droga, la bebida, para acabar pasando su 18º cumpleaños en el talego. Después, tras diversas rehabilitaciones, estudió filosofía y abrió un restaurante de comida cajun. Escribió su primera canción a los treinta y cinco. En ‘I Drink’, Gauthier no necesita demasiados ornamentos para ponernos un nudo en la garganta, cantando lindezas como «Fish swim, birds fly / daddy’s yell, mama’s cry / old men sit and think / I drink», o ese bridge en el que sencillamente proclama «Yes, I know, what I am / no I don’t, give a damn». Probablemente uno de mis versos favoritos del pop, ever. Caniche

Chavela Vargas / ‘En el último trago’ Una canción me hizo conocer a Chavela. Una película, mejor dicho, ya que era muy joven la primera vez que escuché a la mexicana cantando este tema en ‘La flor de mi secreto’. Por aquel entonces, a mediados de los noventa, no entendía la letra puesto que el alcohol no había entrado en mi vida. Hoy, con la piel de gallina cada vez que dice eso de «tómate esta botella conmigo», suelo preguntarme si me encandiló por profética. De viejo, cuando todo se haya acabado, sólo espero poder acordarme de los tragos que he echado con todos los que por aquí escriben y alrededores. Sólo eso. Y después, nos vamos. Piscu

- Publicidad -

La Costa Brava / ‘Hazte Camarera’ La Costa Brava siempre se ha caracterizado por contar en su repertorio con canciones de letras irónicas y rocambolescas. Historias de amores imposibles y de situaciones insólitas donde no faltan detalles de noches de juerga. La primera canción que me viene a la cabeza es el vals nupcial ‘Novias con el pelo largo’ y la fantástica estrofa, con la que casi todo el mundo se queda, «Ricardo está vomitando / eso fue algo que bebió». No podemos olvidar la instrumental ‘El auténtico gin-tonic’ que sólo con el título ya embriaga. Pero si tengo que elegir la canción más «alcohólica» de La Costa Brava me quedo con la que abre su primer LP, ‘Hazte camarera’, que aunque pase el tiempo nunca falta en sus directos: «Dame algo de beber / tanto tiempo a pleno sol / couldina con ginebra / vodka con el redoxón». Una vez me contaron la historia de una señora que cuando ibas a su casa de visita y no tenía Fanta o Trina que ofrecerte te ponía con toda la paz un redoxón que, como decía, «además tiene muchas más vitaminas». Mezclado con vodka tiene que ser lo más. Angèle Leciel

The Cardigans / ‘I Need Some Fine Wine And You, You Need To Be Nicer’ Yo creo que lo hemos dicho muchas veces y a nadie le va a pillar de sorpresa si nos lleváis leyendo un tiempo: en este blog nos gusta el vino a todos. Y creo que alguna vez también hemos dicho que The Cardigans nos parecen el grupo no anglosajón que mejores letras hace en inglés. ‘I Need Some Fine Wine And You, You Need To Be Nicer’, además de tener un título borrachuzo y ser una frase perfecta para cualquiera que te entra en una discoteca, dice verdades como puños. Empieza con la típica conversación que no te interesa lo más mínimo -para lo cual el alcohol es muy buen amigo-, «I’m wasting my life /you’re changing the world / I get drunk and watch your head grow» y continúa con un realidad que a muchos nos ha atizado a la mañana siguiente: «Baby you’re foul in clear conditions / but you’re handsome in the fog». Al que no le haya pasado nunca lo de enrollarse con una persona que en condiciones normales como que no, que levante la mano. Pero sin duda, nuestra frase preferida es la de «I go off over any old thing / break your heart / and raise a glass or ten». Porque sí, señores, lamento que hoy sea el día sin alcohol, pero el que no haya celebrado superado alguna ruptura con una buena botella de vino, no es persona. Farala.

Dinamita pa los pollos / ‘Bourbon’ «Ni tú ni yo nos dimos cuenta que tras sus tetas no había corazón, sólo ambición / Camarero, sírvanos / el mejor bourbon de Texas…». Que sí, que en multitudes de canciones se arregla todo con un copazo y el grupo con los coros más desagradables de los 80 -y probablemente de la historia de la música- zanja así la rivalidad por la misma mujer. Desde luego, uno de los mejores métodos para recuperar la amistad perdida, que como dicen en otra canción, «qué demonios / un día es un día». iko.

Alaska y Dinarama / ‘Deseo carnal’ Como es imposible escoger entre ‘Rehab’, el olor a Tanqueray en ‘I’m no good’ o el sencillo ‘I’ve been drinking’ de ‘Just Friends, me quedo con otro tema igual de autodestructivo y de una temática que encantaría a la bebedora oficial del mundo en este momento. Una ruptura, lluvia y la soledad de un hotel frente a una botella de Martini antes de un estribillo claro (“Sin querer he vuelto a beber / Frenesí, deseo carnal / y quiero besarte”) que pronostica un futuro trágico. Frente a la reflexión o la obligación de pensárselo, la decadencia de volver a caer y volver a ponerse el mismo estribillo. Supervago.

McNamara / ‘Vivir no es Beverly Hills’ El estribillo de esta canción me lo canto mentalmente cuando me encuentro en un estado de embriaguez bastante aceptable, medio concienciada por los malos efectos del alcohol sobre mí y medio muerta de risa por la tontería que pueda estar haciendo en ese momento. «Vivir beber/ beber vivir/ vivir beber no es Beverly Hills», me repito como un mantra. En efecto, beber no es vivir ni es Beverly Hills, y menos cuando me levanto con la cabeza como un bombo y el estómago revuelto, y canturrear esta letra la noche antes de la resaca me va concienciando de lo que me espera al día siguiente. Si lo dice Fabio, tiene que ser cierto a la fuerza. Patata

Lo más visto

No te pierdas